Limpia los filtros anti polvo de tu caja de forma fácil y rápida

Limpia los filtros anti polvo de tu caja de forma fácil y rápida

Rodrigo Alonso

La limpieza del PC es una parte fundamental de su mantenimiento, y hacerlo de manera periódica favorecerá el flujo de aire interno y el buen funcionamiento de todos los componentes. Hoy os vamos a enseñar cómo limpiar los filtros anti polvo de la caja del PC, sean o no extraíbles desde fuera, para que sepáis cuál es la mejor manera de limpiarlos sin estropear nada y de una manera fácil y rápida.

No uses aire comprimido

Mucha gente piensa que limpiar el PC por dentro es cuestión de darle con un spray de aire comprimido y ya está, pero nada más lejos de la realidad. Cuando se limpia con aire comprimido, lo que hacemos es mover la suciedad de un sitio a otro, y solo lo más «gordo», pero no terminamos de limpiar completamente todo y siempre quedan restos. Además, correremos el riesgo de dañar algo por la presión del aire, empezando por desconectar cables y terminando por hacer que el hollín pueda entrar por debajo del disipador del chipset, por ejemplo.

Suciedad en un disipador de CPU

 

Con los filtros anti polvo pasa lo mismo: podemos darles con un spray de aire comprimido pero lo que haremos es mover la suciedad de un sitio otro y no lo dejaremos limpio realmente.

Si los filtros anti polvo son extraíbles, mételos bajo el grifo

Literalmente. Los filtros anti polvo siempre son o bien de plástico (en la mayoría de los casos) o bien metálicos. En ambos casos, si son extraíbles y podemos sacarlos con facilidad lo mejor es meterlos bajo el grifo o ducha, con agua a buena presión y a ser posible templada, recorriendo toda la superficie de los filtros y haciéndolo por las dos caras. Al mismo tiempo, si es posible podremos frotarlos con una esponja suave (nada de estropajos) para asegurarnos de que quedan impecables.

Limpiar filtros anti polvo

Una vez limpios, es importante secarlos bien antes de instalarlos de nuevo en la caja. Para ello, lo mejor es dejarlos en una toalla totalmente cubiertos, y a ser posible ir presionándolos y frotando para que se sequen antes. Especialmente en filtros anti polvo que sean metálicos es imperativo secarlos cuanto antes para evitar que se puedan oxidar.

 

Secar filtros anti polvo

Una vez que estemos seguros de que están completamente secos, podemos proceder a volver a instalarlos en la caja.

Si los filtros anti polvo no son extraíbles, usa la aspiradora

Antes os decíamos que no utilizarais aire comprimido para limpiar los filtros anti polvo del PC porque lo único que conseguiríais es cambiar la suciedad de sitio, pero una aspiradora hace justo lo contrario ya que no expulsa aire sino que lo absorbe. Por lo tanto, en aquellos filtros anti polvo que no se puedan extraer de la caja del PC, una buena técnica es darles con la aspiradora, con el accesorio que reduzca la boca de la misma lo máximo posible (es decir, no vayáis a pasarle la aspiradora al filtro con la herramienta ancha para suelos) y si tiene, con cerdas para extraer mejor la suciedad del filtro.

Si no tiene cerdas el accesorio, podéis usar una brocha para quitar el polvo y que la aspiradora se lo lleve.

Después de haberlos limpiado con éste método, es ideal pasar un trapo seco y limpio para retirar posibles restos de polvo que hayan quedado en ambos lados. De hecho, no se te ocurra pasarle un trapo seco a un filtro anti polvo que esté sucio, o levantarás una nube de polvo de grandes proporciones… se hace solo una vez limpiado con aspirador y brocha.

Evidentemente, con este segundo método no quedará igual de bien que metiéndolo bajo el grifo, que es como garantizamos una limpieza absoluta del filtro, pero quedará de la mejor manera posible sin tener que arriesgar la integridad de ningún componente.

Como último recurso… a la bañera

No, no estamos exagerando. Hemos visto casos de una caja tan sumamente sucia que era absurdo lavar los filtros anti polvo porque tras dos años estando en el suelo (donde coge más polvo que en ninguna otra parte) y con mascotas en casa, era tal la suciedad que los ventiladores estaban literalmente bloqueados, ya ni giraban de los pelos que tenían atorados.

En un caso tan extremo, más que lavar los filtros anti polvo lo que hizo el dueño fue desmontar todo el hardware en su interior, incluyendo los ventiladores, y meter la caja del PC con los filtros anti polvo directamente a la bañera y darles una buena «ducha».