Shuttle XH110G

Ver noticia 'Shuttle XH110G'

 

Shuttle da un cambio de rumbo en la concepción de sus desktops de tamaño compacto incrementando su tamaño a los 3 litros pero proporcionando la posibilidad de incorporar tarjetas gráficas aunque de un solo slot. Este cambio de rumbo, esperemos, significa la inclusión de un nuevo tipo de Mini PC dentro de la estrategia de la compañía de ampliar el catálogo de un tipo de producto del que es especialista y líder en el mercado.

El chipset utilizado para este Mini PC es el H110, que da nombre al modelo del mismo,  de socket LGA 1151 y proveniente de la familia de los procesadores Intel de sexta generación o lo que es lo mismo, los ya conocidos por todos SkyLake. Este tipo de chipset está pensado para un segmento de público no muy exigente y que. por otro lado, podríamos decir que es el 80-90% del público en general, por lo que Shuttle ha elegido este tipo de chipset. Ahora bien, este chipset tiene una serie de limitaciones que os resumimos brévemente. Las más importantes es que solo dispone de seis PCI-e 2.0 lanes, no permite configuraciones Multi GPU y no soporta de forma nativa USB 3.0, lo que significa que si quiere montar puertos de este tipo lo tiene que hacer mediante controladores de terceros. Igualmente no soporta SATA Express aunque esto no es ningún handicap debido al poquísimo apoyo del que ha disfrutado por parte de los usuarios. Por lo demás decir que puede soportar hasta 4 puertos SATA 6 Gbps y cuatro puerto USB 2.0.

ESPECIFICACIONES

Extraidas de la propia Web de Shuttle, las especificaciones del nuevo XH110G son las siguientes

Poco que decir sobre las especificaciones. Aunque este chipset H110 soporta memoria DDR3L y DDR4, Shuttle apuesta por el uso de la DDR4.

ASPECTO EXTERNO

Como es habitual comenzamos con un breve análisis del embalaje que, como siempre, está muy cuidado por parte de Shuttle. El aspecto externo es muy sencillo pues biene en una caja de cartón de color neutro.

Lo realmente interesante del embalaje es la etiqueta que aparece siempre en un lateral y en la cual podemos ver las especificaciones del equipo de forma detallada. Sin duda esto es muy importante pues hay que informar al consumidor de lo que acaba de adquirir.

Y cuando abrimos el embalaje podemos apreciar el cuidado de Shuttle por proteger el contenido. Por un lado los dos grandes bloques de poliespan que lo mantienen fijo durante el transporte y después la bolsa en la que viene embalado el propio Mini PC paras evitar los arañazos habituales. Y si además os fijáis, la caja viene con un asa para poder transportar el equipo con comodidad.

LOS ACCESORIOS

Shuttle siempre se ha caracterizado por no dejar nada al azar a la hora de poner los accesorios necesarios para poder montar el Mini PC sin problemas. En este caso incluye, con el nuevo XH110G, los siguientes accesorios. Por un lado incluye la bandeja para poder montar dentro del Mini PC el disco de 2,5″, además incluye la tornilleria necesaria para montar el disco dentro de la bandeja y anclarla al propio chasis así como la tornillería necesaria para utilizar el soporte VESA. Además incluye una pequeña jeringa con pasta térmica para el montaje del procesador (esta vez os recuerdo que el socket es LGA y hay que poner el procesador y no BGA como habitualmente en los cuales el procesador ya va soldado). Igualmente podemos encontrar un DVD con los drivers y utilidades. Esto sí que nunca terminaré de entenderlo. Venden Mini PC que ya no incluyen unidades ópticas (cosa que es comprensible pues están totalmente en desuso) pero siguen incluyendo un DVD como soporte para los controladores. Curioso cuando menos.

A parte, la fuente de alimentación es más grande de lo habitual, eso sí, externa. No olvidemos que estamos ante un PC con socket LGA 1151 y no es el típico procesador soldado a la placa con un TDP ridículo. La necesidad de potencia de este PC ya es mayor. Estamos ante una fuente fabricada, como es habitual para Shuttle, por APD y con una potencia de 180 Watios (19,5 v * 9,23 A). Sin duda ya hablamos de una fuente de cierta potencia.

Además no puede faltar en los barebones de Shuttle el soporte VESA por si queremos anclar el propio Mini PC a la parte posterior de un monitor, por ejemplo.

Finalmente, algo que incluye Shuttle y que es una de las cosas que más me gusta es su guía rápida que viene en 9 idiomas pero es completísima. Paso a paso, foto a foto, nos enseña como terminar de montar los componentes que no trae de serie (no olvidemos que estamos ante un barebone) y nos hace un rápido resumen de todo lo que viene  en el propio Mini PC, tanto controladores como puertos y demás componentes.

ANÁLISIS EXTERNO

Sacamos el barebone de su bolsa y comenzamos con el análisis externo del mismo. Como siempre estamos ante un barebone con factor de forma de 3 litros como le llama el fabricante y con unas dimensiones muy reducidas de 25 cm de largo por 20 cm de ancho por 8 cm de altura. Sin duda un buen desafío para montar un Mini PC con socket LGA. El barebone está fabricado en acero, el propio chasis, y el cuerpo que lo envuelve en aluminio cepillado como es habitual en Shuttle para darle esa elegancia propia a los barebones que fabrica. Los laterales están totalmente perforados para evacuar el aire caliente que procede del interior. En ambos laterales se puede apreciar la electrónica del interior y si os fijáis en la primera foto encontráis dos pequeños ventiladores que juegan un papel muy importante pues serán los encargados de evacuar todo el aire caliente que origina el procesador.

Si hacemos una vista cenital podemos apreciar una zona perforada que coincide con el ventilador de las tarjetas gráficas de turbina en caso de que optemos por poner una. Y por supuesto está preparado para expulsar el aire caliente de dicha GPU que, no olvidemos, debe ser single slot, por cierto.

En la parte inferior, nos encontramos cuatro bloques de goma que hacen de patas y que tienen la función de mantener firme el mini PC (sin posibilidad de deslizarse) y para absorber las vibraciones del propio dispositivo cuando están en funcionamiento. Si os fijáis, justo en el centro podemos encontrar una placa que es extraible y que nos servirá para acceder al lugar donde se puede instalar el disco de 2,5″ (lo veremos durante el montaje).

Justo esa placa es la que utiliza el propio fabricante para incluirnos información importante como la alimentación necesaria del barebone en caso de pérdida o avería de la fuente que nos incluye, así como otros datos no tan importantes como el modelo, datos de la propia empresa y certificados de conformidad.

Y por fin pasamos a la zona delantera y posterior del barebone donde vamos a encontrar todas las conexiones y puertos que nos incluye Shuttle en su XH110G. Bajo una estética muy elegante, como viene siendo habitual en Shuttle, encontramos el frontal de su barebone en el que apreciamos el logo del fabricante en blanco justo en el centro y en la parte inferior encontramos, de izquierda a derecha, dos puertos USB 3.0, un puerto USB 2.0, las conexiones de audio para micrófono y auriculares, un segundo puerto USB 2.0, el botón de power y el led de actividad del disco duro.

 

 

En la parte posterior encontramos la ranura de expansión por si quisiéramos instalar una GPU single slot (altamente recomendable) y en la parte inferior encontramos un puerto HDMI, un puerto VGA (por si quisiéramos utilizar la iGPU del procesador), el orificio para hacer Clear CMOS, la conexión RJ45 para la red Gigabit Ethernet, cuatro puertos USB 2.0 y el conector para la fuente de alimentación.

Podéis fijaros igualmente que si quisiéramos quitar la carcasa de aluminio para poder acceder al interior lo podríamos hacer sencillamente quitando los dos tornillos manuales que lleva. Además justo a la derecha del tornillo izquierdo encontramos el conector de seguridad kensington por si necesitamos hacer uso de él.

ANÁLISIS INTERNO

Levantamos la tapa y vamos a conocer el interior del nuevo XH110G. La gran parte del interior está protagonizada por ese peculiar disipador que hace Shuttle y que ofrece buenos resultados. A la derecha podemos ver, en la parte superior, el disipador que esconde el chipset de la placa y en la parte inferior los dos bancos para memoria Sodimm que, aunque el chipset H110 soporta DDR4 y DDR3L, Shuttle ha optado por la memoria DDR4.

La placa que viene serigrafiada como FH110G en su versión 1.0 es la misma que Shuttle utiliza en su SH110R4.

Lo primero de todo es conocer el sistema de disipación del procesador. Para ello es obligado extraerlo y podemos observar que Shuttle nos ha cedido para las pruebas un Intel pentium G4560, un dual core a 3,5 Ghz y 3 Mb de cache que, curiosamente, Intel va a dejar de fabricar por ser demasiado bueno y hacer la competencia directa a los i3 7100 por la mitad de precio, dejando a estos últimos en una posición muy complicada en el mercado. Pero fuera anécdotas ese es el procesador que vamos a poner a testear.  

Y antes de pasar definitivamente a conocer nuestro disipador, os dejamos un detalle del sistema de alimentación de la placa que Shuttle usa en su XH110G. El PWM de doble canal es de Richtek. Es el RT3606BC

Pero vamos a lo que realmente nos interesa y forma parte del XH110G que es su propio disipador. En este caso estamos ante una base de cobre que absorbe todo el calor generado por el procesador y la transmite a las aletas del disipador de aluminio a través de dos heatpipes.

 

Es justo el propio disipador el que está en contacto casi directo con los dos ventiladores que se encuentran en el lateral del barebone y que se encargarán de expulsar definitivamente el aire caliente al exterior del propio barebone.

Como hemos dicho en repetidas ocasiones, Shuttle opta por la memoria DDR4 con dos bancos para memoria Sodimm. Soporta hasta un máximo de 32 GB (16 GB por banco) con frecuencias máximas de 2400 Mhz.

En cuanto a la configuración gráfica ya os decíamos anteriormente que el chipset H110 no admite configuraciones multi GPU y por tanto es idóneo para este tipo de equipos que suelene montar la gráfica integrada del propio procesador. En este caso Shuttle ha querido ir más allá e incorpora la posibilidad de montar una tarjeta gráfica dedicada (aunque single slot) gracias a un adaptador PCI-Express que permite montar la tarjeta tumbada (en paralelo al PCB de la placa base) convirtiéndose en una solución idónea para aquellos PCS con una altura limitada. No es una solución muy habitual y yo tan solo he tenido oportunidad de verlo en algunas cajas de Silverstone.

Sin duda es una gran idea porque montando tarjetas dedicadas abres la funcionalidad de estos Mini PCs o Barebones a la experiencia gaming que muchos usuarios demandan en sus ordenadores.

 

Este chip de Asmedia, el ASM1480, es el encargado de hacer de switch con el carril PCI-e para alternar entre distintas velocidades según la GPU que se monte. Es bastante habitual verlo en las placas base con varias ranuras PCI-e aunque en mayores cantidades.

En cuanto al audio, y como es habitual en Shuttle, la apuesta es clara por Realtek y en este caso monta el codec de audio Realtek ALC662 que ofrece un audio 5.1 y aunque es un codec que está algo desfasado ya ha demostrado ser capaz de cumplir las exigencias de audio envolvente de estos tipos de Mini PC.

El controlador encargado de dar la conectividad de red Gigabit Ethernet es de absolutas garantías pues viene de la mano de Intel y es el más que conocido WGI211AT que montan muchas placas de gama alta de los más importantes fabricantes. Y junto al controlador de red su inseparable compañero GST5009 que es el encargado de velar por la pureza de la señal de red aislando al controlador de las interferencias electromagnéticas.

El SuperIO también es un clásico de los barebones de Shuttle que siempre montan un ITE. En este caso el IT8772E. Gracias a este chipset podemos conocer la temperatura a la que está el procesador, a parte de monitorizar otras muchas variables de la placa como voltajes, velocidad de rotación de los ventiladores y un largo etcétera.

Por último y en cuanto a posibilidades de almacenamiento, el Shuttle XH110G dispone de dos ranuras M.2 una de tipo M para discos M.2  (en este caso soporta hasta discos de 80 mm) y una ranura M.2 de tipo AE que es compatible con tarjetas WIFI.

Por supuesto el Shuttle XH110G nos da la opción de poner un disco de 2,5″ bien sea SSD o mecánico mediante una conexión SATA 6 Gbps junto con un USB 2.0 interno, ambas accesibles desde la entrada que tenemos en la parte inferior del barebone.

EL MONTAJE

El montaje es muy sencillo, como en todos los barebones de Shuttle, y por si alguno tuviera dudas a la hora de incluir los componentes que se hacen necesarios, Shuttle es de los pocos fabricantes que se toma la molestia de hacer una guía de montaje para todo tipo de público acompañada incluso con fotografías. Sin duda una clara apuesta por acercar sus productos a cualquier tipo de usuario. Muy bien por parte de Shuttle, sin duda.

El XH110G viene sin el procesador, sin las memorias y sin medio de almacenamiento por lo que dichos componentes deben ser instalados a parte por quien adquiera este barebone. Y aunque la tarjeta gráfica no es necesario instalarla pues se puede utilizar la iGPU, también podemos instalar una GPU dedicada single slot si queremos añadir esa vertiente multimedia que a muchos le podría interesar.

Todos los componentes necesarios han sido cedidos por Shuttle excepto el disco SSD con el que se han realizados las pruebas.

Sobre el procesador, como es obvio, no es necesario que os digamos como debe ser instalado y si optarais por instalar una GPU dedicada tan solo tenemos que poner el adaptador para PCI-e del que os hablábamos más arriba y “pinchar la tarjeta” como haríais en un PC normal de escritorio.

La memoria Sodimm tampoc es necesario que os digamos como debe ser montada por su extrema sencillez.

y por fin, en cuanto al disco, lo único que hay que hacer es quitar la tapa que el XH110G tiene en la parte inferior quitando el único tornillo que la sujeta y deslizándola un poco hacia delante para poder sacarla.

Finalmente quedaría al aire la conexión SATA a la que conectaríamos el disco de 2,5″ que previamente ha sido incorporado a la bandeja que Shuttle nos incluye como un accesorio y se ancla al chasis mediante los tres tornillos necesarios.

 

 

EL TESTEO

Para el testeo se han utilizado los siguientes componentes a parte de, como es obvio, el propio Shutle XH110G objeto de este análisis.

  • Procesador Intel Pentium G4560
  • Tarjeta Gráfica Nvidia GTX 1050 Inno3D single slot
  • Un modulo de 8 Gb de memoria Sodimm DDR4 a 2133 Mhz Crucial
  • Un disco de 2,5″ SSD de 120 Gb Crucial M500

las pruebas se han realizado con Windows 10 Pro de 64 bits. En este caso todas las pruebas se han realizado con el procesador en stock sin posibilidades de hacer Overclocking por limitaciones del propio procesador y de la Bios del propio barebone.

RESULTADOS DE PROCESADOR

Como siempre comenzamos con la identificación de los componentes del sistema. Por supuesto vamos a utilizar CPUz para ello.

PRUEBAS DE CPU

Aida64

Con esta prueba vamos a conocer el rendimiento de la memoria DDR4 Crucial. La memoria está a frecuencia estándar de 2133 Mhz.

Los resultados no son especialmente buenos pero por la sencilla razón de que al poner un solo módulo de memoria, la tenemos en single channel. Ni mucho menos es por problemas de rendimiento como tal.

Cinebench R15

Aquí podemos medir el rendimiento del procesador y de la GPU con pruebas de renderizado.

Los resultados de CPU son muy similares a los que obtuvimos en su día con el ECS Liva Z plus que montaba un i5-7300U de socket BGA. El dato en el que sí es muy superior el Shuttle XH110G es en el de OpenGL y es ahí donde se nota el uso de la tarjeta gráfica integrada. Es obvio que no es lo mismo realizar pruebas de GPU sobre una Nvidia GTX 1050 que contra la GPU integrada de un procesador (Intel HD Graphics 620 de nuestro ECS Liva Z Plus). Y es ahí donde Shuttle da un paso adelante dotando a un PC de un tamaño pequeño de la posibilidad de montar una GPU integrada. Ya podemos hablar de Mini PCs que pueden optar a juegos con cierta garantía. La reproducción de videos 4K y de gran peso se da por supuesta.

Wprime

Con este test vamos a conocer el rendimiento del procesador con el cálculo de los números primos. Recordad que este es el mejor bench probablemente en cuanto mide el rendimiento del procesador en conjunto.

 

Seguimos obteniendo resultados muy similares con respecto al i5-7300U del último Mini PC que analizamos, el ECS Liva Z Plus.

Super PI

Esta prueba mide también el rendimiento de la CPU con la diferencia de que la mide sobre un solo núcleo y no sobre todos los núcleos de un procesador como el wPrime. Por tanto para pruebas mono núcleo es el bench ideal.

Con esta prueba de la GPU pasamos a realizar las pruebas de rendimiento 3D en el que se pone de manifiesto el rendimiento de la propia gráfica.

RENDIMIENTO 3D

Aquí va ser imposible poder comparar el Shuttle XH110G teniendo en cuenta que los demás Mini PCs que hemos tenido oportunidad de probar trabajan con la iGPU y directamente descartamos hacer pruebas de Fire Strike como sí hemos podido realizar con este nuevo barebone de Shuttle.

No son resultados sobresalientes pero sí nos permiten optar a juegos no especialmente exigentes y también es cierto que si queremos incrementar el rendimiento en juegos siempre podríamos utilizar GPU más potentes con la única limitación de que deberían ser single slot y la limitación de la fuente de menos de 300 Watios.

La otra prueba que hemos realizado ha sido simplemente por probar porque el propio 3DMark no la recomendaba realizar. Fire Strike Extreme ya era demasiado para esta GPU dedicada.

Las temperaturas obtenidas son bastante decentes sí tenemos en cuenta que estamos ante un procesador al que no se le puede hacer OC y, de sacarle algo de rendimiento estresándolo este sería mínimo.

En cualquier caso los resultados en cuanto a temperatura son buenos teniendo en cuenta que el ruido es una de las principales preocupaciones de los fabricantes a la hora de construir estos PCs de reducido tamaño y deben renunciar a sistemas de disipación casi pasivos. Con el procesador en stock, las temperaturas las podemos calificar de altas, pero es cuando hemos realizado pruebas de estress con el LinX y nos hemos fijado que este pequeño disipador que monta Shuttle funciona bastante bien por lo que podemos calificar el funcionamiento del disipador como muy bueno. Una vez más la construcción de estos sistemas es uno de los puntos fuertes de Shuttle.

 

 

Si os fijáis, y corriendo una prueba de LinX, las temperaturas no llegaban a los 65 grados y os puedo asegurar que en un uso normal, el procesador no se va a poner tan a prueba como lo hace este pequeño programa.

 

CONCLUSIÓN

Estamos ante un barebone que no destaca en nada pero tampoco tiene puntos débiles. La gran innovación de Shuttle en este barebone es la posibilidad de poder instalar una tarjeta gráfica dedicada con lo que por fin abrimos a estos Mini PCs al mundo multimedia de los juegos.

En fin, es difícil valorar un dispositivo como éste cuando es tan altamente personalizable. Shuttle tan solo pone la placa, el disipador y por supuesto el chasis. Eso sí, la experiencia de tantos años es sin duda un punto que juega a su favor y se nota a la hora de conseguir tanto en tan poco espacio, sin hablar de los materiales que son simplemente extraordinarios.

VENTAJAS

  • Posibilidad de dotarle de una GPU dedicada
  • Refrigeración y silencio correctos gracias a su sistema de disipación
  • La calidad de materiales tradicional de Shuttle
  • Posibilidad de instalar discos M.2, SATA 6 y tarjeta de red WIFI

INCONVENIENTES 

  • Necesidad de instalación de casi todos los componentes
  • Las bios que Shuttle utiliza siguen siendo bastante pobres en cuanto a desarrollo.

 

Revisado por Miguel Ángel Rodríguez el 03 octubre 2017