Si tu APU AMD Ryzen consume mucha RAM, así puedes asignarle menos

Las APUs AMD Ryzen han demostrado ser sumamente potentes y eficientes, válidas incluso para poder ejecutar algunos juegos sencillos. Sin embargo, al no contar con VRAM dedicada reservan parte de la memoria RAM del sistema para sus quehaceres, dejando en ocasiones una cantidad insuficiente para el resto del sistema. En este artículo te vamos a enseñar cómo puedes reducir el consumo de RAM de tu APU de AMD y así dejar más recursos para el resto del sistema.

Debes tener en cuenta que al reducir la cantidad de memoria RAM reservada para la iGPU de la APU, estarás potencialmente reduciendo su rendimiento ya que tendrá menos memoria reservada en la que apoyarse. Sin embargo, si tienes una APU pero también una gráfica dedicada (algo frecuente especialmente en portátiles) entonces no te interesa que la APU esté reservando memoria RAM porque ya tienes una gráfica dedicada para ello, así que este tutorial te resultará tremendamente útil.

El consumo de RAM con una APU AMD Ryzen

Cuando tienes una APU, irremediablemente parte de la memoria RAM del sistema quedará reservada para su uso, lo que significa que la cantidad efectiva de memoria del PC se verá mermada. En un PC de sobremesa con 16 GB de RAM esto seguramente no suponga demasiado problema, pero si tienes un ordenador portátil con tan solo 8 GB, que la iGPU consuma algo más de 2 GB sí que puede suponer un problema, ya que dejará algo menos de 6 GB para todo lo demás.

RAM Reservada APU

Lamentablemente no hay una forma directa de modificar la cantidad de RAM que el sistema reserva para la gráfica integrada en la APU, pero no por ello es algo que no podamos modificar; simplemente es un poco más laborioso, aunque como verás a continuación tampoco es algo complicado.

Cómo reducir la RAM que consumen las APUs

Debes tener en cuenta que el procedimiento que te vamos a contar a continuación puede diferir dependiendo del modelo y marca de tu placa base, y muy especialmente en ordenadores portátiles podrías verte en la tesitura de que no encuentras esta opción (no es frecuente, pero en algunos fabricantes han decidido eliminarla). En nuestro ejemplo, se utiliza una ordenador de sobremesa con una placa base de ASRock y una APU AMD Ryzen 3 2200G con gráficos Vega.

Lo primero que debes hacer es reiniciar el equipo y acceder a la BIOS de la manera habitual.

BIOS APU

La opción que buscamos se encontrará en las Opciones Avanzadas (Advanced) -> Onboard Devices Configuration, y se llama «UMA Frame buffer Size».

UMA Frame Buffer

Aquí es donde podremos seleccionar cuánta memoria RAM queremos asignarle por hardware a la gráfica integrada. Obviamente, si tienes una gráfica dedicada en tu sistema, sea sobremesa o portátil, te interesa asignar cuanta menos memoria RAM te permita, aunque si la gráfica que estás utilizando es la integrada no te recomendamos asignarle menos de 256 MB incluso aunque no utilices el PC para jugar, ya que con que tengas una pantalla Full HD y quieras reproducir un vídeo ya estarás gastando esta cantidad de memoria.

Buffer UMA

Una vez hecha esta modificación, tan solo tendrás que guardar los cambios en la BIOS y reiniciar el equipo. Este parámetro viene configurado por defecto en «Auto», y se asigna el máximo (2048 MB de RAM, que Windows interpreta como 2,1 GB), pero tras haberlo configurado a 256 MB, Windows detecta que tiene 327 MB reservados por hardware (por qué Windows detecta que la cantidad asignada es más, no podemos decirlo) como podéis ver en la imagen siguiente.

Hardware reserved

De esta manera habremos reducido considerablemente la cantidad de memoria RAM que consume la APU AMD Ryzen (para Intel funciona más o menos igual y el procedimiento es el mismo, en realidad), dejando más cantidad para el resto de programas. Eso sí, como hemos advertido al inicio, debes tener en cuenta que esto puede reducir el desempeño del equipo en actividades que requieran del uso de la potencia gráfica del equipo, especialmente en juegos.