¿Por qué no hay portátiles con mayor resolución que 4K?

El contenido audiovisual bajo resolución 4K o también conocida como UHD se encuentra en ya por todas partes, pero con el anuncio de los 8K como resolución a futuro nos viene a la cabeza si las pantallas más pequeñas como las utilizadas en nuestros ordenadores portátiles son las más adecuadas para ello ¿Serán los 8K posibles en los portátiles del futuro o existe una limitación?

Las imágenes que muestran las pantallas de nuestros monitores o televisores están compuestas por miles e incluso millones de puntos que son llamados píxeles, palabra que deriva del acotamiento inglés «picture element», en el que cada uno de ellos tiene la información de color en RGB de ese punto concreto de la pantalla.

Pixeles

Nosotros no no nos ponemos con la cara pegada a la pantalla, bueno, si que lo hacemos cuando utilizamos los dispositivos de realidad virtual, donde ocurre un proceso muy curioso con poca densidad, a bajas resoluciones la distancia entre píxeles crea vacíos que dan una imagen poco nítida y granulada.

En cambio cuando estamos sentados ante un televisor, la distancia es lo suficientemente alta como para que la densidad de píxeles no se note, este fenómeno tiene que ver con el hecho que según la distancia a la que estemos viendo una pantalla la densidad de píxeles para que estos sean indistinguibles varía, lo que se traduce en que existe un límite en la densidad de píxeles que podemos ver.

El concepto de pantalla retina

Pantalla Retina

Cuando hace ya una década Apple introdujo su iPhone 4, su principal novedad fue aumentar la resolución de la pantalla del dispositivo 4 veces para conseguir una resolución de 300 píxeles por pulgada, la cual es la misma que la utilizada en el mundo de la impresión profesional.

La calidad de imagen de los smartphones mejoro enormemente y fue copiado por toda la industria por igual, obviamente la trampa es que esa cifra hace referencia a tener la pantalla entre 10 y 12 pulgadas, entre 25.4 y 30.48 cm, por lo que es una densidad ideal para el uso de un smartphone, una consola portátil o una tablet.

Pero en el caso de un PC la distancia es algo mayor, claro esta que no todos tenemos montado el escritorio de la misma manera, pero la densidad de pixeles por pulgada que se toma como referencia es de 220 aproximadamente, lo que se traduce en que cualquier pantalla con una resolución en pixeles mayorno va a suponer una diferencia, ya que en teoría no podemos ver los píxeles de más.

El problema de los 4K en los portátiles

Lenovo Yoga 530-14IKB

Esto nos lleva a una pregunta clave: ¿Son viables resoluciones a más de 4K en ordenadores portátiles? Actualmente, este artículo lo estoy escribiendo en un portátil con una pantalla de 15.6 pulgadas a 1080P de resolución, lo que significa que su densidad es de 141.21 ppp, por lo que mi pantalla tiene un margen de mejora en cuanto a la resolución.

Si pudiese aumentar la resolución de mi pantalla a los 1440p entonces el ppp sube hasta los 188.28, pero, ¿qué ocurre si subimos la resolución  de la pantalla hasta los 2160p o 4K? Entonces la densidad se va a los 282.42, incluso si la pantalla fuese de 17 pulgadas tendríamos el mismo problema con una densidad de 259.17 puntos por pulgada. En todo caso aún tendríamos algo de margen antes de que llegar a los 300 ppp del mundo de la impresión.

Comparación-Resoluciones

¿Pero que ocurre si vamos a resoluciones más allá de los 4K? Ya con la resolución 5K superamos el limite de los 300 puntos por pulgada, lo cual hace que la mayoría de los pixeles no sean distinguibles por nuestros ojos y resulta en una enorme perdida de tiempo renderizar esos píxeles, lo que nos lleva a que se va a llegar el punto en que la mejora no será en resolución, sino en otros parámetros como la tasa de refresco, la calidad de imagen e incluso la profundidad de color.