Si quieres vender tus periféricos, ¿cómo saber cuánto valen?

Si quieres vender tus periféricos, ¿cómo saber cuánto valen?

Rodrigo Alonso

Igual que sucede con los componentes de hardware, puede darse la situación de que quieras vender alguno de tus periféricos, bien porque te lo han regalado y no te gusta o no te haces a ello, bien porque has decidido renovarlos por unos mejores o simplemente diferentes. Así pues, si quieres vender tus periféricos en el mercado de segunda mano, ¿cómo saber cuánto pedir por ellos? En este artículo vamos a intentar ayudarte al respecto.

El mercado de segunda mano es sumamente amplio, pues en éste puedes encontrar desde coches hasta ropa, pasando por electrodomésticos, colecciones de cómics y muchas cosas más. Pero una porción muy importante de este mercado es sin duda la electrónica de consumo, que engloba entre otras muchas cosas los componentes de hardware y sus periféricos. Por este motivo, a veces puede hacerse bastante complicado el poder valorar tus periféricos cuando quieres ponerlos a la venta.

¿Cuánto valen tus periféricos de segunda mano?

Al contrario de lo que sucede con los componentes de hardware, el desgaste de los periféricos es el factor más importante a la hora de valorarlos, y más con la situación que vivimos por culpa del COVID-19 y las medidas de higiene, ya que los periféricos son dispositivos que están en contacto con nuestras manos, cabeza e incluso boca en el caso de los micrófonos.

Así pues, lo primero que debes tener en cuenta es su estado estético y funcional seguido del tiempo de uso, porque no es lo mismo un periférico que te han regalado y no te gusta y que solo lo has sacado de la caja para probarlo durante un par de horas, que uno que has estado utilizando durante varios meses.

Si quieres poner a la venta unos periféricos en el mercado de segunda mano que pertenecen a esta situación, es decir, que están como nuevos y prácticamente sin uso, la recomendación que te hacemos al respecto es que pidas al menos un 25% menos de lo que cuestan nuevos. En otras palabras, si quieres vender por ejemplo un ratón que cuesta nuevo 60 euros, deberías pedir en torno a 45 euros por él. Otro ejemplo: para un teclado gaming de 160 euros que no ha tenido nada de uso (solo probarlo y de vuelta a su caja), un precio justo para el mercado de segunda mano sería en torno a 120 euros.

Puede pareceros que es un «descuento» demasiado grande para un producto que está nuevo, pero la experiencia nos hace haceros esta recomendación porque, como hemos indicado antes, la gente es bastante más reacia a comprar un periférico usado que una pieza de hardware usada, ya que los periféricos están constantemente en contacto con nosotros y son mucho más proclives a «almacenar» suciedad y bacterias, incluso aunque los hayas limpiado en profundidad antes de venderlos.

Periféricos antiguos o con mucho uso

En el apartado anterior hemos visto lo que valdrían periféricos «prácticamente nuevos» pero, ¿qué pasa con los que han tenido horas y horas de uso real? En este caso, nos tememos que los periféricos han perdido casi todo su valor, especialmente si tienen marcas de uso como por ejemplo brillos en las teclas de un teclado o en las sujeciones de un ratón, o marcas en las almohadillas de unos auriculares.

En estos casos, y siempre teniendo en cuenta que los hayas limpiado en profundidad y se los vayas a vender a una persona de confianza, su valor se habrá reducido a menos de la mitad, eso teniendo en cuenta que todavía cuenten con garantía. Si el periférico ya no está en garantía, te diríamos que ya no tiene sentido intentar venderlo porque nadie lo va a querer.

Otro tipo de periféricos

Hay algunos periféricos que tienen un menor desgaste, como por ejemplo micrófonos de sobremesa o periféricos para simuladores, que además en este último caso son dispositivos bastante caros ya de por sí. Igualmente, dependerá de la utilización, su estado y la garantía, pero su valoración es sensiblemente superior de la que tendrían un teclado, un ratón o unos auriculares ya simplemente por higiene.

En estos casos la recomendación es que mires el mercado de segunda mano para ver cuánto piden otras personas por el mismo periférico. Luego entra a valorar el estado y el tiempo de uso en comparación con lo que tú tienes para valorar el precio de venta en el mercado de segunda mano.