¿Sin tinta en tu impresora láser? Así puedes cambiar el tóner

¿Sin tinta en tu impresora láser? Así puedes cambiar el tóner

Rodrigo Alonso

Como en todos los productos que se gastan con el uso, si tienes una impresora láser llegará un momento en el que ya no imprima o lo haga en gris en lugar de en negro, momento en el que sabrás que tienes que cambiar el tóner. En este tutorial vamos a guiarte en el proceso para que puedas cambiar el tóner por uno nuevo tú mismo.

A diferencia de las impresoras de chorro de tinta (Inkjet), las impresoras láser utilizan tóners en lugar de cartuchos de tinta. En el interior de los tóner en realidad no hay tinta, sino un polvo que contiene diferentes sustancias como resinas termoplásticas y óxido de hierro. No obstante, cambiar el tóner es casi tan sencillo como cambiar los cartuchos de tinta, pues el método tan solo consiste en quitar uno y poner otro. Vamos a verlo.

Cómo cambiar el tóner de la impresora

El primer paso que debes hacer es preparar el nuevo tóner que debes haber comprado previamente, específico para tu modelo de impresora. Sácalo de su embalaje con cuidado, y retira todos los precintos.

Retirar los precintos del nuevo tóner

La inmensa mayoría de tóners para impresora, incluso los que no son originales, tienen unos precintos de plástico que hay que retirar previamente antes de instalarlo, y normalmente son de un color chillón para llamar la atención (por ejemplo, si el tóner es negro, suelen ser naranjas para que destaque). Además, suelen tener forma de anilla para que sepamos que basta con meter el dedo y tirar.

Toner nuevos para cambiar

En la imagen de arriba podéis ver que estos tóner compatibles tienen dos precintos: uno por debajo, con una plancha naranja, y otro en el sensor, también naranja y con forma de anilla. Tira suavemente pero sin miedo de ellos para retirarlos.

Saca el tóner antiguo

Una vez que tenemos preparado el nuevo tóner, debemos quitar el viejo y gastado (hablamos en singular, pero el proceso es el mismo para todos los tóner que tenga tu impresora. Si es solo en blanco y negro habrá un único tóner, pero si es a color tendrá cuatro en total, el negro, el rojo, el amarillo y el azul).

No importa si la impresora está apagada o encendida en este paso.

Para ello primero que debes hacer es abrir el compartimento para el tóner de la impresora. La forma de hacerlo depende de la marca y el modelo, pero generalmente se hace simplemente abriendo una tapa, que puede abrirse simplemente tirando de ella o pulsando un botón que la libera. Nada más hacerlo ya deberíamos ver el tóner, el cual tiene una especie de asa para tirar de él.

Cambiar tóner de impresora láser

En la mayoría de impresoras domésticas, simplemente con tirar del tóner ya lo podremos sacar, pero hay algunos modelos más avanzados (especialmente en impresoras multifunción) que el tóner va enganchado en el fusor. En este caso, verás que hay una pestaña, generalmente de color azul o verde claro, que tendremos que activar para que salga solo el tóner y no el tóner mas el fusor.

Podéis ver esta pestaña en la imagen de abajo, ubicada en la parte izquierda del tóner.

Una vez que sacamos el tóner viejo, lo ideal es aprovechar el embalaje del nuevo para guardarlo dentro. Hazlo con cuidado para que no suelte polvo, o que suelte la menor cantidad de polvo posible. No es tóxico, pero mejor prevenir que curar, y además así evitaremos tener que limpiar después.

Este tóner viejo y su embalaje deberías llevarlo a un punto limpio para su tratamiento y reciclaje. No lo tires a la basura convencional.

Cambia el tóner por el nuevo

Ahora que ya tenemos el tóner viejo fuera de la impresora y el nuevo preparado, tan solo tenemos que insertarlo en la misma posición en la que estaba el antiguo. Fíjate que todas las impresoras tienen unos raíles en los laterales donde se instala el tóner, y los tóner tienen o unas líneas o unos redondeles para deslizarse por dichos raíles.

Debe entrar suavemente, simplemente colócalo sobre los raíles y tiene que encajar perfectamente y sin esfuerzo. Si no lo hace, posiblemente te hayas olvidado de quitar uno de los precintos.

Instalar un nuevo tóner

Una vez que el tóner esté ya instalado en la impresora, cierra la tapa y ya estará todo listo para funcionar. Nada más cerrar la tapa, de hecho, verás que la impresora empieza a funcionar (si no la apagaste previamente) y a hacer un auto chequeo para comprobar que todo está correctamente.