¿Cómo conectaremos nuestros PCs a los monitores en el futuro?

¿Cómo conectaremos nuestros PCs a los monitores en el futuro?

Josep Roca

A medida que va pasando el tiempo vemos aparecer nuevos monitores, con resoluciones mucho más altas o con frecuencias de refresco, medidas en Hz, cada vez más impresionantes. Esto nos lleva a preguntarnos hasta qué punto vamos a poder mantener las actuales conexiones y si va a haber algún cambio a corto, medio o largo plazo en ese aspecto. ¿Qué futuro les espera tanto al DisplayPort como al HDMI?

¿Cómo conectaremos los PCs a nuestros monitores en un futuro? ¿Con cuales complicaciones se van a encontrar los fabricantes? Esto son preguntas que no suelen hacerse, pero cada cierto tiempo aparece un nuevo estándar que vuelve completamente obsoleto nuestras tarjetas gráficas y los monitores, por lo que es importante de tanto en cuando otear el horizonte.

El futuro del HDMI

Cable HDMI

El HDMI aún le queda cuerda para rato, la versión 2.1 del estándar soporta resoluciones de 8K a unas tasas de refresco de 120 Hz sin problemas. Si no sabéis lo que eso significa entonces lo mejor es tener en cuenta el número de píxeles que se transmiten en cada refresco de la propia pantalla.

Una resolución de 4K (3840x 2160 píxeles) tiene unos 4 veces más pixeles que una resolución Full HD (1920×1080), pero una resolución a 8K son unas 4 veces más que una a 4K por lo que estamos hablando de una resolución unas 16 veces mayor que en Full HD.

Comparativa 8K

No nos podemos olvidar del hecho que la resolución está completamente relacionada con la distancia de visión y pantallas a resoluciones a 4K solo tienen justificación en grandes tamaños, ya que el ojo humano dependiendo de la distancia en la que este mirando la pantalla no puede captar la densidad de píxeles a partir de cierta cantidad.

Distancia Visionado

Esto se traduce en que hay altas resoluciones que no tienen sentido en monitores de ciertos tamaños, lo que nos obliga a optar por monitores de un gran tamaño para que dichas resoluciones se vean justificadas.

El otro participante: el DisplayPort

Display Port

La versión 2.0 del DisplayPort también está pensada para 8K por lo que durante un largo tiempo no es necesaria una mejora en el estándar, ya que este no se quedará limitado, al menos durante unos años y los mismos conceptos que se aplican al HDMI son válidos para el DisplayPort.

Lo que sí que creemos es que vamos a ver surgimiento de los cables USB C tipo Alt DP, los cuales integran conectividad DisplayPort y USB en un solo cable. En concreto la versión 2.0 creemos que se va a convertir en el estándar de facto y es muy posible que veamos en un futuro monitores que funcionen con un solo cable en vez de varios, donde el cable sirva tanto para transmitir la información de la imagen como fuente de alimentación de la propia pantalla, reduciendo así la cantidad de cables y los conectores.

USB C Alt DP

Paradójicamente algo que se basa en el mismo concepto y no parece haber tenido mucho éxito es el VitualLink, una variación del USB C Alt DP pensada para utilizarse con los cascos de realidad virtual, la cual vio soporte en las NVIDIA RTX 2000 pero que ha desaparecido en las RTX 3000.

Un futuro sin cables: ¿están en peligro el HDMI y el DisplayPort?

WiGig

Con la llegada de las Smart TV ahora los televisores son dispositivos PostPC, esto significa que realmente son un ordenador con un SoC para smartphone y/o tableta en su interior y conectividad a internet, lo cual implica que están diseñados para conectarse a la red a través de cable o Wifi.

¿Pero es posible una transmisión inalámbrica de nuestros dispositivos al televisor? Obviamente desde hace tiempo que es posible pero la pregunta es si dicha conectividad entre dispositivos es posible con tal de reemplazar el cable HDMI o el DisplayPort, pero a altas resoluciones como los 4K o los 8K.

WiGig

La conectividad WiGig que debería permitir esto tiene un ancho de banda de 7 Gbits/s, se trata de una conexión inalámbrica que opera sobre el espectro de los 60Ghz, concretamente entre los 57 y 66 GHz, esto le impide atravesar paredes u obstáculos de grandes dimensiones, por lo que la distancia mayor que puede existir entre el router y el dispositivo se sitúa en 10 metros, por lo que no es útil si queremos ver el contenido en otra habitación.

No solo eso, sino que su ancho de banda es mucho más bajo que los 48 Gbps del HDMI 2.1, incluso es menor que algunos estándares HDMI 1.x por lo que a altas resoluciones solo puede transmitir imágenes muy comprimidas y con unos bitrates muy bajos, lo que perjudica la experiencia y si encima no podemos sacarlo de la habitación nos encontramos con que las ventajas se pierden.

IA y Procesadores de dominio específico para poner fin al HDMI y al DisplayPort

Cerebro IA

Para permitir el salto a la conectividad completamente inalámbrica hay que solventar las limitaciones del ancho de banda de este tipo de conexiones y hay dos maneras de hacerlo.

La primera es a través de colocar procesadores neurales en los SoCs de los televisores con la capacidad de ejecutar algoritmos de super-resolución que acaben mostrando imágenes a más resolución a partir de otras de menos resolución. La segunda sería a través de colocar unidades de descompresión de datos de muy alta velocidad, de tal manera que esos 7 Gbps se conviertan en un ancho de banda mucho mayor.

La idea no es diferente a la de los descompresores de datos que empezaremos a ver en las CPUs y GPU asociadas al acceso de datos a los discos sólidos. Obviamente estos procesadores han de evolucionar mucho, pero existe un mercado que ve una enorme ventaja en el hecho de no tener el monitor atado al PC a través del cable HDMI o DisplayPort, ese mercado puede que dé la bienvenida a la posibilidad de poder conectar sus pantallas sin cables al PC.