Cómo mejorar la disipación de tu tarjeta gráfica cambiando sus thermal pads

Las tarjetas gráficas van avanzando no sólo en potencia, sino en consumo. Poco a poco, los vatios totales se hacen cada vez más difíciles de disipar por los ensambladores, donde éstos innovan en sus sistemas, pero descuidan normalmente otros aspectos como los VRM o las VRAM. Por ello, muchas veces es recomendable optar por otras vías menos comunes y cambiar los thermal pads para solventar un problema o mejorar las temperaturas.

Los thermal pads son unos grandes desconocidos

AMD-Radeon-VII-Thermal-Pad-Grafito

Lo cierto es que todo usuario medio o avanzado conoce lo que son los thermal pads, pero para los que no, diremos que son almohadillas térmicas que transfieren el calor de un componente hasta un disipador.

Suelen ser usadas en componentes que requieran un bajo consumo en un espacio físico relativamente bajo, ya que, a diferencia de las GPUs o GPUs, los componentes que refrigeran suelen tener bastantes imperfecciones en su superficie.

Lo que queremos decir con esto es que no podemos comparar el die de silicio de un procesador con la superficie de un VRM o VRAM, ya que el primero es prácticamente perfecto en cuanto a impurezas y rectitud, mientras que el segundo es casi lo contrario.

Además, da la casualidad que la mayoría de thermal pads que podemos encontrar en el mercado tienen un rendimiento, en teoría, más alto que las pastas térmicas comunes (grasas), pero su efectividad resulta mucho menor que la de estas.

Alphacool-Thermal-Pad

Por ello, no se usan thermal pads en los die de los procesadores y tarjetas gráficas, destinándose como decimos a VRM y VRAM, donde también podemos verlos en placas base y otros aparatos electrónicos de alto rendimiento.

El mayor problema que encontramos con su uso en tarjetas gráficas va destinado a dos factores clave. El primero va ligado al sistema de disipación de la tarjeta en sí misma y de su memoria GDDR, donde lo que se busca es mejorar lo incluido de serie por el fabricante a base de sustituir sus thermal pads por otros mejores que compremos.

El segundo factor resuelve -al menos parcialmente- un problema de algunos modelos, ya que su disipador, midplate o incluso backplate no hacen un trabajo demasiado efectivo (o directamente incorrecto), por lo que cualquier grado de ganancia es clave para mantener la tarjeta a salvo de las temperaturas.

Cambiar los thermal pads de una tarjeta gráfica conlleva algunos riesgos

ASUS-ROG-STRIX-GTX-1080-Ti-OC-STICKER-WARRANTY

Lo cierto es que el primer paso para cambiar los thermal pad de nuestra tarjeta gráfica implica, en la gran mayoría de casos, romper el precinto de garantía que otorga el fabricante.

Dicho precinto se incluye por norma general en uno de los tornillos del disipador de la GPU, a modo de pegatina, por lo que si queremos seguir adelante tendremos que asumir que en el caso de fallo nos quedaremos sin garantía (de tenerla claro), lo cual es una decisión personal y responsabilidad de cada usuario.

Como cada modelo de tarjeta es diferente en cuanto a su desmontaje, daremos por hecho que ya se tiene a mano los thermal pads que incluye de serie la tarjeta gráfica tras haberla desmontado.

Distintos tipos de tamaño

Waermeleitpads

En este caso, el primer paso es conocer las medidas de dichos thermal pads. Los que se incluyen en las memorias suelen llegar de dos formas: en gran tamaño o por unidades pequeñas de las dimensiones de la VRAM.

Si miramos los de los VRM, estos en casi su totalidad se ofrecen en una tira alargada que los engloba a todos. En ambos casos las medidas son importantes, y por medidas nos referimos a ancho, largo y grosor.

Entre estos tres el más importante sin duda es el grosor, ya que algún milímetro de más en las otras dos longitudes no es dañino para la tarjeta, pero si el grosor es mayor o es menor puede implicar serios problemas de contacto o exceso de presión del disipador o midplate.

Normalmente, las métricas comunes para este tipo de pads son: 0,5 mm, 1 mm, 1,5 mm y 2 mm de grosor. El ancho y el largo varían bastante entre fabricantes, pero como hemos dicho, no suele ser un problema a no ser que tapen algún componente del PCB que esté más alto que las VRAM o VRM.

Alphacool-Thermal-Pad-VRAM

En ese caso con unas medidas menores o recortándolos solventaríamos el problema de forma sencilla. Los thermal pads que ya vienen cortados de fábrica suelen tener unos anchos y largos de:

  • 120 x 24 mm
  • 120 x 16 mm
  • 120 x 20 mm

Algunos vienen de forma individual para las VRAM, por lo que incluyen muchas unidades para colocarlos específicamente en ellas. Otros en cambio ofrecen tamaños mucho mayores y por norma cuadrados, como si fuesen pliegos completos, para que el usuario recorte al gusto.

Diferentes valores de conductividad térmica

Thermal-pad-tipos

Habiendo seleccionado las medidas correctas, solo nos queda comentar que aparte de estas, el tercer factor a tener en cuenta es su conductividad térmica, la cual se expresa en W/mK. A mayor número mejor transmiten el calor.

Los podremos encontrar desde los 3 W/mK hasta los 17 W/mK, donde a mayor conductividad el precio hará lo propio por ser de mayor calidad.

Una vez seleccionados los que más se ajusten a las medidas de nuestra tarjeta, simplemente los instalamos como si fuesen los originales y volvemos a montar el disipador o bloque de agua.