En procesadores, ¿cuál es la diferencia entre TDP-Up y TDP-Down?

En procesadores, ¿cuál es la diferencia entre TDP-Up y TDP-Down?

Javier López

Desde hace algunos años tanto a Intel como a AMD no les basta con especificar el llamado TDP en sus procesadores. Los fabricantes de portátiles y placas base de equipos compactos requirieron en su momento una mayor configuración por parte de estos dos gigantes para poder diseñar unos nuevos equipos y poder diversificar su gama. De ahí nacieron los llamados TDP up/down, dos nuevos términos que han dado lugar a nuevos procesadores y equipos, pero ¿en que se diferencian entre ellos y frente al TDP tradicional?

Aunque su nomenclatura real no es tal, comunalmente se les conoce como TDP-Up y TDP-Down, pero lo correcto es hablar de cTDP-Up y cTDP-Down, ya que su propio concepto así lo requiere. Pero antes de entrar de lleno en explicarlos, debemos de entender los motivos por los que se crearon.

La especificación TDP no era suficiente: bienvenidos a la era de la configuración térmica

TDP PL1 PL2

Tanto AMD como Intel se han esforzado en ofrecer productos más personalizables para sus clientes, ya que estos se encontraron con sendos problemas para poder disipar el calor generado por los procesadores en equipos compactos y portátiles.

Como sabemos, cada procesador llega al mercado con una frecuencia base concreta y un TDP específico que se mide desde la frecuencia base en la actualidad, y aunque AMD e Intel introducen ligeros cambios, este concepto se mantiene.

Entonces ¿cómo ofrecer un mismo producto para todos los socios de sistemas y que satisficiera al mismo tiempo? La solución es lo que se denomina como Configurable TDP o cTDP. Este concepto ofrece múltiples opciones de TDP que son configurables por el fabricante del equipo, el cual puede modificar la frecuencia base y por consiguiente el TDP de la CPU dentro de unos valores que tanto Intel como AMD especifican en la página de especificaciones del procesador en cuestión.

Esto es útil cuando dependiendo del diseño del chasis o refrigeración, se le da la opción al fabricante de aumentar o disminuir dicha frecuencia base y con ello el TDP, para así ofrecer un mejor rango de uso y temperaturas.

cTDP-Up y cTDP-Down ¿por qué usar dos valores distintos?

procesadores Intel Core i7

Para delimitar lo que los fabricantes podían hacer y mantener a los usuarios informados del rendimiento que podían esperar sobre un equipo con un procesador de cualquiera de las dos marcas se lanzaron los llamados cTDP-Up y cTDP-Down.

Por lo tanto, había que volver a renombrar, aunque fuera internamente, al llamado TDP. La nueva denominación, y la correcta si somos realmente técnicos, es TDP nominal. Por lo tanto, ciertos procesadores (no todos lógicamente) ahora disponen de tres TDPs en sus características.

El TDP nominal sustituye al TDP tradicional y al mismo tiempo se denomina como el estado del procesador a la frecuencia nominal (base) conforme su TJmax. Es decir, es el parámetro que define la cantidad máxima de calor que genera un chip en su frecuencia base y que puede ser disipada sin superar su temperatura máxima de funcionamiento.

En cambio, el cTDP-Up se especifica como la cantidad máxima de calor a disipar que es capaz de generar un procesador cuando este está en su frecuencia máxima frente al TDP nominal. Normalmente este valor se calcula multiplicando el TDP nominal por 1,5, lo que nos daría los vatios más o menos reales de la CPU en pleno uso de sus facultades e instrucciones.

Igualmente no es una regla exacta, ya que esto depende en muchas ocasiones de la arquitectura de la CPU y sobre todo de la tecnología usada y algoritmos de su boost.

Por pura lógica, cTDP-Down es justo lo contrario a cTDP-Up, siendo la cantidad mínima de calor a disipar que puede generar un procesador en su frecuencia mínima de uso y siempre frente al TDP nominal. Aquí no hay una regla más o menos a seguir, ya que con el paso de las arquitecturas y nodos se van consiguiendo menores frecuencias de uso, mayores desconexiones de núcleos en idle y unos voltajes más y más inferiores bajo mínima carga.

Estos parámetros son los que permiten que cualquier fabricante nos ofrezca un mejor producto, más optimizado según el hardware o la refrigeración disponible y por ende tenga un precio acorde al rendimiento que podemos esperar de él.