¿Disipador de aire o refrigeración líquida AIO?, ¿cuál comprar?

¿Disipador de aire o refrigeración líquida AIO?, ¿cuál comprar?

Javier López

Con la cantidad de modelos que están lanzando continuamente al mercado y tras el nuevo boom de los disipadores de aire de gama alta, las refrigeraciones líquidas AIO han perdido parte del protagonismo que tenían hasta hace solo 6 meses. Por ello, muchos usuarios se vuelven a hacer la misma pregunta recurrente, ¿escoger un disipador de aire o pasarme a una refrigeración líquida AIO? Vamos a intentar aclarar todas las dudas posibles al respecto.

Lo primero que tenemos que decir es que vamos a dejar el rendimiento de cada modelo y sistema a un lado. Este es un factor que todo el mundo va a tener en cuenta y por el cual se pueden decantar unos y otros, así como por ejemplo con el precio, el cual también obviaremos.

Disipador de aire o refrigeración líquida AIO, ¿qué es mejor elección ahora mismo?

Vamos a centrar este artículo en varios puntos a tratar distintos que pueden replantear el dilema desde otros ángulos, de manera que la perspectiva que tengamos al final sea más completa.

Expectativas y necesidades

Mejores-disipadores-pasivos-para-CPU

Es sin duda un factor muy determinante que puede darnos la respuesta a la pregunta inicial. Hay que saber bien desde donde partimos como refrigeración de nuestro PC y hacia donde queremos ir.

Si nuestra base es mala, como una torre sin suficiente ventilación, filtros y un correcto flujo de aire, las necesidades del sistema nos van a indicar que una AIO siempre será mejor opción que un disipador por el hecho de concentrar la salida del calor en un solo punto, impidiendo una ganancia de temperatura interior que afecta al resto de componentes.

En cambio, si nuestro PC presenta una base aceptable o buena en cuanto a refrigeración del chasis, entonces sí podríamos optar a un disipador de gama alta o TOP, teniendo en cuenta que la evacuación del calor pasará a ser tan importante como el introducir aire fresco.

Teniendo las necesidades claras llegan las expectativas. Aquí entra en juego no solo el PC desde donde partamos, sino el compuesto térmico usado y el montaje por parte del usuario, sin olvidar la posición de la torre final o la temperatura ambiente.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de reviews donde basamos nuestras esperanzas en rendimiento están tomadas bajo una temperatura controlada y constante de 20 grados en ambiente. Si tenemos por norma menor temperatura pues fantástico, los resultados serán en el peor de los casos similares a misma CPU, pero si por norma tenemos mayor temperatura ambiente hemos de tener en cuenta que la pérdida de rendimiento es casi exponencial por cada grado de más. Esto hay que tenerlo claro para no llevarnos decepciones en rendimiento y ruido.

Hay que ser consciente de los tamaños

Disipador-pasivo-01

Meter un Corsair A500 en una caja m-ATX pues no tendría mucho sentido por mucha gama alta que sea esta última, ya que en la capacidad interna de la misma el disipador está ocupando un porcentaje enorme de espacio y cubicaje.

Los disipadores de gama alta son voluminosos, pesados y restan mucha capacidad interna al chasis que transforman en calor en un gran porcentaje de dicha área. Las medidas del mismo, así como de la caja y sus correspondientes distancias verticales y horizontales deben ser tenidas en cuenta, ya que no sería ni el primer ni el último caso que ha tenido que instalar un disipador girado porque termina por chocar por varios sitios.

Medir las distancias internas es fundamental para no arrepentirnos en nuestra compra. Aquí normalmente tiene ventaja la AIO por ser más compacta y centralizar todo mucho mejor, así que la pregunta de si disipadores de aire o refrigeración líquida AIO es cuestión de análisis.

Pesos y orientación de la placa base

tipos disipador

No hay ciencia ninguna en los disipadores de calor en lo referente al tamaño y al peso. Normalmente si es grande o muy grande, suele ser bueno para disipar el calor. Pero en cuanto a las AIO esto no se cumple, ya que todas están fabricadas en componentes realmente livianos como el aluminio o el plástico ABS.

¿Por qué es importante esto? Porque no somos conscientes de la cantidad de horas que pasa nuestra placa base anclada a un soporte donde la gravedad hace lo propio con el disipador. Este hecho con el paso del tiempo provoca que el PCB de la placa deje de estar recto y se combe, pudiendo producir fallos e incluso que los pines de un socket LGA no terminen de tocar con la CPU.

Si además nuestra placa está colocada de forma horizontal en vez de vertical, un disipador de gama alta o TOP está totalmente desaconsejado porque termina por producir ese efecto y además de forma totalmente vertical. Aquí la AIO vuelve a tener relevancia, ya que el socket apenas soporta peso, puesto que los bloques suelen ser muchísimo más ligeros que los disipadores.

Durabilidad

Tipos-de-tubo-AIO

Es otro factor que trae de cabeza a muchos, sobre todo los más miedosos con las AIO. Hay que tener en cuenta que la calidad de las refrigeraciones líquidas AIO actuales son realmente soberbias en cuanto a fugas o problemas.

Los disipadores son más seguros por pura naturaleza, ya que solo tienen heat pipes como parte preocupante del sistema que encima son barras de cobre con un líquido/gas termo selladas en fábrica.

Partiendo de la base de que fugas vamos a tener, sino cero, muy próximo en toda la vida útil del producto, ¿por qué decantarnos? Esto va en función de lo cómodo que uno se sienta. Hay gente que no puede ni pensar que en su PC exista un líquido fluyendo por unos tubos constantemente, aunque dicho líquido sea dieléctrico y no vaya a provocar daños si por la razón que fuese tuviésemos una fuga (realmente improbable).

EK-AIO

Otro de los miedos es a quedarse sin líquido en la AIO, pero en este punto deberíamos poner de manifiesto de que este temor debería ser también recíproco frente a un disipador. En realidad, la capacidad de pérdida de líquido en un sistema cerrado, llámese tubo o llámese heat pipe, va a ser constante.

Un disipador de aire basado su efecto de disipación en heat pipe está igualmente expuesto al mismo principio que una AIO con sus tubos: la capilaridad. Ambos van a perder micro partículas de líquido o gas y con el paso de los años perderán un pequeño porcentaje de rendimiento, pero seguramente para ese entonces ya hayas decidido cambiar de PC porque estará tan obsoleto que hasta Windows tendrá problemas para moverse.

Esperamos que con estas pautas se acabe el debate continuo de aire o refrigeración líquida AIO, ya que cada uno tiene su sector y momento.