Monta tu próximo sistema Home Theater sin gastarte un dineral

Monta tu próximo sistema Home Theater sin gastarte un dineral

Juan Diego de Usera

La mayoría de usuarios piensan que tener un sistema Home Theater en casa es algo que va a ser muy caro, por lo que no se plantean la compra de uno de ellos. Pero, la realidad es que, si escogemos bien los componentes de nuestro sistema, podemos acabar con uno que dará perfectamente el pego y que nos aportará muchas horas de diversión visual y acústica, pero sin que nos tengamos que gastar un dineral en él. En este artículo os daremos varios consejos para lograr montar un Home Theater barato.

Planea bien lo que necesitas comprar para montar tu Home Theater barato

Un sistema Home Theater está compuesto por una serie de componentes:

  • El emisor.
  • Un decodificador.
  • El conjunto de altavoces.
  • Y una pantalla.

Esa sería la configuración más básica de aquello que deberemos de tener en nuestra habitación para poder usar un equipo Home Theater. A partir de aquí, podréis ir añadiendo extras, como aislamiento acústico para las paredes, cortinas muy gruesas que no permitan pasar la luz del exterior o incluso butacas similares a las que podamos encontrar en una sala de cine actual, si buscamos crear una experiencia lo más similar a la que tendríamos en una de éstas.

No compréis todo a la vez

La mejor manera de montarse un sistema Home Theater para vuestra casa (y la más lógica) es ir comprando los componentes poco a poco, según el grado de uso que les vayáis a dar a diario. Por ejemplo, si creéis que vais a usar una televisión en lugar de un proyector y una pantalla para este, lo normal sería comprar la televisión antes que nada dado que, con toda probabilidad, es algo que vais a usar a diario.

Además, si espaciáis las compras en el tiempo, es muy posible que consigáis beneficiaros de alguna oferta o periodos de rebajas en electrónica, que os ayuden a ahorrar un buen dinero a la hora de montar el sistema en vuestra casa. Como dicen los italianos «Piano, piano si va lontano» (despacio, despacio se llega lejos).

Si vais a comprar una televisión, lo ideal es que comprarais un modelo que tuviera una resolución 4K y dispusiera de tecnología HDR. A este respecto, la suerte es que hoy en día este tipo de televisiones se pueden conseguir a precios bastante razonables (hay bastantes modelos dentro del rango de 300 y 400 euros).

Sin embargo, que sea un modelo con Smart TV o no no es algo que os debiera de preocupar en exceso, dado que es muy probable que la fuente de imagen y sonido que empleéis también tenga ya estas capacidades incorporadas. Ya sea este un lector de Blu-Ray o un antiguo PC que hayáis reaprovechado para realizar esta tarea.

Un proyector parece una buena idea hasta que empiezas a sumarle costes

Aunque a todos los que nos encanta el cine, nos encantaría tener un proyector para nuestro sistema Home Theater, la realidad es que, cuando comenzamos a sumar los gatos que estos representan, la idea ya deja de ser tan buena.

Por ejemplo, praa poder usar bien un proyector necesitamos una pantalla donde proyectar la imagen, que debemos de comprar. Pero también necesitaremos una habitación en la que podamos anular por completo cualquier fuente de luz que provenga del exterior, lo que implica comprar cortinas muy gruesas con las que tapar ventanas y puertas. ¿Que por qué es necesario hacer esto? Porque los proyectores necesitan que no haya luz ambiente para que la calidad de su imagen sea la adecuada, dado que se basan en la luz que se refleja de la pantalla de proyección.

A todo esto, habrían que sumarle el hecho que los proyectores que son capaces de representar imagen en resolución 4K y con HDR son considerablemente más caros que las televisiones y, al fin y al cabo, lo que estamos intentando hacer es crear un sistema Home Theater barato.

Reutilizar un viejo PC puede ser una buena idea

Si el uso que le vais a dar al Home Theater es, principalmente, para ver películas, series y escuchar música, una buena idea que deberíais de considera es utilizar como fuente de todo ello un antiguo PC que tengáis por casa. Las tarjetas gráficas, tanto integradas como dedicadas, hace ya muchos años que son capaces de decodificar archivos a resolución 4K sin demasiados problemas a la hora de hacerlo. E igualmente, utilizando programas como Plex o Kodi, podremos crear nuestras propias bibliotecas de películas y música, aparte de poder usar otras plataformas como Netflix o Amazon Prime Video.

De hecho, con este método y con un buen teclado inalámbrico con touchpad incorporado, podremos disfrutar de una experiencia estupenda de cine en casa sin desembolsar mucho dinero en la compra de un TV Box (aunque tampoco es que estos sean especialmente caros, para ser sinceros).

No necesitamos los altavoces más caros para disfrutar de nuestro Home Theater barato

La clave a la hora de disfrutar de un sistema Home Theater está, no tanto en la elección de los altavoces, sino en cómo los situamos en nuestra habitación, para lograr el máximo impacto del sonido envolvente que dan las películas y las series. Por consiguiente, para montar un sistema Home Theater barato, podemos empezar comprando unos altavoces 5.1 baratos y, sobre todo, colocándolos todos a nuestro alrededor de la manera correcta.

Por otro lado, no siempre es verdad para los altavoces que «cuanto más grande, mejor». Es necesario ser conscientes del tamaño de la habitación donde vamos a instalar el Home Theater. Por ejemplo, si lo vamos a instalar en una habitación pequeña, unos altavoces muy potentes pueden hacer que se pierda la definición de su sonido, de manera que no seremos capaces de enterarnos de lo que está sucediendo en la pantalla.

De un sistema Home Theater, aunque queramos que salga lo más barato posible, si hay un elemento en el que no deberemos de escatimar gastos, es en el decodificador. Y es que es este elemento el más importante de todo nuestro sistema de sonido y vídeo. Un buen decodificador de sonido es capaz de crear ambientes sonoros que os van a hacer disfrutar de la experiencia de tener un sistema de estas características en vuestra casa.

Por tanto, no escatiméis el dinero en uno de ellos. A ser posible, es conveniente que venga, de serie, con el máximo de funciones disponibles para sus usuarios, como la tarjeta inalámbrica de Bluetooth o numerosas entradas HDMI, para que podamos conectar varias fuentes de audio y vídeo a la vez (como una consola, por ejemplo).