¿Se pierden los datos de tus discos duros si no los enciendes?

A diferencia de la memoria volátil (como la RAM), los discos duros almacenan la información de forma física de manera que aunque los dejemos sin corriente, los datos no se pierden. Sin embargo, esto no significa que puedan almacenar datos de manera perenne, y de hecho si tienes un disco duro guardado en un cajón durante demasiado tiempo, potencialmente terminará perdiendo los datos que contiene.

La garantía habitual para un disco duro es de 5 años; ese número supone un uso regular del dispositivo, y si lo utilizas solo esporádicamente, lejos de interferencias electromagnéticas y a una temperatura ambiente y condiciones de humedad ideales probablemente te pueda durar muchos más años. Pero, ¿y si no conectas nunca el disco duro a la corriente eléctrica? ¿Los datos seguirán ahí si conectas un disco duro dentro de, digamos, 20 años?

Los datos de tu disco duro tienen fecha de caducidad

La capacidad de los dispositivos de almacenamiento de retener intactos los datos que contienen se conoce como tasa de retención de datos. La tasa real para los dispositivos que no tienen alimentación y no experimentan actualizaciones de sus datos (al no tener alimentación, valga la redundancia) depende en gran medida de las condiciones ambientales en las que se almacenan, siendo las condiciones ideales un ambiente fresco y seco y en el que la temperatura se mantiene constante en 25ºC.

Datos disco duro

En estas condiciones ideales, se prevé que un disco duro puede conservar sus datos durante un periodo de entre 10 y 20 años. Esto es así por diferentes condiciones:

  • Deterioro del campo magnético: como sabéis los discos duros tradicionales utilizan un campo magnético, el cual va perdiendo poco a poco su intensidad con una cadencia de un 1% por año aproximadamente. Así, tras 69 años el campo magnético de un disco duro se habrá reducido a la mitad, pero no hace falta llegar a eso para que se produzca corrupción de los datos almacenados, además de la pérdida de las marcas de seguimiento y el índice de archivos del disco (es lo que le dice al cabezal dónde comienza y dónde termina cada sector).
  • Corrupción del campo magnético: los campos magnéticos externos a los del propio disco duro pueden afectar negativamente a los datos almacenados al alterar la carga en una o más localizaciones. La disrupción magnética puede ser causada por imanes, motores de alta potencia o incluso por tormentas eléctricas. Igualmente, los usuarios solemos almacenar los discos duros juntos, unos encima de otros, y esto es malo porque aunque sea levemente, el campo de uno interfiere en el otro.
  • Condiciones ambientales: los rangos de humedad y temperatura de los discos duros difieren según el fabricante. Por ejemplo, Western Digital recomienda almacenar sus discos duros a una temperatura de entre 12 y 32ºC. Las temperaturas demasiado altas o demasiado bajas también pueden acelerar el proceso de degradación de los datos del disco duro, demasiada humedad puede hacer que los cabezales se deformen o que el eje y el motor se desalineen.

Entonces, ¿es bueno conectar los discos duros de vez en cuando?

Definitivamente sí, y es lo que en la industria se conoce como «ejercitar el disco». Es recomendable conectar el disco duro de vez en cuando (ya sea un disco interno o USB), digamos una vez cada dos años como mínimo, ya que esto reducirá el deterioro de los datos almacenados. De hecho, es recomendable hacerle un «refresco» a todo el disco duro; esto es crear una imagen del disco, formatearlo y volver a cargar la imagen en su interior, lo cual servirá para reescribir todos los datos y sus índices con el objetivo de asegurarnos de que siguen estando bien.

Refrescar datos disco duro

En todo caso, aunque no hagas un refresco completo del disco duro siempre es recomendable conectarlo y dejarlo encendido durante unas horas cada cierto tiempo, porque como mínimo cuando lo conectes se leerá el índice. También puedes hacerle un CHKDSK a la unidad para cerciorarte de que todos los datos están correctos.

6 Comentarios