¿Quieres ganar rendimiento en gaming con un clic? Así puedes conseguirlo con ASUS GPU Tweak II

Ganar rendimiento en nuestro PC normalmente va asignado a dos grandes apartados: mejor hardware o mejor software. No hay secretos ni trucos mágicos, pero en ciertas ocasiones algunas optimizaciones abren paso a lo que conocemos como Tweak. Estos tweak logran en muchas ocasiones optimizar el software para impulsar el rendimiento, lo cual es precisamente lo que consiguen programas como ASUS GPU Tweak II. En este artículo conoceremos cómo podemos ganar rendimiento con solo un clic.

Llevamos algunos artículos dedicados a ASUS GPU Tweak II, donde estamos mostrando el potencial de este programa y lo que podemos llegar a conseguir. Este nuevo apartado muestra una opción tan simple como práctica y sobre todo potente donde ganaremos rendimiento de forma indiscutible.

Para ello, partimos desde el hecho de que tenemos la última versión del software instalada (enlace de descarga directa) en nuestro sistema, donde el primer paso lógicamente será abrir dicho programa.

ASUS GPU Tweak II es compatible con cualquier tarjeta gráfica

ASUS GPU Tweak II

Una de las ventajas de este software es que es compatible con cualquier tarjeta gráfica actual, donde además el hecho de ganar rendimiento en nuestro sistema no va directamente relacionado con la misma. Es decir, no necesitamos disponer de una tarjeta gráfica en concreto para impulsar el rendimiento.

Una vez abierto nos encontraremos la típica interfaz simple del programa (si hemos optado por ella en el configurador del setup), pero si por el contrario hemos optado por el modo avanzado, nos aparecerá esto:

ASUS GPU Tweak II

El modo avanzado muestra las opciones de overclocking, algo que de momento no nos interesa, por lo que optaremos por clicar en el botón «Simple Mode».

ASUS GPU Tweak II

Una vez de vuelta al modo simple, en la parte central inferior de la interfaz veremos un botón llamado Gaming Booster, el cual es el encargado de producir la «magia» del aumento de rendimiento.

Dentro de dicho botón se nos abrirá una nueva ventana dentro de ASUS GPU Tweak II, donde tendremos otros tres apartados muy claros: Visual Effects, System Services y System Memory Defragmentation.

ASUS GPU TWEAK II Gaming Booster

En el primero de ellos (Visual Effects) tendremos varias opciones disponibles: Best Appearance (suggested), Best Performance y Disable. El primero es el recomendable para la mayoría de usuarios, ya que es el que menos modificaciones hará a la interfaz de Windows (seguramente no produzca ninguna modificación).

ASUS GPU TWEAK II Gaming Booster

En cambio, el modo de mejor rendimiento sí implica ciertos cambios que potenciarán hasta el último MHz de nuestra CPU y GPU, lo cual diferirá entre un sistema operativo y otro.

La opción de desactivado, lógicamente, implica que no haya ningún cambio.

En el segundo apartado tenemos de nuevo varias opciones: Turn off Windows Services and processes (suggested), Turn off Windows processes only, My Settings y Disable.

ASUS GPU TWEAK II Gaming Booster

Estas opciones son bastante potentes por el simple hecho de cerrar servicios y procesos de Windows, por lo que tienen que ser muy bien observadas y seguramente requiera más de una prueba-error en según que sistemas. Para ello, ASUS GPU Tweak II dispone de un apartado específico en este setting, el cual marca con el icono de tres barras de desplazamiento.

Dentro de este apartado tendremos dos apartados más: Windows Services y Windows Processes, donde podremos marcar o desmarcar cada servicio o proceso que esté activo para que se detenga, con el consecuente beneficio en rendimiento.

Esto es importante, ya que si marcamos algún proceso o servicio que necesitemos, nos tocaría reiniciar el PC para que se volviese a activar y cargar.

ASUS GPU TWEAK II Gaming Booster

Por último, tenemos el apartado System Memory Defragmentation, donde las opciones son activado o desactivado.

Una vez todo configurado solo quedaría pulsar el botón de Start, donde el programa se ceñiría a los parámetros que le hemos puesto para maximizar el rendimiento.

¿Y qué hay precisamente del rendimiento? Los datos hablan por sí solos:

Los datos en Cinebench R20 son muy claros. Con el ajuste del rendimiento que nos ha aportado Gaming Booster a base de cerrar procesos y servicios innecesarios hemos ganado de forma automática un 5,24% de rendimiento con solo un clic.

El escenario es muy similar en gaming donde los resultados también hablan por sí solos:

Los resultados globales son muy parecidos, ya que muestran una diferencia de rendimiento del 5,52% en cuanto a puntuación global. Un salto de rendimiento que prácticamente casi nos escalaría al siguiente escalón de la gama en CPU y algo menos cerca en cuanto a tarjeta gráfica, pero que evidencia una mejora muy clara y, sobre todo, gratuita.