¿Qué patrón sigue el aumento de la densidad de la memoria RAM?

Según el JEDEC, la asociación de industrias electrónicas que normaliza la ingeniería y el desarrollo de tecnologías basadas en semiconductores, la densidad de la memoria RAM se duplicada cada aproximadamente cuatro años y, sin embargo, no existe un patrón establecido para ello como por ejemplo la Ley de Moore para la densidad de transistores en los procesadores. Así pues, ¿qué es lo que podemos esperar en los próximos años?

A día de hoy es habitual que en nuestros PCs domésticos tengamos kits de memoria RAM de 8 GB o 16 GB, pero en realidad hasta la introducción de la memoria RAM DDR4 en el año 2014 lo habitual era tener justamente la mitad, entre 4 y 8 GB de RAM. Esto significa que la realidad es bien diferente de lo que dice el JEDEC, pues han pasado ya 7 años desde la introducción de la DDR4 que es cuando se normalizaron los 8 GB en los PCs domésticos, y de hecho en pleno 2021 es cuando los 16 GB están empezando a ser ya un estándar, pero no antes.

¿Qué patrón sigue el aumento de densidad de la memoria RAM?

En realidad el desarrollo de los chips utilizados en la memoria RAM nunca ha dejado de evolucionar, y podríamos decir que su densidad en términos de capacidad por centímetro cuadrado de superficie ha seguido un desarrollo lineal, sin demasiadas variaciones en los últimos años.

Evolución densidad RAM

Como podéis ver en la gráfica de arriba (la que nos interesa en este momento es la línea DRAM, ya que se incluye también MLC Flash por ejemplo) el incremento de densidad ha sido una línea recta desde el año 2000 hasta el 2018 aproximadamente, momento en el que aparentemente se ha estancado en 13 Gb (gigabits, no Gigabytes) por centímetro cuadrado.

La realidad es que el incremento de densidad de la memoria RAM no se ve afectada por ningún patrón, sino más bien por las necesidades del mercado en cada momento. Dicho de otra manera, en el año 2013 los PCs de gama alta tenían 16 GB de RAM DDR3 aunque lo normal era tener entre 4 y 8 GB, al igual que en pleno 2021 los 8 GB se pueden considerar lo mínimo, mientras que se están normalizando los 16 GB y sin duda hay muchos usuarios con PCs bastante potentes que cuentan con 32 GB.

Sin embargo, ¿quién necesita tener 32 GB de memoria RAM hoy en día? Realmente muy pocos usuarios harán uso de tamaña cantidad de memoria, y solo aquellos con PCs de muy alta gama que juegan a todo al máximo o usuarios profesionales o aficionados que utilicen programas de diseño, máquinas virtuales o similares necesitan tal cantidad de memoria.

Memoria RAM

Así pues, la respuesta a todo esto es que la capacidad de la memoria RAM va aumentando según lo requiere el mercado y no según un patrón marcado. Obviamente, los módulos de memoria de 2 GB están totalmente desfasados y en los dos últimos años también están comenzando a desaparecer los de 4 GB por módulo, pero eso no quiere decir que no existan desde hace tiempo módulos de mucha mayor densidad (otra cosa es que su precio permita su inclusión en lo que podemos considerar «normal» en el mercado de consumo), puesto que en realidad nunca ha dejado de aumentar.

La densidad de la VRAM sí que se está disparando

Precisamente por las necesidades del mercado, lo que sí se está disparando y especialmente con las últimas generaciones de tarjetas gráficas de AMD y NVIDIA es la VRAM, la memoria gráfica dedicada. Esto es así porque los juegos son cada vez más complejos y admiten mayores resoluciones, lo que implica una mayor necesidad de poder almacenar datos temporales en la memoria de la propia tarjeta gráfica para un rápido acceso a los mismos en lugar de tener que estar recalculándolos cada vez que se necesita echar mano de ellos.

Capacidad Bus VRAM

No obstante, incluso respecto a la VRAM tampoco estamos viendo patrones definidos porque al igual que la memoria RAM la evolución de su densidad depende de las necesidades del mercado. Hoy en día tenemos en el mercado tarjetas gráficas de gama baja con apenas 2 GB de VRAM, pero también tenemos modelos de muy alta gama con 24 GB, todo depende del segmento de mercado para el que estén orientadas.

Lo que es obvio es que en el segmento gaming, que es el que mayor volumen de tarjetas gráficas mueve, hemos pasado en poco tiempo de tener gráficas de 4 y 8 GB como mucho a modelos que llegaron a 11 GB en la generación pasada, pero ahora cantidades de 10, 20 e incluso más GB de VRAM es lo que vemos normal en la gama alta, y es que como llevamos diciendo todo este artículo, es lo que pide ahora el mercado por culpa (o gracias a) de las resoluciones cada vez más altas que requieren texturas que ocupan mayores espacios en memoria.

¡Sé el primero en comentar!