En ratones gaming, ¿qué es la velocidad? ¿influye en el rendimiento?

En ratones gaming, ¿qué es la velocidad? ¿influye en el rendimiento?

Javier López

Los ratones tienen cada vez más y más parámetros y características. Muchos usuarios no las entienden y realmente no saben cuáles marcan realmente la diferencia en rendimiento. Los fabricantes por su parte, aunque especifican muchas de ellas, realmente no dan valores exactos y reales de lo que sus ratones pueden conseguir. Una de ellas es la velocidad de un ratón gaming, ¿qué es? ¿influye en el rendimiento o es más marketing que otra cosa?

Es muy normal tener dudas al escoger un ratón gaming. No es solo por sus características en sí mismas, sino porque dependemos de otros factores como son la ergonomía y la calidad del sensor, algo que no podemos valorar hasta tenerlo en nuestras manos.

Como hemos dicho más arriba, si a esto le sumamos que los fabricantes dan valores genéricos en sus ratones, nos encontramos en una encrucijada que solo la prueba y error podrán discernir para elegir el modelo correcto. Por ello, vamos a intentar aportar algo de luz en diferentes artículos sobre cada una de las características a valorar, en este caso en concreto, la velocidad.

Velocidad de un ratón gaming: qué es y cómo influye

Logitech-sensor-raton-gaming

Aunque el propio significado de la palabra ya deja bastante claro a qué nos vamos a referir, en ratones gaming no nos podemos quedar con ello.

En estos términos se entiende por velocidad de un ratón gaming a la distancia máxima que dicho ratón puede cubrir en un solo segundo y antes de que su sensor sea superado por su capacidad para mantener el seguimiento del movimiento del usuario.

Lógicamente, esta velocidad va a venir influenciada por tres parámetros fuera de las capacidades del sensor: superficie donde esté el ratón, peso del mismo y las capacidades del usuario. Es decir, depende de la superficie de contacto con los pads y de las capacidades del sensor para obtener una mayor o menor precisión con el material donde impacta su óptica, la velocidad será mayor o menor.

Lo mismo pasa con su peso, el cual es determinante para adquirir mayor o menor velocidad a la hora de mover el ratón. Por supuesto, las capacidades físicas del usuario son determinantes. Los jugadores profesionales alcanzan una velocidad y precisión increíbles, por lo tanto, esto también es un factor a tener en cuenta para discernir si nos va a influir mayor o menor velocidad en un ratón.

Cómo se mide la velocidad

La medida internacional para la velocidad de los ratones se estipula en pulgadas por segundo o Inches Per Seconds, lógicamente estipulada por los Estados Unidos. La equivalencia en nuestro país es el metro por segundo, lo cual equivale a 39,37 pulgadas por segundo.

Actualmente, los sensores de los mejores ratones suelen tener una velocidad de entre 400 a 500 IPS, lo que en un movimiento de un usuario muy avanzado y capaz significaría recorrer la distancia de un salón bastante grande en un solo segundo.

Lógicamente, los sensores tienen que mantener la precisión para poder albergar estas velocidades, ya que si pierden el conteo de puntos por milisegundo ni la velocidad ni la aceleración valdrían para nada.

En definitiva, la velocidad es un valor interesante, pero no representativo y discriminatorio por encima de otros parámetros más cruciales, sobre todo si tenemos en cuenta que jugadores profesionales con capacidades realmente elevadas hay muy pocos, ergo, es un valor que seguramente no aprovecharemos al máximo.