Cómo mejorar tus reflejos y rendimiento gaming sin gastar dinero

Si eres aficionado a los videojuegos, seguramente tengas un buen elenco de productos gaming. A todos nos gusta ganar, pero no todo depende de tener un hardware potente o periféricos gaming de última generación, sino que al fin y al cabo el rendimiento que tengas en los juegos dependerá casi exclusivamente de ti, como usuario. Así pues, en este artículo te vamos a dar una serie de consejos para que puedas mejorar tu desempeño como gamer sin que tengas que comprar nada.

En los juegos de hoy en día, especialmente en los eSports o aquellos que tengan modo competitivo multijugador, el poder estar concentrado, y que puedas pensar y moverte rápido son fundamentales para alcanzar la victoria. Obviamente el hardware debe acompañar y ser acorde a esto, pero hoy no vamos a entrar en ello sino en tu persona, como usuario gamer, ya que como hemos mencionado antes al fin y al cabo si no «tienes manos», difícilmente podrás llegar a ser competitivo.

La rutina que mejorará tu rendimiento gaming

Si cuando vas a jugar estás cansado, no has dormido bien, tienes frío, hambre, demasiado calor y un largo etcétera tu rendimiento mientras juegas se verá gravemente afectado. Por ello es esencial mantener una buena rutina, en parte para mejorar tu salud, que te permitirá estar al 100% para poder concentrarte y pensar mejor para ganar tus partidas.

Tus brazos y tus manos son tus herramientas más importantes cuando juegas. Ya sea con teclado y ratón o con un mando, si tienes los dedos demasiado rígidos afectarán a tu capacidad de reacción, así que una buena práctica es estirar y fortalecer tus manos y dedos.

Busca movimientos que relajen las articulaciones y ligamentos de las manos y brazos. Un gran ejemplo es el estiramiento «de la oración», en el que presionas las palmas y dedos juntos con los codos apuntando hacia fuera, manteniendo la posición durante al menos 30 segundos mientras empujas las manos conectadas hacia abajo para estirar las muñecas.

Los ejercicios específicos para los dedos también son un buen hábito para mejorar tu rendimiento en gaming. El ejemplo más simple pero realmente muy efectivo es el llamado estiramiento extensor del pulgar: todo lo que debes hacer es colocar el pulgar contra la palma de la mano y envolverlo con el resto de los dedos, para luego doblar suavemente el puño hacia el lado del meñique.

Todos estos son ejercicios que puedes hacer a lo largo del día sin siquiera pensar en ello. Sin embargo, como señalan en el vídeo que os hemos puesto arriba, se supone que ninguno de ellos debe doler; no empujes tus articulaciones más allá de tus límites y, si sientes dolor, para inmediatamente y consulta a un médico.

Mejora tus reflejos con juegos específicos

No todo es estar en un buen estado físico y condiciones de salud, sino que al final los reflejos son también en gran parte un estado mental, y la mejor forma de mejorar tus reflejos es simplemente entrenando. Lo que necesitas para esto son estilos de juego específicos que perfeccionen habilidades como la precisión, la coordinación mano-ojo y el pensamiento estratégico mientras estás bajo presión.

Gaming

El ritmo rápido de los juegos de disparos en primera persona es perfecto, especialmente cuando necesitas cooperar con otros jugadores. Este tipo de juegos requieren unos grandes reflejos y mucha precisión mano-ojo, así que aunque tu objetivo sea mejorar por ejemplo en un juego de tipo MOBA, jugar a juegos de tipo FPS mejorará también tu desempeño en estos.

Esto puede parecer absurdo, pero si buscas mejorar tu rendimiento en gaming en un juego específico, a veces el entrenar en otro juego completamente diferente te ayudará no a mejorar en ese juego específico, sino a mejorar tus reflejos y capacidad de pensar cuando estás bajo presión.

Otros consejos para mejorar tu desempeño en gaming

Por supuesto, hay otros muchos factores aparte del calentamiento y la buena salud que te ayudarán a tener el mejor rendimiento cuando juegas:

  • Evita distracciones: cuando quieres tener la máxima concentración, siempre debes evitar tener distracciones a tu alrededor como cosas que se mueven (objetos, una ventana, la TV, fuente de luz, etc.), y esto incluye los ruidos, así que jugar con auriculares siempre es una buena idea para ayudar a mantener la concentración.
  • Mantén una buena postura: muchas veces hemos hablado de la importancia de tener una buena postura para evitar dolores y cansancio. Cuando quieres mejorar tu rendimiento en gaming (o simplemente estar al máximo de tus posibilidades) el cansancio es tu peor enemigo.
  • Mantén las manos calientes: el frío puede llegar no solo a ser muy molesto, sino también a reducir tu capacidad de reacción. Cuando se trata de jugar, tal y como hemos mencionado antes tus manos son tus herramientas, así que mantenerlas calientes es fundamental.
  • Ten siempre agua a mano: mantenerte hidratado es fundamental para estar en buenas condiciones. Si tienes sed tu cuerpo no solo no estará al máximo de sus posibilidades, sino que además estarás pensando en que tienes sed y te restará concentración en el juego.
  • Que tu hardware no te deje en la estacada: aunque en este artículo te estamos contando cómo mejorar tu desempeño en gaming sin gastar dinero, damos por hecho que tienes un hardware que esté a la altura. Si tu PC te está dando tirones o si tu ratón no es lo suficientemente preciso dará igual que estés en perfectas condiciones físicas porque no podrás alcanzar el mejor rendimiento.

En definitiva, lo que debes saber es que en este caso el entrenamiento es lo que te va a hacer mejorar, ya que no por el simple hecho de utilizar por ejemplo un ratón que sea mejor vas a ser mejor en los juegos (aunque como te hemos explicado pueda tener algo que ver). Se dice que la práctica hace al maestro y para mejorar tu rendimiento en gaming no te queda otra que practicar, practicar y seguir practicando, pero también deberás analizar tu situación para intentar darte cuenta de qué es lo que está lastrando tu progreso.

¡Sé el primero en comentar!