¿Deberías comprar un proyector láser? Ventajas e inconvenientes

¿Deberías comprar un proyector láser? Ventajas e inconvenientes

Rodrigo Alonso

Cuando estás considerando la compra de un proyector puedes verte en la tesitura de que hay distintos tipos y no sabes cuál es mejor para ti. En el día de hoy vamos a explicarte qué es un proyector láser, en qué se diferencia de los normales y por qué deberías decantarte por éste considerando sus ventajas e inconvenientes.

Los proyectores son una herramienta excelente para ver películas en casa, ya que son capaces de representar con nitidez las imágenes en gran formato (y aunque no lo parezca tienen un menor coste por pulgada que las TV). Además, dado que reflejan la luz en lugar de emitirla cansan menos la vista, hecho que hace que muchas personas consideren la compra de un proyector.

Y claro, dentro de las categorías de proyectores que hay, es probable que hayas escuchado sobre la última incorporación a los catálogos de los fabricantes: los proyectores láser. A continuación vamos a explicarte en qué consiste, en qué se diferencia de los normales y, sobre todo, las ventajas e inconvenientes que te harán decantarte por éstos si tu presupuesto te lo permite, claro.

Qué es un proyector láser

Para explicaros qué es un proyector láser debemos ver cuáles son los tipos de proyectores que existen. Hasta ahora todos los proyectores existentes en el mercado eran de lámpara (bulb), y lo que diferencia a éstos de los nuevos proyectores láser es cómo generan las imágenes.

ASUS-F1-Proyector

Los proyectores de lámpara convencionales, sean LCD o DLP, utilizan una lámpara ARC con vapor de mercurio a una altísima presión a la que, aplicándole corriente eléctrica, se consigue que emita una luz muy brillante que se emite sobre el panel LCD o DLP para producir las imágenes finales. Dado que este proceso es bastante complejo, estos proyectores son generalmente bastante caros.

Por su parte, los proyectores láser utilizan láseres para generar la luz en lugar de tener una lámpara, luz que se emite igualmente sobre un panel LCD o DLP para generar las imágenes.

Ventajas e inconvenientes

La mayoría de usuarios piensa que los proyectores láser son el futuro, y no están muy alejados de la realidad porque como vamos a mostraros ahora, tienen muchas más ventajas que inconvenientes y, aunque todavía son algo caros porque son la novedad, merece la pena invertir en éstos.

Tienen un menor mantenimiento

Los proyectores ofrecen una excelente calidad de imagen con un tamaño de pantalla enorme en muchos casos. Sin embargo, en los proyectores convencionales las lámparas tienen un tiempo de vida determinado y hay que terminar sustituyéndolas, teniendo que invertir en nuevas lámparas (y son bastante caras puesto que comprando repuestos originales hablamos de precios de entre 80 y 300 euros).

Los proyectores láser no tienen piezas que sufran desgaste, así que no tendremos que hacerles ningún mantenimiento más allá del que le hacemos a todos los componentes (básicamente, mantenerlo limpio).

Tienen una mayor eficiencia (y no solo energética)

Como hemos mencionado antes, los proyectores convencionales tienen una lámpara que genera una luz muy potente, y que tiene un consumo eléctrico bastante elevado. Por su parte, los proyectores láser no solo consumen menos de una décima parte de esa energía (al menos en la fase de producción de luz, porque la fase de generación de imagen con las pantallas LCD/DLP es igual), sino que además no tendremos que esperar a que la lámpara se caliente para obtener la mejor calidad de imagen. Igual que las luces LED, los proyectores láser entregan el 90% de su potencia desde que los encendemos.

No se calientan

Por otro lado, los proyectores convencionales se calientan mucho debido a la lámpara, por lo que normalmente vienen acompañados de un ventilador para proporcionarles refrigeración activa, lo cual hace ruido y no es agradable cuando estamos viendo una película.

Los proyectores láser no se calientan, y por lo tanto su refrigeración es pasiva.

Distancia de enfoque y calidad de imagen

Cuando compras un proyector de lámpara normal, una de las cosas que debes tener en consideración es la distancia a la que son capaces de enfocar la imagen, la cual es siempre muy limitada y por ello también es imperativo calcular bien la distancia a la que colocas el proyector.

Cuando compras un proyector láser no tienes que preocuparte (casi) de esto, ya que prácticamente la totalidad de modelos disponibles son de corta distancia, lo que significa que son adecuados para virtualmente cualquier sitio. Lo coloques cerca o lejos, en habitaciones grandes o pequeñas o con pantallas de cualquier tamaño, serán capaces de entregar su mejor calidad de imagen y de enfocar adecuadamente.

Además, los proyectores láser son por norma general y salvando las distancias con los modelos de lámpara de gama muy alta y que cuestan miles de euros, mejores en cuanto a calidad de imagen ya que son capaces de mostrar unos blancos más brillantes y unos negros más oscuros.

La desventaja es el precio

Como decíamos al principio, la principal desventaja es que al ser una tecnología todavía nueva, su coste inicial es bastante más caro. No obstante, si tu presupuesto te permite invertir en un proyector láser no lo dudes y hazlo, porque en comparación con los de lámpara todo son ventajas y lo vas a agradecer a medio y largo plazo.