¿Merece la pena un ratón inalámbrico con carga por dock frente a uno con cable?

Todos los ratones inalámbricos tienen una gran desventaja: que antes o después tenemos que cargar su batería (o cambiar la pila en algunos casos). Para ello, los fabricantes tienen fundamentalmente dos métodos: o le conectamos un cable, o tienen un dock en el que colocamos el ratón y se carga la batería automáticamente. Es un método que tiene bastantes ventajas y algún inconveniente pero, ¿merece la pena la diferencia de precio entre ambos sistemas? ¿Cuál es mejor a la larga? Vamos a verlo.

Ventajas de los dock en ratones inalámbricos

Vamos a ver qué ventajas aporta el tener un dock para el ratón inalámbrico.

Mayor comodidad

La ventaja más clara es la comodidad. Cuando dejemos de utilizar el ratón, simplemente lo colocaremos en el dock y se cargará su batería automáticamente. Con los ratones que cargan su batería por cable, por el contrario, tendremos que coger dicho cable y conectarlo en el ratón. No es que sea una incomodidad muy grande pero sin duda es más cómodo dejarlo sobre el dock y listo.

 

Ratón inalámbrico SteelSeries Sensei Wireless con su dock

Evitan la necesidad de receptor

En la mayoría de los casos el propio docking para cargar la batería hace las veces de receptor inalámbrico, así que evitaremos la necesidad de tener que conectarlo en el PC. No obstante, como es lógico el propio docking se conecta al PC por USB, y en los ratones con cable lo normal es que incluyan un accesorio que nos permita conectar el receptor inalámbrico al propio cable.

Eso sí, con este método tendremos que desconectar el receptor para conectar el ratón cada vez que queramos cargarlo, lo cual suma otro punto a favor del dock en el ámbito de la comodidad.

Ratón inalámbrico Lancehead Wireless con su receptor

Quedan mejor estéticamente

El no tener el cable encima de la mesa con el receptor, sin duda colabora a tener un entorno de juego o trabajo más despejado y limpio. Además, la mayoría de docking suelen traer iluminación y hacen que el entorno quede mejor estéticamente, lo cual es siempre agradable para la vista.

 

Asus ROG Spatha

Ventajas de los ratones inalámbricos con carga por cable

Vamos ahora a ver en qué puntos merecen más la pena los ratones que tenemos que conectar al cable para cargar su batería.

Mayor durabilidad

Aunque tanto al conectar por cable como colocar en el dock nada se va a dañar normalmente, por regla general los conectores del dock tienen que hacer contacto con otros conectores en el ratón, y al final éstos sufren un desgaste mayor que lo que sufre el conector USB de los ratones por cable. Por lo tanto, aunque la durabilidad de ambos sistemas es amplia, la de los ratones que se cargan con cable es superior.

Roccat Leadr

Son más baratos

Este es un dato obvio, ya que los ratones inalámbricos que incluyen dock son casi siempre los más caros de cada fabricante, y ya no solo porque sean modelos de alta gama sino también por el hecho de que tienen que fabricar e implementar el mencionado dock, y eso siempre tiene un sobreprecio.

En cualquier caso, hay muchos casos en los que el incremento de precio de los ratones con dock no es tal, pues podemos encontrar varios modelos por algo más de 100 euros que son modelos tope de gama, y que igualan en precio a otros topes de gama que no tienen dock.

Entonces, ¿cuál es la mejor opción?

Como siempre en estos casos, dependerá del presupuesto que tengas. Ambos ratones serán una buena herramienta de trabajo, y mientras que aquellos que incluyen dock son más cómodos y con mejor estética, al final dependerá de si entran o no en el presupuesto que tengamos. Al fin y al cabo la funcionalidad será la misma y solo cambiarán pequeños detalles de comodidad y estética, así que de vosotros dependerá el pagar el incremento de precio o no.

Si tuviéramos que mojarnos, diríamos que más bien os fijéis en las características del ratón en sí por encima de si traen o no dock.