Portátiles por piezas, ¿sería posible construirnos uno a medida?

Portátiles por piezas, ¿sería posible construirnos uno a medida?

Javier López

Casi por costumbre, estamos habituados a pensar que un ordenador personal puede ser montado por un ensamblador en concreto o por nosotros mismos si tenemos los conocimientos para ello. Pero en la misma línea, damos por sentado que en los portátiles esto no es posible, pero ¿qué hay realmente de verdad en esto? ¿podremos montar un portátil por piezas en el futuro? y ¿por qué no podemos hacerlo actualmente?

La industria es un gigante que da pequeños pasos cada pocos años y que desecha ideas tan rápido como las implementa. En un PC de sobremesa existen una serie de factores determinantes que, desde el punto de vista del montaje, son claves y diferenciadores frente al sector de los portátiles: los estándares.

¿Por qué el sector de los portátiles tiene tan pocos estándares?

RAM-portátil-02

Quizás la pregunta más pertinente sea, antes de comenzar nuestro argumento, ¿por qué son importantes los estándares en la industria? Un estándar define como debe de construirse un componente concreto, define medidas, grosores, funciones varias, anclajes y hasta peso en muchos casos.

La industria de los portátiles siempre ha estado en contra de ellos en lo referente a la construcción de sus sistemas y esto se ve reflejado por otra parte en el precio.

Por norma, ninguna generación de portátiles se parece internamente a la siguiente, no al 100% al menos (hay casos donde se aprovecha varias veces un diseño interno), por lo tanto, esto repercute en un I+D a cada generación de procesadores y tarjetas gráficas, así como pantallas, tipos de teclado o sistemas de refrigeración.

Respondiendo al titular, la industria tiene pocos estándares porque, simple y llanamente, no quiere. Y no desea un mayor número de estándares por un problema clave que sufren: la miniaturización de los componentes. Es un problema que también se presenta en los smartphones, donde cada fabricante diseña su teléfono y realmente hay pocos estándares que lo regulen.

La miniaturización y refrigeración son un grave problema

RAM-portátil-05

Los procesadores, tarjetas gráficas, almacenamiento, pantallas y chips varios no paran de avanzar, pero los límites siempre son los mismos: el tamaño y la temperatura. Un portátil como tal debe ser lo más liviano posible, portable, no consumir demasiado para tener autonomía suficiente en su batería y por supuesto, no calentarse demasiado.

Esta agrupación de ideas y conceptos es lo que choca directamente con los estándares. Si cada generación tiene unos recursos diferentes disponibles, crear un estándar para crear, por ejemplo, placas base, necesita de una serie de parámetros que simplificarían el concepto, pero que por otro lado complicaría la refrigeración de los mismos y con seguridad, aumentaría el grosor y peso del producto.

Esto al mismo tiempo limitaría el diseño de los fabricantes, por lo que las opciones serían mucho menores para los usuarios. Y es que hablamos de equipos que en cuanto a capacidad cúbica no llegan a los 0,5 litros cúbicos, lo cual indica que en los portátiles actuales todo está medido al milímetro para aprovechar cada espacio disponible.

Portátil por piezas, ¿realidad o ficción?

Portátil-03

La industria no se pone de acuerdo porque cuando hablamos de portátiles todos quieren despuntar frente a sus rivales y asumir un estándar puede ser una catástrofe para la misma industria, debido principalmente a las innovaciones que hacen los fabricantes.

Crear estándares para placas base, procesadores, tarjetas gráficas y sistemas de disipación puede dar al traste las ventas si no hay una solución a la altura y a gusto de todos. El usuario quiere que su portátil sea más potente, más fresco, tenga mayor autonomía y pese menos, pensar que dichos usuarios van a optar por la compra de un equipo portátil con alguno de estos puntos en negativo es ser muy optimistas.

Es como pensar que los usuarios vamos a comprar móviles/smartphones con mucho más peso, dimensiones y menor autonomía simplemente porque sean actualizables en mayor o menor medida.

Por lo tanto y sabiendo que la industria va viento en popa en cuanto a ventas y que los años venideros vaticinan precisamente un aumento mayor frente a los ordenadores de sobremesa, ningún fabricante piensa en estándares que permitan un montaje por piezas.

Aquí hay que matizar el concepto «montaje por piezas», ya que no hay que confundirlo con el hecho de que muchos fabricantes ofrezcan la oportunidad de elegir entre un listado de diferentes piezas para nuestro portátil. Pero esto no deja de ser un configurador como tal, no un montaje personalizado con las piezas de cualquier fabricante, hay que tener claro los dos conceptos.

desmontaje portátil

Sobre todo si tenemos en cuenta que eso repercute directamente en sus ingresos, ya que aunque ahorren en I+D, la gran mayoría de componentes no serían suyos sino de terceros y esto equivaldría a rebajar los precios para poder competir, algo que lógicamente no les interesa, ya que compiten precisamente en innovación e I+D actualmente (placas base, refrigeración, teclados, cableado interno y diseño).

La reflexión es clara, como los smartphones, los portátiles no se fabricarán para albergar estándares y con ello piezas que sean sustituibles como un PC de sobremesa.

La personalización, innovación y diseño irán cada vez más unidos hasta formar ecosistemas completos muy similares a lo que tiene actualmente Apple, ya que la competencia y el mercado irán purgando a las marcas con menos ventas, como ya está pasando. Los grandes fabricantes entonces competirán entre ellos, pero tampoco llegarán a acuerdos porque en ese I+D está su seña de identidad.

Portátiles modulares, ¿una opción a tener en cuenta?

Portátil

Los portátiles modulares son una opción que, de momento, no está adquiriendo demasiada fuerza en el mercado. No son portátiles por piezas al uso, sino más bien upgrades que ofrece un fabricante para uno o varios modelos de sus productos, de manera que permite aumentar el rendimiento o adquirir características a base de módulos extraíbles.

Dichos módulos son un estándar dentro de la propia marca y con ello podemos cambiar o actualizar características menores, como unidades lectoras, tarjetas Wi-Fi, baterías y algunos más.

No representan por ahora un sector que esté en auge, quizás por desconocimiento, quizás porque no interese o quizás simplemente porque el usuario prefiere adquirir directamente un equipo nuevo antes que andar actualizando dichos módulos.

En cualquier caso, son una opción intermedia que a algunos usuarios podría serles muy útil.