Guía paso a paso: Formatear el PC e instalar Windows 10 desde cero

Escrito por Rodrigo Alonso

Formatear el PC es una tarea que muchas veces nos vemos en la obligación de realizar por el motivo que sea: porque hemos comprado un ordenador nuevo, porque el que tenemos nos está dando problemas, porque el PC no arranca, o simplemente “porque toca”, para sanear y hacer un poco de limpieza porque el ordenador va demasiado lento. En este artículo vamos a enseñaros a formatear el PC paso a paso de la manera más sencilla y rápida que podamos.

Huelga decir que lo primero que deberíais de hacer cuando os planteáis formatear el PC es realizar una copia de seguridad de todos los archivos y documentos importantes que no queráis perder, ya que esta tarea elimina irreversiblemente todos los datos del disco duro: vamos a empezar desde cero.

Ejemplo de format C:

Qué necesitas para formatear el PC

Como es lógico, necesitas un ordenador con todos sus componentes instalados y funcionando. Pero también necesitas o bien un DVD con el sistema operativo, en este caso Windows 10, o bien una unidad USB con el sistema operativo, la opción que vamos a seguir.

Nota: Si estás instalando Windows en un ordenador desde cero, necesitarás acceso a otro ordenador para preparar el pendrive con Windows 10. Pídele ayuda a un amigo o familiar para ello.

Paso 1: Descargar Windows 10 y preparar un pendrive USB

Lo primero que hay que hacer es ir a la página web de descargas de Microsoft, donde seleccionaremos la opción “Descargar ahora la herramienta”.

Descarga de Windows 10

La herramienta se llama MediaCreationTool. Una vez descargada, la ejecutamos, y tras aceptar los términos de acuerdo de licencia y esperar a que la herramienta “realice algunos preparativos”, nos preguntará que qué deseamos hacer, si actualizar el sistema del ordenador actual, o crear un medio de instalación. Seleccionamos ésta segunda opción.

Crear USB con Windows 10

Una nueva ventana nos preguntará por la versión de Windows 10 que queremos descargar. Podemos dejar marcada la opción de usar las opciones recomendadas si queremos.

Selección de idioma Windows 10

Ahora nos preguntará dónde queremos realizar la descarga. Podríamos descargar la ISO y luego preparar un pendrive USB para meterla, pero es más sencillo si el programa lo hace por nosotros, ¿no? Así pues, marcamos la opción “Unidad flash USB”.

Meter Windows 10 en pendrive USB

Después de eso, nos aparecerá una lista con las unidades flash conectadas al equipo (lógicamente deberemos de haberla conectado previamente, o si no podemos pulsar sobre “Actualizar la lista de unidades”. Seleccionamos la que queremos utilizar (ojo porque borrará todo su contenido) y pulsamos sobre siguiente.

Seleccionar USB Windows 10

Tras ello, el programa automáticamente descargará la versión seleccionada de Windows 10 y preparará el pendrive USB seleccionado con el sistema operativo para que podamos formatear el ordenador con él más adelante. Éste es un proceso que tarda un buen rato, si bien dependerá de la velocidad de conexión a Internet.

Descargar Windows 10

Al cabo de unos minutos, tendremos el pendrive ya listo para utilizar.

USB Windows 10

Paso 2: Arrancar desde el pendrive USB

Para el siguiente paso, debemos introducir el pendrive USB con Windows 10 que hemos preparado en el paso anterior en un puerto disponible del equipo que queremos formatear y reinstalar el sistema operativo. Al encender el equipo con el pendrive USB conectado, tendremos que asegurarnos de que el sistema arranca desde el USB. Este paso depende de la placa base que tengamos en el equipo, pero generalmente tendremos que pulsar varias veces la tecla F12 del teclado cuando encendamos y se nos mostrará una lista con los dispositivos desde los que el equipo puede arrancar.

De manera alternativa, si esto no nos funciona, generalmente podremos entrar en la BIOS del equipo (haciendo lo propio pero con la tecla SUPR o, en algunos casos, con F2) y en las últimas opciones, seleccionando “Boot Override”. Desde ahí se nos ofrecerá forzar el arranque desde la unidad USB, desde la cual comenzará la instalación de Windows 10.

Hecho esto, solo tendremos que esperar a que arranque el proceso de instalación y el asistente de comienzo.

Cómo instalar Windows 10 desde USB

El proceso es muy sencillo (y recordad una vez más que esto borra todos los datos del disco duro, equivalente a formatear el PC, así que deberíais haber salvado ya todos vuestros datos que no queráis perder), pues Microsoft ha puesto un asistente en el que prácticamente no tendremos que interactuar para instalar Windows 10 en el equipo.

En la primera pantalla se nos pedirá que seleccionemos el idioma, el formato de la hora y la moneda y el idioma del teclado.

Para continuar, pulsamos sobre “Instalar ahora”.

En el siguiente paso el asistente nos pedirá la clave de licencia para activar el software. Si la tenemos a mano, podremos escribirla, pero éste es un paso que podremos realizar más adelante si queremos pulsando sobre “No tengo clave de producto”.

Después de eso el asistente nos preguntará qué versión queremos instalar. Deberemos escoger la que corresponda a nuestra licencia, o más tarde podríamos tener problemas. En otras palabras, si tu licencia es de la versión Home, instala dicha versión y no la Pro.

En el siguiente paso, se nos preguntará si queremos hacer una actualización de sistema operativo (opción Actualización) o si queremos instalar el sistema desde cero (opción Personalizada). Es esta última opción la que nos interesa, ya que recordemos que la finalidad de éste tutorial es la de formatear el PC e instalar Windows limpio. Seleccionamos por lo tanto la opción Personalizada.

Ya queda poco. En el siguiente paso, el programa de instalación nos mostrará qué opciones tenemos en cuanto a dónde instalar el sistema operativo. Queremos formatear el PC, así que lo ideal es seleccionar nuestro disco duro y pulsar sobre “Eliminar” (no Formatear aunque parezca lo contrario). Esto elimina la partición y así nos aseguramos de que todos los datos se eliminan sin dejar restos (además es más rápido que formatear, y el proceso incluye un formateo rápido).

Eliminamos cualquier partición en el disco duro (a no ser que queráis crear varias, eso ya lo dejamos a vuestro gusto), seleccionamos la unidad vacía y pulsamos sobre “Nuevo”. Luego, podemos darle ya a Siguiente para pasar al último paso.

Ahora ya solo queda esperar un rato a que el programa finalice la instalación de Windows 10. Tarda bastante (depende de la velocidad del disco duro y de la unidad USB), así que no os preocupéis.

El equipo se reiniciará varias veces antes de terminar, todo normal.

 

Una vez que finalice, ya tenemos Windows 10 instalado en el equipo, y podemos considerar que ya hemos formateado el PC. Ahora bien, resta un pequeño proceso de configuración inicial del sistema operativo que os explicamos a continuación.

Configuración inicial después de instalar Windows 10

En el primer inicio de Windows 10 nos saldrá un asistente de configuración, en el que podremos configurar algunos de los parámetros de funcionamiento del sistema operativo. Microsoft ofrece hacer una configuración rápida aquí para saltárnoslo todo, pero no es recomendable si queremos tener un poco de privacidad, dado que ya sabéis que Microsoft recolecta todo tipo de datos de nuestro usuario si nos descuidamos. Así pues, lo recomendable en éste punto es pulsar sobre Personalizar.

El asistente de personalización tiene tres partes, y nuestra recomendación es que desactivéis todas y cada una de las opciones para que Microsoft no recolecte ningún tipo de dato.

En el siguiente paso, se nos preguntará a quién pertenece el equipo. Dado que estamos en el ámbito doméstico, seleccionaremos la opción “Es mío”.

Después de ello, Microsoft nos pedirá una cuenta para registrar con el equipo. Esto depende de vosotros, si queréis tener una cuenta de Microsoft asociada al equipo y demás. A mi personalmente me parece que no me aporta nada (lo único que usuario y contraseña de Microsoft serán los que usemos para acceder al equipo con sus consiguientes desventajas) así que siempre selecciono la opción de “Omitir este paso” para no enlazar ninguna cuenta. Si hacéis como yo y omitís en enlace de cuenta, se os pedirá crear un usuario y contraseña locales de manera convencional.

Después de esto, ya tendremos hecha la configuración, y tras una serie de pantallas en la que muy amablemente se nos dice que están configurando todo por nosotros que nos harán esperar unos minutos más, ya tendremos Windows 10 instalado y configurado en nuestro equipo.

Configuración de Windows 10: últimos retoques

Llegados a este punto ya hemos formateado el PC y tenemos un Windows 10 instalado desde cero, totalmente limpio. Ahora tocaría actualizar el sistema operativo con Windows Update para tener todas las últimas actualizaciones de seguridad, tendríamos que activar Windows con la licencia que poseamos si no lo hicimos durante el proceso de instalación, y finalmente tendremos que instalar todos nuestros programas y copiar los archivos salvados previamente.

Finalmente, también os recomendamos realizar una serie de ajustes para domar Windows 10.

Continúa leyendo
  • fulanodetal

    Todo un reto… Lo realmente difícil seria instalar Linux sin borrar Windows 10 teniendo una placa base Gaming y teniendo una configuracion de sistema en Raid 0, instalarlo en un disco duro nuevo que este en modo RAIDABLE, porque no lo he conseguido, auténtico infierno.

  • FranCañon

    Y si tengo un PC “viejo” con win10pro (Registrado), y me compro un Pc nuevo por piezas sin SO, y pretendo cambiar mi licencia de mi PC viejo al nuevo.Y asi seguir utilizando mi licencia autorizada el el PC nuevo, e instalar Linux en el viejo.
    ¿se puede hacer sin problemas?o me saltará algún aviso de que cambie de hardware, y que eso a Micrososf no le gusta XD

    • Depende. SI la licencia es OEM estará asociada al PC viejo y no podrás utilizarla en otro equipo. Si la licencia por el contrario es normal, no deberías tener problema.

      • FranCañon

        ok.Entendido.Gracias.

  • mARIOcHALA

    Bienvenido

  • Hachazos

    Grandísima guía, muy bien explicado. Parece sencillo pero no todo el mundo sabe hacer esto, especialmente la primera parte.