Un año más de escasez de chips: las fábricas siguen sin dar abasto

Un año más de escasez de chips: las fábricas siguen sin dar abasto

Rodrigo Alonso

La industria de los semiconductores está en una situación crítica, y es notoriamente lenta cuando se trata de responder a periodos de alta demanda; en este momento las fábricas no son capaces de cumplir con la demanda ni de lejos, y los analistas estiman que esta situación de escasez de chips se mantendrá durante un año más como poco.

Algunos analistas han dicho, de hecho, que la demanda de chips supera a la capacidad de producción en un 30%, y dada la nula capacidad de reacción que están mostrando los principales fabricantes ante este súbito incremento de la demanda, se prevé que la escasez de chips prevalezca hasta bien entrado el año 2022.

La demanda de chips está en alza

Hoy en día, prácticamente todos los dispositivos electrónicos tienen chips, por lo que la demanda de semiconductores está en su punto más alto. Además, estos chips se están volviendo más y más complejos (es decir, más difíciles de fabricar) y la cantidad de chips por dispositivo va creciendo. El año pasado, varios factores adicionales incrementaron la demanda de chips a niveles muy por encima de lo que la industria puede ofrecer.

Primero, la gente comenzó a comprar más PCs de sobremesa, portátiles y otros dispositivos electrónicos que incluyen consolas, televisores, electrodomésticos inteligentes, etc. debido al cambio hacia el teletrabajo y el aprendizaje remoto, en gran parte porque pasan más tiempo en casa debido a la pandemia. En segundo lugar, la capacidad de producción existente (la cantidad de chips que se pueden producir) apenas satisfizo la demanda en 2018 y 2019, y ya mostró que no podría satisfacer la demanda en 2020 y 2021.

GPU Chiplets

Cabe destacar que Intel enfrentó una enorme demanda de sus productos en 2018 y ya tomó las medidas pertinentes para evitar la escasez de chips mientras que el resto de la industria no hizo nada a pesar de que veían la avalancha que se les venía encima. En consecuencia, el mundo ahora enfrenta una gran escasez en la capacidad de fabricación de semiconductores y problemas con el empaque de chips.

En tercer lugar, está la guerra comercial entre EEUU y China, que hizo que las empresas compraran grandes cantidades de semiconductores de antemano para almacenar stock, lo que presionó todavía más la cadena de suministro.

La cadena de suministro está un 30% por debajo de la demanda

Debido a esta alta demanda de chips, las acciones de las empresas de semiconductores se han disparado en los últimos trimestres ya que todas están superando las expectativas de los analistas y sus propias predicciones en cuanto a ingresos.

«Creemos que las empresas de semiconductores están enviando entre un 10% y un 30% por debajo de los niveles de demanda actuales y se necesitarán al menos 3-4 trimestres más para que la oferta alcance a la demanda, mas luego otros 1-2 trimestres adicionales para reponer los inventarios en los clientes y canales de distribución y así volver a los niveles normales».- dijo Harlan Sur, analista de JP Morgan.

Inteligencia Artificial chip

Según Christopher Rolland, analista de Susquehanna International Group, los plazos de entrega de los semiconductores en la actualidad superan las 14 semanas (más de 3 meses y medio), lo que supera el tiempo de ciclo incluso de las tecnologías de proceso más complejas. Rolland dice que la situación empeorará esta primavera después de que los países levanten los bloqueos y las economías se reinicien.

«No vemos ninguna corrección importante en el horizonte, dadas las limitaciones de suministro en curso, así como el optimismo continuo sobre la mejora de la demanda en 2021. Seguimos más preocupados por las continuas interrupciones en el suministro y el aumento de los costes de las materias primas que por una inminente corrección de inventario de varios trimestres».- dijo Matthew Sheerin, analista de Stifel.

La escasez de chips permanecerá bastante tiempo

Las principales fundiciones, incluidas las de TSMC y GlobalFoundries, han anunciado planes de expansión para este año y hay indicios de que las empresas de empaque harán lo mismo. Sin embargo, empresas como ASML, Applied Materials, KLA, LAM Research y otras tardarán meses en crear las herramientas necesarias para las nuevas fábricas, y a esto hay que sumar el tiempo que se tardará en instalar las nuevas equipaciones y ponerlas en funcionamiento. Como resultado, cualquier decisión relacionada con la capacidad que se tome ahora no tendrá un impacto hasta dentro de varios trimestres, y eso en el mejor de los casos.

ASML-7

Teniendo en cuenta que la demanda ya está superando a la oferta en alrededor de un 30%, y para muchos productos los pedidos pendientes siguen acumulándose, pasarán meses después de que las empresas de semiconductores resuelvan sus problemas de capacidad antes de que todos obtengan los chips que necesitan. Mientras tanto, no está claro qué sucede con el «exceso» de capacidad una vez que se satisfaga la demanda y los niveles de inventario vuelvan a la normalidad.

Además, es evidente que queda por ver si los fabricantes de chips sin fábrica continuarán introduciendo nuevos modelos si no se puede satisfacer la demanda de chips existentes. Dicho de otra manera, si por ejemplo AMD y NVIDIA ya están teniendo problemas con su nueva generación de gráficas, es bastante probable que la siguiente sufra un retraso considerable.