Cómo mantener como nuevos tus auriculares de tela o piel sintética

Cómo mantener como nuevos tus auriculares de tela o piel sintética

Rodrigo Alonso

Todo periférico del PC (y en realidad todo el hardware), debe tener cierto mantenimiento para mantenerse en unas condiciones óptimas de funcionamiento durante el mayor tiempo posible, y los auriculares no son una excepción, máxime porque son proclives a retener suciedad al estar en contacto con la piel. En este artículo vamos a contaros algunos consejos para mantener los auriculares como nuevos, y más concretamente sus orejeras ya sean de piel sintética o de tela.

Las cosas se ensucian, y esto es inevitable. Si además hablamos de un periférico como los auriculares, que están en contacto con nuestra piel, pelo y orejas, más todavía (y más aún si usamos maquillaje). Así pues, tanto para mantenerlos como nuevos el mayor tiempo posible como por motivos de higiene, a continuación vamos a daros algunos consejos para mantener limpias, en la medida de lo posible, las orejeras de los auriculares.

Cómo limpiar auriculares de tela

Las almohadillas de tela son más propensas a coger suciedad que las de piel sintética, ya que se trata de material poroso que permite la transpiración. Con el tiempo, las almohadillas de tela se irán oscureciendo e incluso adquiriendo olores desagradables, por lo que es recomendable hacerles una pequeña limpieza cada cierto tiempo. Este mismo proceso es válido para aquellos auriculares con almohadillas de terciopelo.

Almohadillas de tela sucias

Si es posible, es recomendable desmontar las orejeras para limpiarlas (pero si no, tampoco pasa nada solo que tendremos que tener más cuidado para no dañar nada). El primer paso será limpiar el exterior de los auriculares con un paño humedecido con jabón y agua tibia. Una vez hecho, lo secamos con papel de cocina y después es recomendable dejarlos secar al aire al menos 12h por si acaso.

Es imperativo no utilizar un secador, ya que podría dañarlos.

Limpiar auriculares

Después, con un paño de tela o microfibra humedecido con alcohol sanitario o desinfectante de manos, limpiaremos suavemente el exterior de las almohadillas en todos sus rincones. Si es necesario, podemos utilizar bastoncillos de los oídos también humedecidos con desinfectante para llegar a todos los rincones. Para finalizar, también es recomendable dejarlas secar al aire, boca abajo sobre un papel de cocina para que ayude a absorber la humedad.

Si realizamos este proceso periódicamente y con asiduidad, mantendremos los auriculares de tela en buen estado durante mucho tiempo.

Cómo limpiar auriculares de piel sintética

El proceso de limpieza inicial es exactamente el mismo que para los de piel, puesto que estamos hablando de la estructura. Donde difieren, es en la limpieza de las orejeras, que en este caso son las de piel sintética y no de tela. Para ello, simplemente necesitaremos un paño de microfibra o similar y lo humedeceremos con agua tibia enjabonada, para proceder a frotar con suavidad todas las zonas de las almohadillas.

Es de vital importancia aquí que el paño esté solo humedecido y no empapado, ya que si abusas del líquido, éste podría terminar endureciendo o agrietando la piel, dejando las orejeras casi inservibles (o como mínimo incómodas).

Limpiar auriculares de piel

Para terminar de limpiar los auriculares, siempre es recomendable hacer uso de bastoncillos para los oídos mojados con desinfectante de manos para ayudar a eliminar las bacterias y, a la vez, llegar a los rincones donde no podíamos llegar con el trapo. De igual manera, el proceso finaliza dejándolos secar durante unas horas, a poder ser sobre un papel de cocina para que absorba la humedad.

¿Cada cuánto tiempo hay que limpiarlos?

Depende de la persona y del uso que le des a los auriculares. Obviamente no es lo mismo un usuario «estándar» que uno que sufre problemas de caspa, o de aquellos usuarios o usuarias que suelen ponerse los auriculares teniendo maquillaje en la cara, pues en esos casos éstos se ensuciarán muchísimo más rápido y tendremos que limpiarlos con mayor frecuencia.

Igualmente, si el uso es esporádico (digamos 2-3 horas a la semana), con hacerlo una vez cada seis meses es más que de sobra, pero si los utilizas varias horas al día todos los días, es recomendable hacer esto cada 1-2 meses como poco.

La recomendación es realizar una limpieza a fondo como mínimo cada seis meses por pura higiene, reduciéndolo a cada tres meses si queremos mantenerlos en condiciones óptimas y los utilizamos a diario. Para personas con los problemas antes mencionados, sería recomendable una limpieza una vez al mes, especialmente por el maquillaje ya que podría dejar marca en las almohadillas de tela de manera permanente.