Cómo llenar o vaciar un sistema de refrigeración líquida custom usando un fill port

La pregunta más básica y al mismo tiempo quizás más desconocida de un sistema de refrigeración líquida custom es precisamente ¿cómo se llena y se vacía sin que se derrame nada? En la actualidad hay componentes muy avanzados para esto, pero aun así y en según qué situaciones, una solución más que práctica es precisamente el uso del llamado fill port. Hoy conoceremos en que se basa y cómo se usa para llenar o vaciar un sistema de refrigeración líquida.

Además del hecho de usarse para llenar o vaciar un sistema, indirectamente el uso del fill port ha estado ligado a otro aspecto mucho más importante que la función en sí misma de introducir o retirar el líquido, donde en no pocos casos tiene otra función extra.

Fill port: un gran desconocido para muchos usuarios

Fill-port-2

Un fill port no es más que un adaptador en forma de racor con rosca hembra en un lado, mientras que por el otro es un racor de paso, también llamados Pass Through. Como ya hemos comentado, su función principal es hacer de extensión del depósito o vaso de expansión para así lograr un llenado o vaciado de forma más cómoda.

Su mecanismo es muy simple: en la parte inferior con rosca hembra se acopla un racor común, normalmente de tubo blando por su flexibilidad. El otro extremo está conectado con el depósito, de manera que si el tubo es suficientemente largo, podemos llenar el depósito y con ello el sistema desde fuera de la torre, sin tener que meter ningún bote o realizar posturas imposibles.

Fill-port-3

Es por decirlo de alguna manera, un tubo de alargue para llenado del sistema, el cual es desmontable una vez que haya realizado su función. Para vaciar el sistema funciona de la misma manera, pero parte de la peculiaridad de tener que mantener el tubo siempre conectado.

Esto lógicamente se hace porque si no el líquido saldría a presión, así que dicho fill port se queda en el sistema esperando a su vaciado una vez que sea instalado.

Otros usos que son muy útiles

Fill-port-chasis

Aparte de estas dos funciones, los fill port incluyen dos aspectos más que debemos tener en cuenta. El primero es que unido al uso de una «T» evitan que tengamos un depósito en el sistema. Es decir, usamos el fill port como depósito para llenar el loop y una vez que lo esté se retira y se coloca un tapón común (algo imposible si la T está en la posición baja o más baja del circuito).

Esto es una técnica muy empleada por el simple hecho de que ganamos rendimiento al prescindir del depósito, ya que este es la parte con mayor restricción el circuito.

En segundo lugar, tenemos una opción también muy usada por los más hábiles, y no es más que usar el fill port como Pass Through en el chasis, dejándolo fijo y accesible desde el exterior. Esto nos garantiza que, siendo la parte más alta del circuito (si no no funciona) podamos llenar nuestro sistema sin tener que abrir siquiera la torre.

ek-af-fillport_nickel-2_800

Esto no nos da una ventaja como tal a no ser que usemos de nuevo el fill port a modo de depósito, donde entonces debe permanecer fijo en el loop y en ese caso sí obtendríamos todas las ventajas de este racor tan particular.

Al final, todo se basa en el planteamiento que queramos sobre la refrigeración líquida, su uso y la comodidad que nos supone comprar un fill port para realizar las tareas arriba mencionadas. En general está en desuso, pero algunos chasis siguen teniendo las aberturas necesarias para su instalación, aunque normalmente están en la parte trasera del mismo y no en el techo en sí.

Esto hace un poco complicado que no se derrame ni una gota, aunque al estar fuera de la torre tampoco habría problema, siempre que tras el fill port haya una caída, es decir, que el tubo no esté horizontal. En estos casos casi sería más recomendable un pass through por su menor grosor total con su correspondiente tapón, pero esto ya es cuestión de gustos realmente.