¿Qué novedades trae UFS 3.1 como sistema de almacenamiento?

¿Qué novedades trae UFS 3.1 como sistema de almacenamiento?

Javier López

Tras la cancelación del Mobile World Congress todas las marcas de telefonía del mundo se han quedado sin poder presentar a sus potenciales compradores y empresas sus smartphones y productos de nueva factura. Una de las novedades que casi todos los dispositivos de gama alta tendrán es UFS 3.1, una mejora sustancial que marcas como Samsung potenciarán este año 2020, pero ¿cuáles son sus novedades y sus mejoras?

Como bien sabemos, UFS es el acrónimo de Universal Flash Storage y desde hace años se ha convertido en el estándar más importante de cara a productos como los smarthphones en cuanto a almacenamiento se refiere. El JEDEC liberó a principios de mes la especificación final de este estándar y casi un mes después se conocen todos los detalles del informe.

Las mejoras no son muchas frente a UFS 3.0, pero supondrán un interesante paso adelante como cimientos de la nueva hornada de chips flash.

UFS 3.1: así será el almacenamiento de los nuevos dispositivos en 2020 y 2021

UFS 3.1 JEDEC

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es el hecho de que el estándar UFS está creciendo a gran velocidad en los principales dispositivos de todas las marcas, por lo que incluso la gama media está disfrutando de esta tecnología en sus diferentes especificaciones.

Es mucho más rápido que la vetusta eMMC y con esta nueva versión 3.1 se da un paso hacia delante no solo en velocidad, sino en eficiencia energética. La promesa del JEDEC es precisamente aumentar el rendimiento mientras se minimiza la energía usada, donde al mismo tiempo se busca reducir costes y mejorar la experiencia del usuario.

Características y especificaciones

NAND-Flash-chips

Según el último informe del JEDEC, UFS 3.1 llegará con la misma capa física M-PHY 4.1 mediante codificación de 8b y 10b, admitiendo el protocolo HS-G4 a 11,6 Gbps por cada carril de datos. Las novedades llegan de la mano de tres nuevas características: Write Booster, Deep Sleep y Performance Throttling Notification.

Estas tres características son directamente importadas desde los SSD de PC tradicionales, lo que consigue enmarcar a UFS 3.1 dentro del ecosistema de alto rendimiento.

  • Write Booster: como su propio nombre indica está diseñado para aumentar el rendimiento de la escritura mediante algo que nos es muy familiar en la industria de PC, una caché SLC. Además, permite el almacenamiento en caché gracias al soporte del SO.
  • Deep Sleep: otro gran conocido, y al igual que en los SSD es un estado de menor energía y potencia para mejorar la autonomía de los dispositivos cuando están inactivos.
  • Performance Throttling Notification: es la última novedad del estándar y lo que logra es informar al host en tiempo real de la limitación del rendimiento por temperatura. Lo que intenta es lograr evitar el throttling para conseguir un rendimiento más consistente.

Host Performance Booster

HPB-UFS

Es la característica desvelada en última instancia sobre UFS 3.1 y lo que consigue es almacenar en caché el mapa de direcciones lógico a físico, también conocido como LTP. Esto mejora el rendimiento entre UFS y la DRAM del dispositivo debido a la optimización de las operaciones de lectura aleatoria.

Esto al parecer logrará que la industria reduzca costos de producción, ya que HPB evitará que los dispositivos UFS sean cada vez más caros según aumente su capacidad.

El problema es que esta nueva característica no es obligatoria aunque entre dentro del nuevo estándar, por lo que en un principio se dejó fuera a la espera de conocer el impacto en los fabricantes, los cuales no tienen por qué incluirlo en sus dispositivos para hacer uso de UFS 3.1 en toda su extensión.