Cómo saber si un disipador vale lo que cuesta: factores a tener en cuenta

El mercado está cada vez más saturado en cuanto a disipadores se refiere, cada vez hay más modelos y más rangos de precios, donde es imposible mantener un ritmo de reviews con ellos, ya que los fabricantes no paran de innovar. Por lo tanto, debemos tener claros algunos factores para saber si un disipador puede valer lo que cuesta y con ello, hacernos una idea del rendimiento que puede llegar a tener.

No hay duda de que las marcas se copian unas a otras. La ingeniería inversa ahorra millones de euros a las compañías que intentan plagiar los diseños más innovadores, con mejores resultados o los que integren un cómputo de estos con un coste menor.

Por ello, vamos a dar ciertas claves que nos van a permitir discernir entre un tipo de disipador y otro, donde a raíz de esto entenderemos si puede valer lo que cuesta.

Disipadores y su diseño: factores a tener en cuenta

Mars-Gaming-MCPU1V2

El primero de los factores es el referido a su tipo de tecnología para absorber el calor generado por el IHS de nuestra CPU, lo que a su vez nos llevará al segundo factor por puro descarte. Hablamos de los heatpipes y, aunque parezca una obviedad, no lo es realmente.

En pleno 2019 muchos disipadores, incluidos los de los fabricantes de CPU como AMD, diseñan estos componentes en base a núcleos de cobre o aluminio macizos que después de trabajan con láser o CNC para darle forma a las aletas.

Por lo tanto, lo primero que debemos tener en cuenta es si dicho disipador usa un sistema de heatpipes o no, ya que el primero siempre rendirá más que el segundo.

Enermax-ETS-N31

Esto nos lleva al segundo punto, donde es necesario saber si dicho disipador integra un coldplate o en cambio usa el sistema de contacto directo de los heatpipes. Los disipadores de mayor rendimiento usan el primer sistema, ya que las superficies usadas están cortadas a láser y pulidas en su gran mayoría con un acabado espejo casi perfecto.

Esto elimina las imperfecciones de la superficie que toca con el IHS y además aumenta el área de contacto con el mismo, mejorando el rendimiento en cuanto a temperatura. Los diseños de heatpipes en contacto directo tienen la particularidad de que no tienen una superficie que haga de intermediario.

noctua_nh_u12a_7

El calor se transfiere directamente a los heatpipes y estos lo llevan al cuerpo del disipador, lo que nos debería dar un mayor rendimiento, pero no es así. Quitar un intermediario tan importante como un coldplate implica que, aunque el corte y construcción de los heatpipes con el sistema de retención sea una obra maestra por parte del fabricante, la superficie usada para disipar es mucho menor.

Además, pulir de forma perfecta y homogénea todos los heatpipes junto con su anclaje es un proceso complicado y costoso, por lo que los fabricantes no lo implementan, por lo tanto, siempre estará en desventaja con su diseño rival.

Heatpipes, cuerpo del disipador y número de ventiladores

noctua_nh_u12a_6

El tercer punto a tener en cuenta es el número de heatpipes del disipador y su grosor. Este es un punto muy obvio: a mayor número de heatpipes y mayor grosor tendremos unas temperaturas inferiores. El problema, por supuesto, es que implementar 4, 5, 6 o más heatpipes en un mismo disipador implica un diseño y un coste de fabricación mucho mayor para el fabricante, lo que termina siendo un precio mayor para el usuario.

El cuarto punto viene referido al cuerpo del disipador. La estructura es un argumento muy importante en cuanto al rendimiento que podemos esperar y por ende al precio que el fabricante puede pedir por dicho disipador.

Noctua-NH-D15-Chromax-black

El sistema más extendido actualmente es el de Single Tower o torre única, donde los heatpipes se incluyen en un único cuerpo y se distribuyen a cada lado del mismo. El sistema de mayor rendimiento y precio es el de Twin Tower o doble torre, muy usado en disipadores de gama extrema como el Noctua NH-D15S o el Assasins III por ejemplo.

Este sistema implica que cada lado de los heatpipes se refrigere de forma independiente y no comparta coeficiente de calor con el otro extremo, donde por pura lógica se duplica el número de aletas y la densidad total de los materiales usados, consiguiendo por norma un mejor rendimiento, pero encareciendo el precio.

noctua_nh_u12a_3_2

El quinto punto se refiere al número y tipo de ventiladores que se incluyan de serie con el disipador. Un mayor número de ventiladores encarecerá el precio, pero si a esto le añadimos que hablamos de ventiladores TOP, pues puede ser incluso una traba para ciertos usuarios con presupuestos más ajustados.

Normalmente los disipadores incluyen un solo ventilador, donde algunos con diseño Twin Tower podrían incluir dos de serie. Lo raro a día de hoy es encontrar disipadores de Single Tower con doble ventilador en push/pull, aunque existen.

Por último, el factor menos apreciado, pero también increíblemente decisivo, es la disposición de las aletas y el cuerpo de las mismas. El grosor, forma y disposición de las aletas permite que el aire fluya mejor o peor por ellas, aumenta la zona de contacto para traspasar el calor por convección y con ello se ganará más o menos rendimiento y al mismo tiempo tendremos una mayor o menor sonoridad en el ventilador.

Tipos de pintura o acabados

Noctua-NH-U12S

Otro dato que puede resultarnos útil y que sacaremos de los puntos nombrados es el recubrimiento o pintura del disipador. Algunos disipadores dejan la estética en base al color de los materiales empleados, otros los cubren con un baño de níquel y otros con baños cerámicos.

Esto puede ser un agente diferenciador entre la calidad del disipador y sobre todo en su precio, pero no es determinante. Hay disipadores de gama baja y media con recubrimiento cerámico que no rinden como se espera y que su precio no es alto, mientras que hay otros que mediante dicha pintura cerámica logran un mejor resultado y cobran la mejora con un sobre coste frente al modelo original.

Otro detalle que puede encarecer el precio son los accesorios y derivados. Hablamos de un mayor número de anclajes, pastas térmicas o añadidos estéticos tipo RGB, carcasas o covers intercambiables etc …

Este tipo de detalles aumentan el precio final y deben ser tenidos en cuenta.