¿Merece la pena invertir en un monitor OLED para un PC gaming?

¿Merece la pena invertir en un monitor OLED para un PC gaming?

Ángel Aller

Los paneles OLED son famosos por su gran calidad de imagen, así que muchos se preguntan si son buenos para gaming. Sus pros y contras nos ayudarán a elegir. La idea de comprar un monitor OLED cobra mucho sentido tras los avances que se han ido produciendo en esta tecnología. Valoraremos minuciosamente si merece la pena comprar un monitor OLED o no.

Lógicamente, tenemos que contraponer la tecnología OLED con sus rivales para conocer cuál es la mejor opción. Aquí es donde aparecen los paneles IPS, TN o VA, que son los más usados en gaming. Los paneles OLED son conocidos por sus negros puros, pero la mala fama de los quemados pesa contra ellos.

Paneles OLED

monitores gaming OLED merecen la pena

En primer lugar, estaría bien conocer qué son los paneles OLED o cómo funcionan. Las siglas OLED se desglosan como Organic Light-Emitting Diode, que vienen a ser LED orgánicos. Estos paneles se diferencian del resto en que cada píxel tiene un LED que se ilumina de forma independiente, dando igual el color que sea.

En un panel LED corriente, tenemos una matriz de luces LED que se iluminan en blanco. Aquí está la explicación de que un panel OLED produzca un negro puro: si el LED tiene que reproducir el color negro, no se enciende. Sin embargo, los LEDs que tengan que reproducir, por ejemplo, el color amarillo sí se iluminarán.

Estos paneles han cargado con una losa llamada «quemados» desde su lanzamiento. Al parecer, los elementos gráficos permanentes (logo de cadenas de televisión, HUD en videojuegos, mensajes, banners, etc.) no son amigos de estos paneles. En un principio, si jugábamos a un videojuego durante horas, el HUD (la vida, las balas que nos quedan, el radar, etc.) se quedaba impregnado en la pantalla. De esta forma, poníamos la TV y seguíamos viendo un pequeño rastro de ese HUD, quedándose de forma permanente. LG, fabricante que desarrolló esta tecnología desde el principio, fue duramente criticada por ello.

Dicho esto, los paneles OLED se han ido mejorando. Es más difícil «quemar» un panel de este tipo con un uso como el que hemos comentado. Las mismas televisiones incorporan tecnologías de refresco para prevenir estas anomalías. Por este motivo, surge la opción de comprar monitores OLED gaming.

El quid de la cuestión reside en la vida útil del panel OLED: duran menos porque utiliza materiales orgánicos. Lógicamente, tienen una vida útil larga, pero ésta es menor que la de sus rivales. Aunque hay muchos factores que entran en juego, la vida útil de un panel OLED suele estar entre 10 o 20 años.

En conclusión, son los paneles que mejor calidad de imagen ofrecen y menos consumen.

Lo que necesita un monitor OLED gaming

El gaming es un sector muy específico que requiere de ciertas prestaciones en los monitores. A bote pronto, nos vienen a la cabeza características como «tasa o frecuencia de refresco», «tiempo de respuesta», «G-Sync o AMD FreeSync».

Tasa de refresco

tasa frecuencia refresco

Lo primero que los usuarios valoran es la tasa de refresco. Ésta se mide en hercios (Hertz en inglés, expresado en «Hz») y consiste en medir las veces que se actualiza la pantalla en un mismo segundo. Entended que la imagen que vemos en una pantalla no es fija, sino que está siempre parpadeando, pero a una velocidad tan rápida que el ojo humano no lo detecta. Una buena tasa de refresco sería a partir de 144 Hz, pudiendo ver monitores que tienen más de 240 Hz. En conclusión, un monitor OLED gaming con 144 Hz es un gran comienzo.

Tiempo de respuesta

tiempo respuesta

En segundo lugar, tenemos el tiempo de respuesta. El tiempo de respuesta se expresa en ms (milisegundos) y su fin es medir lo rápido que un píxel cambia de blanco a negro y viceversa. Cuando jugamos es muy importante tener un tiempo de respuesta de 1 ms para no ver estelas que empobrezcan la experiencia gaming. Los monitores genéricos vienen con un tiempo de respuesta de 5 ms, lo que ocasiona estelas en enemigos que aparecen al doblar la esquina, etc. Por tanto, con 1 ms o menos vamos genial.

G-Sync y FreeSync

OLED G-Sync

Otra característica importante, son las tecnologías G-Sync o AMD FreeSync son claves para rubricar una experiencia gaming de alto nivel. Ambas tecnologías surgen para eliminar los problemas de stuttering, flickering y tearing. Podríamos resumir estos 3 fenómenos visuales en lo siguiente:

  • Stuttering. Viene a ser una caída espontánea de FPS porque no podemos jugar al videojuego a ciertos FPS. Es un fenómeno que se produce por diversos factores: poca memoria RAM o VRAM, sobrecalentamiento, poca potencia CPU, cuello de botella o drivers desactualizados.
  • Flickering. Consiste en un cambio de luz que se produce en pantallas con retroiluminación LED. Los monitores con muchos hercios no suelen tener este problema. El flickering se convierte en un problema cuando afecta a nuestra salud, generando fatiga ocular o dolores de cabeza.
  • Tearing. Podemos definir tearing como una distorsión gráfica que vemos en la pantalla, causando una asimetría en la proyección de la imagen (efecto de corte horizontal). Se produce porque la tarjeta gráfica no puede mantener los FPS sincronizados con los hercios del monitor. Para paliar esta anomalía surgen FreeSync y G-Sync u opciones como activar la sincronización vertical en los videojuegos o Triple buffering.

Los monitores OLED suelen incorporar la tecnología G-Sync de NVIDIA. Ésta permite sincronizar los FPS que la GPU puede generar con los hercios del monitor. De esta manera, evitamos el tearing y el stuttering ¿Cuál es el problema de la tecnología G-Sync? Su precio elevado, encareciendo bastante al monitor. Los últimos paneles OLED están incorporando la tecnología G-Sync

Pros de los monitores OLED gaming

Encontramos varios aspectos muy positivos en los monitores que incorporan esta tecnología. Prestad atención a todos los pros porque merece la pena tenerlos en cuenta.

Calidad de imagen superlativa

calidad imagen OLED gaming

En lo referente a la calidad de imagen de los OLED, es casi imposible encontrar algo que se le parezca. Son los únicos paneles del mercado que nos ofrecen negros puros, un buenísimo contraste y una fidelidad de colores brutal.

Sin duda, es la mejor calidad de imagen del mercado.

Muchas pulgadas y resolución

OLED gaming pros contras

Los monitores OLED gaming nos ofrecen soluciones para todas las necesidades: de menos a más pulgadas. Podemos encontrar formatos bastante grandes que cubren necesidades más exigentes, cosa que no pasa en los demás paneles.

Por otro lado, la resolución de un panel OLED es 4K, lo que ofrece una opción de futuro redonda. No sólo eso, también hay opciones que soportan una resolución 8K.

Consumo reducido

El consumo es un aspecto a tener en cuenta porque vamos a tener el monitor mucho tiempo encendido. Afortunadamente, los paneles OLED son realmente eficientes porque no requieren de retroiluminaciónbacklight.

De este modo, son monitores más eficientes que los IPS, VA o TN, generalmente.

Paneles mucho más delgados

grosor TV OLED

Las dimensiones de los monitores es un punto a valorar en todo escritorio: queremos que ocupen el menor espacio posible. En este sentido, los paneles OLED son muy delgados. No sólo es un punto positivo en cuanto a la reducción de tamaño, sino también a nivel estético.

Con un monitor OLED gaming, tu setup lucirá de lujo.

Tiempo de respuesta muy bajo

Sin duda, es un punto a su favor. La experiencia gaming exige que el panel tenga un tiempo de respuesta bajo, preferiblemente de 1 ms o 0.5 ms. La tecnología OLED permite ofrecer un tiempo de respuesta de hasta 0.01 ms, lo que está genial.

Tasa de refresco alta

En términos generales, no vamos a tener problemas con la tasa de refresco de los monitores OLED gaming. Suelen tener una tasa de refresco muy alta, normalmente de 120 Hz o 144 Hz. Por lo tanto, esto es ideal para jugar a videojuegos en un monitor o TV OLED.

Tecnologías de tasa de refresco variable disponibles

Para muchos usuarios es una especificación que no puede faltar en su monitor gaming, cosa que no echaréis de menos aquí. Por ejemplo, los televisores LG OLED son compatibles con la tecnología NVIDIA G-Sync para que los usuarios puedan disfrutar de sus videojuegos al máximo.

HDR con mejor rendimiento

Dolby vision atmos

El HDR (High Dynamic Range) es una característica que cada vez se aprecia más. En este caso, los negros puros ayudan a que el panel ofrezca un HDR espectacular. Normalmente, las TVs OLED incorporan la tecnología de HDR Dolby Vision, que es una de las mejores del mercado.

Los paneles LED FALD o EDGE no aprovechan el HDR de la misma manera.

Amplios ángulos de visión

Aunque no son los mejores ángulos de visión del mercado, tenemos un margen sin degradación de la imagen de hasta 84 grados. Teniendo en cuenta las diferentes posiciones que puede adoptar un monitor, es un dato positivo.

Contras de los monitores OLED gaming

Estamos aquí para averiguar si merece la pena invertir en un monitor OLED gaming, por lo que hay que analizar varios puntos de vital importancia. Veamos qué frentes abiertos tienen estos paneles.

Sample and Hold o persistencia

Se trata de un problema muy específico que causa que los FPS se queden fijos hasta que la tasa de refresco del panel actualice la imagen. Es un fenómeno relacionado con el tiempo de respuesta del panel, pero da igual que bajemos éste a 0: seguirá produciéndose.

De hecho, nos da la sensación de desenfoque en movimiento, especialmente cuando la pantalla tiene pocos hercios. Hay 2 soluciones para ello:

  • Forzar el escaneo continuo (Rolling Scan). Es una técnica que sincroniza el escaneo del panel con el del cable (HDMI o DisplayPort). Por otro lado, LG ha ofrecido la solución de introducir marcos de inserción negros entre las actualización. Sin embargo, esto supone mejorar el brillo del panel, y los paneles OLED no se caracterizan por tener muchos cd/m² (medida de brillo).
  • Más hercios. Es la solución que mejor está funcionando.

Poca oferta de monitores OLED gaming

Quizás, es uno de las mayores contras que encontramos. Si vamos al mercado de monitores gaming, no vemos muchos monitores OLED gaming. Los paneles IPS, TN o VA son menos costosos de producir, lo que significa que son más baratos.

Y es que el mercado de monitores tiene un público objetivo específico, así que no nos sirve el mercado de televisores como base. Aquí, las necesidades son distintas y se buscan prestaciones específicas.

Es fácil encontrar monitores IPS, TN o VA cargados de especificaciones técnicas atractivas a un precio accesible. De entrada, los paneles OLED no son tan accesibles, así que no hay tanta oferta.

Precio

En mi opinión, es un lastre muy grande para su comercialización en el sector de monitores. Los paneles OLED son caros y delicados, algo que provoca cierto rechazo a muchos compradores potenciales. Al final, en igualdad de pulgadas, el usuario opta por un TN, un IPS o un VA.

Con esto no queremos decir que estas 3 opciones sean mejores; de hecho, la calidad de imagen que ofrece OLED es incomparable. Su precio se dispara debido a los costes de producción.

Menor vida útil

Hay que sumar a lo anterior el hecho de que los monitores OLED gaming tienen una vida útil inferior a la de sus rivales. Si la inversión ya es alta de entrada, esto dificulta aún más las cosas. Su vida útil no es corta, pero no iguala a la de la competencia.

Esta vida útil inferior se produce por los materiales orgánicos que incorporan estos monitores. Al ser orgánicos, son perecederos. Para que os hagáis una idea de su vida útil, su tiempo de vida promedio es de 14.000 horas.

Nos hemos permitido el lujo de hacer un cálculo aproximado de lo que duraría un monitor OLED gaming. Si lo tuviéramos encendido 8 horas los 365 días del año, consumiríamos 2.920 horas de pantalla en 1 año. En 5 años habríamos alcanzado su vida útil (2.920 x 5= 14.600 horas). Obviamente, es un cálculo tirando por lo alto porque no vamos a estar 8 horas todos los días frente el monitor.

En esta vida útil inferior, también entra la degradación del color azul. Esto significa que los materiales que se usan para proyectar el color azul se degradan más rápido que la del resto de colores.

Los paneles OLED gaming tienen poco brillo máximo

En comparación con sus rivales, ofrece menos candelas por metro cuadrado. Esto puede ser una gran desventaja en imágenes vivas que requieran de cierto brillo. En este aspecto, los QLED de Samsung ofrecen un brillo mucho más alto, pero menor contraste que los OLED.

Al fin y al cabo, es una «guerra» de pros y contras.

El riesgo de los quemados

pantalla quemada

Muchos usuarios han informado acerca de «quemados» en paneles OLED de 2019. Esto nos hace permanecer alerta, especialmente cuando estamos evaluando si merece la pena comprar un monitor OLED para gaming.

Antes, hemos dicho que los HUD o elementos gráficos permanentes no son amigos de estos paneles, a pesar de que incorporen nuevas tecnologías de refresco. Existe el riesgo de comprar una mala unidad que dé problemas de este tipo, aunque ya no es lo normal.

¿Merecen la pena los monitores OLED gaming?

Un monitor OLED gaming merecerá la pena si buscas la mejor calidad de imagen, pero teniendo en cuenta sus debilidades. En el mercado resulta difícil encontrar monitores OLED gaming porque estos paneles suelen ser demasiado grandes para el escritorio «tipo».

En el papel, pueden dar un rendimiento idóneo para gaming. Eso sí, el HUD de los videojuegos puede ser un problema para posibles quemados o retenciones. Todo depende de las necesidades de cada uno/a.