¿Quieres pintar la caja de tu PC, pero no sabes cómo? Sigue estos pasos

¿Quieres pintar la caja de tu PC, pero no sabes cómo? Sigue estos pasos

Javier López

En la actualidad, los usuarios cambian cada vez más rápido de gustos en cuanto a estética de los productos se refiere. La gran variedad de los mismos incita a dicho cambio, pero en ciertas ocasiones estamos tan contentos con nuestro hardware que si el fabricante no se adapta a los colores que queremos tener, ciertos usuarios optan por pintarlos. Este es el caso de muchas cajas de PC, ¿qué debemos saber para poder pintar la caja de nuestro PC?

Pintar un chasis de PC requiere dos aspectos básicos que debemos tener en cuenta para hacerlo correctamente. El primero es un desmontaje completo y pieza por pieza de la caja, algo fundamental para conseguir un acabado correcto y así poder cubrir hasta el último rincón.

El segundo requiere de dos puntos clave: un buen equipo de pintura y una técnica depurada así como conocimientos del proceso y necesidades de cada material.

La opción de mejor acabado siempre será llevarlo a algún taller de pintura, donde suelen tener zonas específicas para este tipo de productos con pistolas de grano fino y pinturas específicas para metales y plásticos diversos. Pero si lo que buscamos es un acabado muy bueno por poco dinero y hacerlo nosotros mismos, sigue leyendo y te explicaremos cómo.

La baja presión y la imprimación, claves para lograr el mejor acabado

Muchas veces no todo es tener buenos materiales y buena técnica, sino cómo se utilizan ambas cosas. Por este motivo es imprescindible tomar ciertas precauciones a la hora de pintar la caja de un PC.

Chasis-PC-pintado

Antes de comenzar siquiera a plantearse la idea o el color que queremos darle a nuestro chasis, hay que tener en cuenta los materiales que posee y las zonas donde los incluye. No es lo mismo pintar en plástico que en metal y por supuesto, el acabado en seco de ambos dista mucho entre ellos.

Teniendo esto en cuenta, vamos a recomendaros una marca profesional de sprays que además es española y un filón en el mundo del grafiti profesional desde hace más de 20 años. Dicha marca es Montana Colors, con sede en Barcelona y sus productos son fáciles de encontrar en cualquier tienda especializada casi en cualquier parte del mundo.

De la cantidad de gamas que tiene la marca nos vamos a centrar en ciertos productos o gamas, ya que dependiendo de los materiales haremos usos de unos u otros. Antes de pintar hemos de imprimar las superficies a tratar, para lo cual se necesitan dos tipos de sprays específicos:

El primero está indicado para metales, incluidos aquellos que han sido pulidos como el aluminio, por lo que tendremos que aplicar una capa uniforme a cada pieza metálica que tengamos. Seca en 10 minutos, protege contra la corrosión, se puede volver a pintar a las 2 horas y se adhiere sin problemas.

La imprimación para plásticos hace lo propio, aunque por el tipo de material al que tiene que adherirse seca algo más tarde. No presenta problemas con el Polipropileno, tiene buena elasticidad y agarrará en casi todos los tipos de plástico del mercado.

Igualmente, al haber tantos, es aconsejable realizar una prueba previa en alguna parte que no esté a la vista.

Montana serie 93 o serie 94

La serie 93 todavía se está vendiendo, pero está siendo sustituida por la serie 94, la cual llega con una paleta de colores de hasta 216 diferentes. Tiene varias propiedades que hay que tener en cuenta:

  • Son sprays profesionales de baja presión.
  • Su acabado en cualquier color es mate.
  • Es una pintura sintética.

¿Por qué son recomendados para pintar una caja de PC? Precisamente por ser sprays de baja presión. Este tipo de sprays pintan con la cantidad justa de pintura y tienen además una válvula muy suave, por lo que son fáciles de usar y su acabado es profesional a poco que depuremos la técnica de pintado.

Además, seca en minutos y tras 24 horas la capa aplicada se endurece aumentando la resistencia, que unido a la imprimación previa que le hemos dado a cada pieza, soportarán golpes y ralladuras de mucha mejor manera que la pintura original al horno de los fabricantes.

Tras la capa de pintura, podremos seleccionar si así lo creemos conveniente, uno de los barnices de la marca, donde presentan diferentes acabados, que partiendo del hecho de una pintura mate como la de la gama 93 o 94, no conseguiremos un brillo si es lo que buscamos.

Para conseguir un color con brillo debemos recurrir a otra gama como es la llamada Hardcore. Estos son spray de alta presión y acabado brillo, por lo que son recomendables para los usuarios ya expertos con spray y con una técnica depurada, sobre todo en cuanto a distancia y presión con el spray se refiere.

Uso de distintas «Caps»

Si somos realmente perfeccionistas o si vamos a pintar piezas de gran tamaño como ventanas o techos de amplias dimensiones, hemos de pensar en sustituir las Caps (boquillas) por otras de distintos trazos. El acabado final de una pieza de gran tamaño viene impulsado por estas Caps, ya que, por ejemplo, con un trazo fino una ventana de PC para una mid tower requerirá al menos 12 pasadas verticales, por lo que el riesgo de que se aprecien los saltos de pintura es mucho mayor.

Una boquilla o cap de trazo amplio y baja presión nos hará dar entre 3 o 4 pasadas únicamente, ya que el área de dispersión de la pintura es mucho mayor. Además, esto incita a que la capa de pintura en sus perfiles sea menor, por lo que la capa que le siga quedará más uniforme y al secarse quedará perfecta incluso a tras luz.

Ya lo has visto, si quieres pintar la caja de tu PC ahora ya sabes cómo empezar y por dónde. No obstante, reiteramos la recomendación inicial, y es que si no tienes un lugar adecuado para hacerlo, mucho tiempo y el equipamiento necesario, lo mejor es que lo lleves a un taller de pintura porque al final vas a ahorrar mucho tiempo (aunque no dinero) y los resultados van a ser mejores.