En qué componentes deberías invertir más (y menos) para tu PC

En qué componentes deberías invertir más (y menos) para tu PC

Rodrigo Alonso

Montar un PC por piezas puede parecer tarea fácil, pero si quieres que los componentes vayan acorde a tus necesidades y que además se ajusten a tu presupuesto no lo es tanto. Por este motivo, muchas veces tienes que tomar la decisión de invertir más en algunos componentes del PC en detrimento de otros, así que en este artículo te vamos a contar en qué componentes deberías invertir más dinero y en cuáles puedes permitirte el lujo de escatimar en pos de los primeros.

Teniendo siempre un presupuesto máximo en mente, la decisión más importante que debes tomar inicialmente es para qué vas a utilizar el PC, pues no es lo mismo elegir los componentes para un PC gaming que para uno para trabajar con ciertas aplicaciones profesionales, por poner un ejemplo. En todo caso, y siempre teniendo en cuenta la compatibilidad entre todos los componentes, vamos a ver en cuáles será mejor invertir más dinero con el objetivo de lograr el mejor desempeño posible en un PC gaming en este caso.

En qué componentes gastar más dinero para un PC gaming

Si tu objetivo a la hora de montar tu nuevo PC es el gaming, entonces el componente en el que deberías invertir más dinero es sin duda la tarjeta gráfica, pues de ésta dependerá el desempeño en juegos para poder disfrutar de una buena resolución, tasa de FPS y detalles gráficos. A la hora de elegir el modelo de gráfica que necesites, tendrás que tener en cuenta la resolución a la que pretendes jugar, obviamente.

Si en tu caso el equipo lo pretendes utilizar para trabajar en aplicaciones 3D, entonces la gráfica también es un punto importante a tener en cuenta, y quizá incluso debas recurrir a gráficas del ámbito profesional. Si por el contrario el PC lo vas a montar para un uso general, entonces la gráfica no será tan importante para ti.

El segundo componente en el que deberías invertir más dinero es el procesador, ya que tras la tarjeta gráfica será la parte más importante de un PC gaming y de no contar con un procesador lo suficientemente potente podrías tener que vértelas con cuellos de botella. Por ejemplo, no tendría sentido gastar el dinero que vale una RTX 3090 si tu procesador es un Core i5-2500K, tanto por el rendimiento del procesador como por la interfaz PCI-Express de la placa base.

Y esto nos lleva al tercer componente más importante, la placa base. Aquí es donde se conecta todo el equipo, desde el procesador hasta la tarjeta gráfica, pasando por los periféricos y los dispositivos de almacenamiento. Por lo tanto, si bien es cierto que también es un componente en el que se puede escatimar en cierta medida, debes asegurarte ya no solo de que es compatible con el resto del hardware (o más bien que el resto del hardware es compatible con ella), sino que cuente con todas las tecnologías que pretendes utilizar como la versión de PCI-Express, zócalos M.2 para almacenamiento, USB, etc.

placas base

El cuarto componente en el que deberías plantearte invertir más dinero es la fuente de alimentación, el corazón del equipo y encargada de suministrar energía a todo tu hardware. El contar con una fuente de alimentación ya no solo con la potencia y cableado necesarios para el resto del hardware, sino con una buena eficiencia y protecciones para mantener el hardware seguro siempre es una muy buena inversión que, además, ayudará a reducir la factura eléctrica.

¿En qué hardware es mejor escatimar para ahorrar dinero?

Como hemos dicho al principio, cuando estás montando un PC por piezas y tienes un presupuesto máximo cerrado, si quieres invertir en mejorar algunos componentes del PC muchas veces te verás obligado a escatimar en otros para compensar. Así pues, ¿en qué componentes deberías gastar menos dinero para que el rendimiento y la calidad global del equipo no se vean demasiado afectadas?

Inicialmente la mayoría de usuarios pensarán en gastar menos en la caja, la fuente, el disipador o la placa base; aquí están nuestras recomendaciones al respecto.

Lo primero que te diríamos es que puedes ahorrar dinero en la unidad de almacenamiento. Si bien es cierto que un SSD es algo obligado hoy en día para un PC gaming, quizá no necesites el último SSD PCIe 4.0 de 2 TB que ha sido lanzado y cuyo precio es casi prohibitivo. Para gaming, realmente no hay una excesiva diferencia entre usar un SSD SATA 3 o uno NVMe (diferencia hay, y es notable, pero si hay que escatimar en algo hay que hacer algunos sacrificios). También puedes plantearte simplemente escoger un SSD de menos capacidad para abaratar costes.

El segundo componente en el que podrías ahorrarte algo de dinero es en la placa base. Quizá no necesites el último modelo de placa, con enormes capacidades de overclock y compatible con configuraciones de un montón de tarjetas gráficas si no vas a usarlo. Elegir una buena placa base es importante, pero piensa que puedes ahorrar una buena cantidad de dinero si prescindes de algunas características que quizá no vayas a utilizar.

El tercer componente, y aunque para nosotros sigue siendo de vital importancia, es la caja. De la caja dependerá todo el hardware que vayamos a instalar en el PC gaming así como su refrigeración, y es importante que ésta sea de buena calidad y con una buena refrigeración para el buen desempeño del equipo. Simplemente, deberías revisar los modelos que te cuadren con el hardware que vas a montar y comparar los precios; quizá no necesites una caja con lateral de cristal templado o iluminación RGB cuando las tienes mucho más baratas sin estas cosas y que te van a dar el mismo rendimiento. Como siempre, si quieres ahorrar hay que plantearse el hacer algún sacrificio.

sugo 14 silverstone

El cuarto componente en el que escatimar para ahorrar dinero sería el disipador. Obviamente siempre vamos a recomendar un disipador de terceros por encima del que Intel y AMD tienen de serie, y obviamente siempre vamos a recomendar un disipador que entregue mejor rendimiento, pero de nuevo volvemos al tema de hacer sacrificios. Simplemente, quizá tengas que elegir uno de los excelentes disipadores por aire que hay por unos 50 euros en lugar de la última refrigeración líquida de 150 euros.

Finalmente, llegamos a la memoria RAM. Hoy en día 16 GB de RAM son el estándar en un PC gaming, pero son de esos componentes de PC cuyo precio varía mucho en función del fabricante y de la velocidad. Si tienes que escatimar en la memoria RAM no te recomendamos hacerlo en cuanto a su capacidad sino en cuanto a su velocidad, pues kits DDR4 a 3200 MHz te entregarán un rendimiento muy digno y la diferencia de precio con los mismos kits a 4.000 MHz es absimal.