Qué características son fundamentales a la hora de comprar un escritorio para tu PC

Tener un buen escritorio para nuestro PC es algo tan básico como lo puede ser tener un buen monitor. Y es que, dada la gran cantidad de horas que acabamos pasando sentados frente a la pantalla, el escritorio ha de ser el adecuado para nuestras necesidades. Por lo tanto, en este artículo vamos a recopilar aquellas características más importantes que ha de tener un escritorio para este tipo de trabajos.

Características de un buen escritorio para PC

Ergonomía

Si algo ha de ser un escritorio, es ergonómico. Muchos pasamos sentados frente a ellos más de 10 horas cada día. Ya sea trabajando, ya sea jugando. Por consiguiente, el escritorio ha de ser ergonómico, para que su uso prolongado no nos cause ciertas enfermedades propias de ellos. Por ello, vamos a tener que tener en cuenta lo siguiente:

  • Altura del escritorio: la altura desde el suelo a la parte superior de la mesa ha de ser tal que, cuando nos sentemos, nuestros brazos queden flexionados en ángulo recto.
  • Espacio bajo la mesa: el espacio bajo la mesa ha de ser amplio y si restricciones para el movimiento de las piernas.
  • Forma del escritorio: existen diferentes formas a la venta para el escritorio de PC. Tenemos la típica de tabla corrida, con una indentación en el centro. También existen escritorios con forma de «L» o de «L» abierta. El más cómodo para los usuarios suele ser el que tiene forma de «L», dado que permite tener más cosas al alcance de la mano. Pero, por otro lado, este tipo de forma suele recluirnos en una esquina de nuestra habitación (si no queremos que desentone). El más extendido en su uso es el de tabla corrida.

Tamaño

El escritorio para PC, como norma general, no se va a usar solo para interactuar con el PC. La gran mayoría de veces también se usará para trabajar en él. O, incluso, para comer. Por no contar los posibles periféricos como monitores, altavoces, impresoras que queramos situar encima de él. Es por ello que el escritorio ha de ser bastante amplio.

El problema de esto es que no siempre se dispone del espacio adecuado para instalar un escritorio amplio en nuestras habitaciones. El tamaño estándar de una buena mesa de escritorio de ordenador suele ser de 160 mm de longitud, con 75 u 80 mm de profundidad.

Materiales

El material con el que esté hecho el escritorio nos va a dar bastante igual. Cierto es que los escritorios realizados en aluminio y cristal suelen resultar más atractivos a los ojos de los usuarios. Especialmente, si estos usuarios son gamers. Pero, a la hora de la verdad, los escritorios fabricados con aluminio y cristal suelen ser bastante más caros que los fabricados en madera. Con lo que esta elección queda supeditada a la profundidad del bolsillo de los usuarios.

Cajoneras

Hay escritorios que se venden con cajoneras incorporadas. Las cajoneras son muy prácticas a la hora de guardar las cosas que solemos dejar siempre desperdigadas por encima de la mesa. Sin embargo, no son algo imprescindible a la hora de elegir un buen modelo para nuestro PC.

Tipo de ordenador

No necesitaremos el mismo tipo de escritorio si nuestro sistema es uno de tipo torre, que si se trata de un portátil. Uno destinado para un portátil no requiere tener una mesa tan grande, dado que ya incorpora el monitor, el teclado y el ratón en el propio cuerpo.

Montado o desmontado

Muchos escritorios para PC se suelen vender desmontados. Lo cual significa que, si no somos algo manitas con máquinas herramientas, podemos vernos en apuros a la hora de montarlos. Sin embargo, los escritorios que se venden ya montados suelen tener, como es lógico, un precio bastante superior al de los otros.

Precio

Como de costumbre, el precio de los escritorios para PC varía enormemente. Tenemos modelos muy pequeños que nos pueden salir por menos de 50 euros. Hasta modelos más complejos, que nos pueden llegar a costar varios miles de euros. Generalmente, los escritorios más caros suelen tener características que pueden justificar su precio. Como el diseño, los materiales usados y su calidad, el uso de motores para variar la altura de la tabla, etc. Aquí, ya debéis de ser vosotros los que debéis de decidir en qué precio os podéis mover con comodidad.