Este es el mejor método para limpiar la pasta térmica de tu procesador

Casi tan importante como saber aplicar correctamente la pasta térmica encima de un procesador, lo es también el saber cómo limpiarla de tu IHS. También hay que saber con qué líquido deberíamos de hacerlo para que se disuelva bien esta, de manera que podamos limpiar la pasta térmica con facilidad, especialmente si la pasta está reseca. ¿Qué métodos existen y cuáles son seguros?

Aplicar correctamente la pasta térmica encima de nuestro procesador no es un proceso sencillo, pero, sí que es delicado, lo hemos de realizar siempre con cuidado y esto mismo se puede decir a la hora de limpiarla. Y es que a lo largo de la vida de vuestro procesador van a ser varias las veces que tendremos que repetir estos dos pasos.

¿Cuándo tenemos que limpiar y cambiar la pasta térmica?

De manera general, deberéis de limpiar la pasta térmica y volver a aplicarla en las siguientes circunstancias:

  • Cada vez que decidáis cambiar el disipador o bloque por un nuevo modelo.
  • Cada cierto tiempo (que depende de cada pasta) es conveniente eliminar la existente y volver a poner nueva pasta, cuyas propiedades no se hayan deteriorado con el paso del tiempo.

Cuando limpiemos la pasta térmica no solo deberemos de hacerlo del IHS del procesador. También es conveniente hacerlo de la base del disipador, que es la parte que está en contacto con el IHS. Esta limpieza la haremos para evitar que se acabe juntando la pasta antigua con la nueva, así como para evitar que la capa resultante de pasta que quede entre ambas superficies sea demasiado gruesa y acabe realizando el efecto contrario a aquel por el que inicialmente se puso.

¿Qué debemos evitar para limpiar una pasta térmica?

Antes de empezar, os comentaremos que lo que vamos a relatar es perfectamente aplicable tanto a los procesadores como a las GPU de las tarjetas gráficas, solo que es bastante más probable que lo hagáis más veces con vuestros procesadores que con las gráficas.

En caso de carecer del alcohol isopropílico (que no es «malo» como tal, pero no es recomendable) no debemos emplear sustitutos como el zumo de limón o sus derivados, algo que parece que todavía tiene fama en ciertos sectores.

Alcohol-isopropílico

Estos no ayudan a disolver la silicona que une las partículas de la pasta, sino que crean una reacción química con el níquel por su alta concentración ácida y oxida levemente la superficie y sobre todo la daña microscópicamente hablando.

En el caso de que la pasta térmica esté solidificada (por el tiempo, por la temperatura o porque sea de mala calidad), entendiendo por ello que esté más o menos dura, no conviene quitarla con ningún elemento rígido, sea espátulas, tarjetas o similares. Los restos podrían saltar a componentes cercanos en caso de que tengamos el PC al lado.

En este caso lo mejor vuelve a ser ArcticClean, solo tendremos que echar unas gotas y esperar unos minutos a que haga efecto y luego ya sí comenzar a retirar.

ArcticClean

Con la pasta ya blanda o dispersa, cogeremos un extremo del paño de algodón que antes hemos mencionado y lo pasaremos por encima del IHS del procesador. De esta manera, quitaremos la mayor parte de la pasta térmica que haya sobre su superficie. Luego frotaremos las superficies donde había pasta hasta eliminar todos los restos de esta y siempre dejando actuar el producto. Si hablamos de toallitas entonces la retirada se puede hacer sin problema ninguno y sin esperas, pero tenemos que cerciorarnos de que la superficie se queda perfecta.

Por supuesto, todo lo explicado se realizaría de igual forma en el bloque de CPU o en el disipador, salvo que en el segundo si no dispone de cold plate y es Direct Touch mediante heat pipes tendremos que tener en cuenta que la pasta térmica se mete entre ellos y es conveniente pararnos a intentar sacarla de ahí para que no interfiera en el traspaso térmico.

Evidentemente, un producto líquido trabajará mejor que unas toallitas por motivos obvios. Hecho esto, solo deberemos dejar secar un poco el procesador y el disipador (con un par de minutos es suficiente) antes de aplicar la nueva capa de pasta.

pasta térmica

Hay que tener mucho cuidado con el alcohol de isopropilo, dado que es un tipo de alcohol que se da en una concentración muy elevada y, en caso de llegar a ser consumido en grandes cantidades, puede llegar a ser mortal para las personas. De la misma manera, dado que es un alcohol, es conveniente que no se manipule cerca de una llama.

De hecho y volvemos a insistir, el alcohol isopropílico no es lo indicado para esta tarea, porque a pesar de que el de laboratorio es muy puro, sigue dejando restos de la misma pasta o de polvo mismamente, recordemos que no disuelve ni grasas ni materiales que integran las pastas modernas, así que solo hace de lubricante y separador como un aceite entre dos piezas de fricción. Ni que decir tiene que debemos evitar cualquier aceite o tipos de alcohol (no hablemos del de 96º) para retirar la pasta térmica y menos habiendo productos por poco más de 10 euros que son seguros y específicos y nos durarán mucho tiempo.

¿Cómo se limpia la pasta térmica de un procesador y su IHS?

Lo que puede parecer fácil no lo es tanto. En primer lugar, lo que debemos tener son buenos materiales para hacerlo, algo que abordaremos después y sobre todo tener claro cuáles no debemos usar.

Para retirar la pasta térmica lo primero que tenemos que tener claro es que no debemos hacerlo con el procesador pinchado a la placa base y mucho menos si el sistema de retención del mismo está abierto. El procesador tiene que ser extraído y colocado en una superficie limpia, mullida o aconchada (en su defecto su blister) y estable, no vaya a ser que se nos caiga.

Pulir-el-IHS-del-procesador-03

Una vez hecho esto tendremos que tener o bien una bayeta de microfibra que no vayamos a usar más, papel o incluso bastoncillos de algodón. Retirarla del IHS no tiene mayor complicación con los productos que veremos a continuación, es simplemente ir quitando material de la superficie del IHS y reemplazando lo que ya esté con pasta por una zona o unidad distinta.

Lo que sí que tenemos que tener en cuenta son los bordes del IHS y la base del procesador que los toca, puesto que ahí los excesos de pasta térmica son un problema y deben ser retirados para que no caigan a los pines o socket. Aquí un bastoncillo es lo ideal, sobre todo uno que no se deshaga fácilmente y sea de calidad.

En las tarjetas gráficas el sistema es el mismo, solo que hay que ser más meticuloso con las SMD y resistencias que pueden tener alrededor. Lo ideal es retirar la pasta con bastoncillos igualmente en estos lugares, donde para ello tenemos productos específicos.

Productos para retirar la pasta térmica

Sabemos que para muchos el alcohol isopropílico es como el santo grial en este tema, pero la realidad es que tiene más sombras que luces. Lo que necesitamos es un producto que o bien arrastre o bien disuelva los aceites y las grasas/siliconas que usan como base las pastas térmicas, ya sean de metal líquido o tradicionales capacitivas.

El alcohol isopropílico no consigue ninguna de estas dos cosas, lo único que hace es crear una dispersión de las pastas que permite su retirada parcial y a base de gastar material, con el consiguiente peligro de que este caiga donde no debe.

Exceso pasta térmica

No es que sea inseguro como tal, pero mezclado con la pasta puede provocar daños si cae donde no tiene que hacerlo.

Por ello, vamos con productos profesionales que no solamente nos garantizan estos dos puntos clave, sino que además protegerán de la corrosión, el IHS o el die, dejando la superficie lista para que la pasta térmica se adhiera de la mejor forma:

Arctic ArcticClean

Es el mejor producto existente pese a que lleva más de 20 años siendo vendido. No hay ningún producto actualmente en el mercado que se acerque al poder de disolución de estos dos compuestos que se usan en tándem. Nada se les resiste, limpian, preparan y protegen la superficie, es barato, dura muchísimo y es tremendamente sencillo de usar porque con unas gotas y dejando reposar el compuesto 1 veremos cómo disuelve o separa la pasta para ser retirada.

El compuesto dos lo que hace es purificar la superficie, terminar de limpiarla por si quedara algún resto microscópico y sobre todo proteger el die de silicio o el IHS, según sea GPU o CPU.

Toallitas Noctua

Es otra opción muy válida para limpiar la pasta térmica. Son unas toallitas con forma típica en bolsas individuales que tienen en su haber un compuesto en base a detergente que al mantenerlas húmedas permite retirar la pasta sin demasiado esfuerzo. El compuesto es seguro, así que no habría problema y con los picos de las mismas podemos llegar a retirarlo.

Arctic MX Cleaner

Es básicamente ArcticClean en toallitas. Lógicamente, no impacta como un líquido en la superficie, pero es igualmente útil. No contiene el compuesto 2 para purificar y proteger el níquel, pero para lo que necesitamos es más que suficiente y además vienen en cajas de 40 unidades y son muy baratas.

Y esto es todo lo que debemos saber sobre cómo limpiar una pasta térmica de un procesador o una tarjeta gráfica, ¿a que es sencillo?

¡Sé el primero en comentar!