¿Hay diferencia entre un riser PCIe de marca y uno genérico?

¿Hay diferencia entre un riser PCIe de marca y uno genérico?

Rodrigo Alonso

Si tu caja admite la instalación de la tarjeta gráfica en vertical, es algo que queda genial pero tendrás que comprar un riser PCIe para poder «puentear» la tarjeta gráfica al zócalo de la placa base. Puestos a ello, fabricantes de primer orden como Corsair o Thermaltake tienen sus risers, pero a unos precios bastante más elevados que otros que son genéricos. Por lo tanto, vamos a poner ambos a prueba para determinar si hay diferencia de rendimiento entre un riser PCIe de marca y uno OEM, para determinar si merece o no la pena invertir más dinero en ello.

Instalar la tarjeta gráfica en vertical tiene sus pros y sus contras, pero de lo que no cabe duda es de que queda genial en las cajas que lo admiten. La parte mala es que en casi ninguna viene el necesario riser PCIe incluido, y es un componente que tendremos que comprar aparte. Como hemos mencionado antes, los hay «de marca» y también los hay genéricos, y la diferencia de precio es algo que nos puede llevar a pensar que los de marca son mejores que los genéricos pero, ¿hasta qué punto es esto así? ¿Hay diferencia de rendimiento? Vamos a verlo.

Aquí podéis ver un par de ejemplos de un riser de marca y uno genérico (o de marca desconocida):

Pruebas de rendimiento

Para ver si existe diferencia de rendimiento, hemos utilizado el cable Premium de Corsair y, precisamente, el de marca desconocida (EZDIY-FAB) que hemos puesto arriba como ejemplo, cuya diferencia de precio es que literalmente el riser de marca cuesta el doble (el triple si usáramos el de Thermaltake). Según las especificaciones técnicas del producto, este riser OEM es PCIe 3.0 x16 e incluye filtro EMI, así que técnicamente no debería de haber ninguna diferencia.

Para las pruebas, hemos utilizado el habitual equipo consistente en un procesador Intel Core i7-8700K con una placa base MSI Z370 Gaming M5, 4×8 GB Corsair Dominator Platinum RGB DDR4-3600 MHz y una EVGA GeForce RTX 2080 XC Gaming, instalada en vertical en una caja Corsair Crystal 680X.

El sistema operativo utilizado ha sido Windows 10 Pro de 64 bits con todas las actualizaciones instaladas, y para medir el rendimiento hemos utilizado 3DMark Time Spy, uno de los benchmarks más reconocidos que existen y que utiliza la API gráfica DirectX 12. Este ha sido el resultado:

Rendimiento riser PCIe

En la gráfica de barras la diferencia parece ser bastante grande en favor del riser de Corsair, pero la realidad es que si tomamos como referencia la puntuación de 10641 puntos con el riser de marca, la puntuación de 10344 puntos es tan solo un 2,80% inferior, una pérdida de rendimiento tan leve que podríamos considerarla prácticamente dentro del margen de error de la medición.

Entonces, ¿es mejor usar un riser PCIe OEM que uno de marca?

No, ni mucho menos. En este artículo hemos querido ver si había diferencia de rendimiento y hemos podido comprobar que la hay, si bien es bastante poca. No obstante sí que hemos podido ver una diferencia notable entre ambos risers en cuanto a la calidad de construcción. Si bien el riser OEM no es que sea malo o endeble, se nota que los materiales no tienen la misma calidad que los del riser de Corsair, y de hecho literalmente huele a plástico, denotando que han utilizado materiales cuya composición… bueno… digamos que no es la más óptima.

Riser PCIe de marca OEM

De hecho, se aprecia a simple vista que el riser de Corsair tiene unos plásticos de mejor calidad tanto en el zócalo PCI-Express como en el conector que va a la placa, e incluso el «cable» en sí mismo que parece de tela, en la versión de Corsair es mucho más duro y consistente.

En otras palabras: si bien un riser OEM nos va a proporcionar lo que necesitamos para poner la tarjeta gráfica en vertical, la sensación que personalmente nos ha dado es que no va a ser un dispositivo demasiado longevo. Habrá que ver si tras utilizarlo durante unos meses el rendimiento va en detrimento o si por el contrario las sensaciones no son acertadas y el producto se mantiene en buenas condiciones.