Corsair K95 RGB Platinum

Personalmente siempre me han gustado los teclados mecánicos de Corsair. Por un lado porque siempre han buscado el máximo de calidad, y prueba de ello es que en lugar de crear sus propios mecanismos utilizan los Cherry MX originales (e incluso han desarrollado interruptores junto con ellos), y de lo que nadie duda es de que se encuentran entre los de mayor calidad del mercado. Y cuando hablamos del K95 RGB Platinum que vamos a analizar en el día de hoy lo que tenemos es el teclado tope de gama del fabricante, lo que automáticamente lo coloca como uno de los teclados top del mercado.

El modelo que Corsair nos ha enviado de éste K95 RGB Platinum es el que viene equipado con interruptores Cherry MX Speed, los cuales ya vimos en el K70 RGB RapidFire que analizamos hace algún tiempo, y en esencia tiene muchísimas cosas iguales a éste, pero lógicamente con varias diferencias. Empezamos por seis teclas de macro dedicadas en la parte izquierda del teclado, con las que podremos asignar directamente las funciones que queramos.

El K95 RGB Platinum también tiene otra particularidad que lo desmarca de cualquier otro teclado de la marca, y es la inclusión de una barra de luz equipada con un total de 19 zonas LED mas el logo del centro que podremos personalizar con el color y los efectos que queramos.

Por otro lado, en éste teclado Corsair ha dispuesto una memoria interna que permite seleccionar entre tres perfiles diferentes, cada uno con su iluminación, macros y asignaciones, para que podamos utilizar el teclado con toda nuestra personalización en cualquier equipo sin necesidad de software.

Otra diferencia fundamental es que si bien el K70 ya tenía la zona superior de aluminio cepillado para dotar al teclado de un aspecto de gran calidad, el K95 RGB Platinum lleva esto al extremo, con una completa estructura de aluminio cepillado anodizado de calidad aeroespacial, estando disponible además en dos versiones, una de color negro -que es la que analizamos- y otra plateada (Gunmetal).

Para terminar, la última diferencia radica en el reposa muñecas. En lugar de ser el habitual, en éste caso Corsair ha dispuesto una superficie magnética de dos caras para que el usuario pueda escoger la habitual superficie rugosa que mejora el agarre, o bien una superficie más lisa y más cómoda, suave al tacto, para mayor comodidad.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

En las características técnicas nos cuentan lo que no os habíamos contado nosotros en la introducción pero que ya supondríais. Peso, dimensiones y número de teclas, contando con las seis dedicadas para macros, que tienen facultad anti ghosting Full N-Key Rollover, además de las multimedia dedicadas y, al igual que en el K70, la rueda analógica de volumen. Tiene también teclas para cambio de perfil de memoria, intensidad de iluminación, bloqueo de tecla Windows (configurable), y silenciado de sonido.

Por supuesto también tiene un puerto USB Passthrough para conectar dispositivos, y un juego de teclas adicional con recubrimiento de goma especial para la zona WASD y aledaños (igual que en el K70). Está disponible con los interruptores Cherry MX Speed que analizamos hoy, pero también con Cherry MX Brown. Su precio recomendado es de 199 dólares, así que en España se vende un tanto más caro, 210 euros en la tienda en la que lo hemos visto más barato.

ANÁLISIS EXTERNO

El K95 RGB Platinum viene embalado en una caja de grandes dimensiones y peso, con una cubierta exterior de cartón blando que ya es habitual en el fabricante y que nos enseña una imagen a todo color del teclado en la parte frontal, destacando sus interruptores, marca y modelo únicamente.

Es es la parte trasera en la que el fabricante nos explica las bondades del teclado, con un croquis y breve explicación de todas sus partes, incluyendo por supuesto la zona de teclas dedicadas para macros y el reposa muñecas de doble cara.

En los laterales lo que encontramos es la lista de contenido de la caja y requisitos de sistema en un lado, principales características resumidas en otro, y la disposición en uno de los laterales pequeños, indicando que estamos ante un teclado QWERTY en español.

Las novedades comienzan con el empaquetado. Generalmente en el interior de ésta cubierta de cartón blando nos encontramos con una caja de cartón neutro duro y en su interior el teclado, pero en éste caso tenemos una caja de cartón duro de color negro con el logo de Corsair en bajo relieve que se abre retirándose hacia arriba en lugar de en forma de cofre. Calidad premium desde el embalaje.

Nada más retirar la cubierta superior podemos ver, al fin, el teclado.

Pero ya sabéis que antes de ver el producto siempre os enseñamos los accesorios, y hoy no será una excepción. Bajo el teclado encontramos una caja de color amarillo en cuyo interior tendremos el manual de instrucciones, información sobre garantía y el juego de caperuzas adicional, y por supuesto el reposa muñecas.

Aquí tenéis el interior de la caja amarilla.

Y aquí el reposa muñecas.

La capa exterior, magnética y reversible, viene envuelta en plástico que, todo sea dicho, cuesta un montón de quitar (al final tuve que retirarla con un cutter con cuidado).

Aquí podéis ver ambas superficies, una rugosa y otra lisa y suave. Por cierto que en la zona inferior cuenta con tres grandes patas de goma anti deslizante, muy de agradecer.

Vamos por fin con el teclado. Aquí podéis ver su disposición.

La zona de teclas de macro dedicadas de la parte izquierda.

Botones de selección de perfil, intensidad de iluminación y bloqueo de tecla Windows.

Teclas multimedia dedicadas, incluyendo la rueda analógica de control de volumen.

LEDs indicadores de estado.

El logo del fabricante adorna el centro. Su iluminación dependerá de los colores seleccionados en los cinco LEDs de la barra de iluminación que están más cerca (no tiene iluminación propia sino que depende de los LEDs de la zona).

Aquí tenéis uno de los interruptores Cherry MX Speed. Cada uno de ellos está dotado, por supuesto, de un LED RGB independiente.

Como es habitual en los teclados de Corsair, tiene cierta inclinación ya de base para una mejor ergonomía. Las teclas están levantadas y no embutidas en la plancha de aluminio cepillado, lo cual facilita una fácil limpieza.

Del centro sale el cable, de grosor considerable -ya que termina en doble conector USB- y el puerto USB que nos permitirá conectar otros dispositivos al propio teclado. Personalmente yo lo utilizo para conectar el receptor inalámbrico de los auriculares y funciona perfecto.

Aquí tenéis el cable, por supuesto mallado con hilo de nailon para hacerle resistente al rozamiento. Mide 1,8 metros de longitud en total.

Termina, como es habitual, en dos conectores USB 2.0 bañados en oro.

Finalmente para terminar con esta zona, un detalle de la esquina de la barra de iluminación posterior.

Volteamos el teclado para ver su zona inferior, dominada por una gran X. En ésta podremos canalizar cables, como los del ratón o los auriculares, para que pasen por debajo del teclado y no molesten.

Aquí podéis verlo un poco más de cerca.

También destacan unas enormes, gigantescas patas de goma para evitar que el teclado se mueva de su sitio en la mesa. La verdad es que son las más grandes que he visto nunca, y se agradecen mucho. De hecho como no podía ser de otra manera Corsair ha dispuesto inserciones de goma también en las patas elevadoras. Perfecto.

Por cierto, así es como se ve el teclado con el reposa muñecas puesto.

TESTEO

Hora de conectar el teclado al equipo y ver de lo que es capaz.

Aquí podéis ver algunos detalles de la iluminación, como la barra posterior.

El logo de Corsair.

O los interruptores Cherry MX Speed.

El software

Conocemos más que de sobra CUE (Corsair Utility Engine) así que, como siempre decimos, no vamos a entrar en mayor detalle que las particularidades del teclado que analizamos en el día de hoy.

Desde las opciones generales del software podemos modificar a mano la frecuencia de sondeo, el brillo, la disposición y borrar el almacenamiento interno, así como forzar que busque un nuevo firmware en la web del fabricante y que lo instale automáticamente.

De igual manera a como vimos cuando analizamos el Scimitar Pro RGB, el K95 RGB Platinum cuenta con diferentes perfiles de memoria.

En la pestaña de acciones podremos asignar acciones concretas a cada una de las teclas, especialmente a las dedicadas para Macros.

Creación de macros.

En la parte de iluminación y efectos podremos hacer precisamente eso, crear iluminación y efectos también para cada tecla independiente si queremos. Recordad que podremos guardar tres perfiles diferentes en la memoria del teclado, y que podemos hacer prácticamente lo que queramos, incluso generar temporizadores para que cambie automáticamente de efecto o al suceder algo.

Aquí tenéis un detalle de la selección de los 19 LEDs superiores.

Finalmente, las habituales opciones avanzadas.

Utilizando el Corsair K95 RGB Platinum

Yo pensaba que, dado que habitualmente utilizo un K70 RapidFire RGB, el pasar éste K95 iba a ser pan comido en cuestión de tiempo de adaptación. Nada más lejos. Para empezar hay que escoger con qué superficie del reposa muñecas me quedo, y finalmente opté por el rugoso, aunque ésto es ya más por gusto del usuario que otra cosa. Para continuar, esas teclas de macro en la parte izquierda, que a su vez hacen que el teclado sea más ancho, me produjeron al principio que colocara mal las manos sobre el teclado, equivocándome al teclear. En resumen, finalmente necesité un periodo de varias horas hasta que me sentí del todo cómodo tanto escribiendo como jugando.

En cualquier caso, el K95 RGB Platinum es un teclado evidentemente orientado a juegos y, lo que es más, está diseñado específicamente para estos tanto por las teclas de macro y funcionalidades como por los interruptores escogidos para ello. Ya estoy acostumbrado a la sensibilidad de los MX Speed, pero tal y como os conté cuando analicé el K70 RapidFire RGB cuesta un poco pues con un punto de actuación de tan solo 1,2 mm se realizan muchas pulsaciones involuntarias hasta que te acostumbras, así que ojo con eso. Es cuestión de práctica de todas maneras, pues yo ya llevaba meses con el K70 y prácticamente no cometo ya fallos por culpa de esto.

Por contra, los MX Speed son fabulosos para jugar. Como en anteriores ocasiones he estado jugando a dos juegos: League of Legends y Final Fantasy XIV online (MMORPG). En el primero, donde siempre tenemos los dedos en la misma posición y machacamos literalmente las teclas, es una gozada jugar con los MX Speed. Cada pulsación se realiza con máxima celeridad y el teclado se comporta a la perfección sin importar lo que machaque las teclas. Es simplemente fabulosa la sensación de velocidad que tienes jugando. En el FFXIV la cosa no es muy diferente: también se machacan las teclas, si bien son muchas (muchísimas) más las que utilizamos, incluyendo combinaciones. Claro que como las teclas de habilidad son los números (1234567890’¡) y se deben realizar combinaciones de éstos con CTRL, ALT y SHIFT, hay ocasiones en las que quiero pulsar el 4 pero pulso sin querer CTRL + 4. ¿Por qué? Porque para llegar con el dedo al 4 tengo que apoyar la mano levemente sobre el CTRL, y al ser tan sensible se registra la pulsación de éste. En cualquier caso ésto solo me pasaba al principio, y ahora mismo conociendo que ésto puede pasar tengo más cuidado y ya no me sucede.

A éste respecto he de destacar una cosa sobre las teclas de macro: son fabulosas. No solo están muy a mano -valga la redundancia- sino que aceleran cualquier pulsación. Por ejemplo, las teclas de acción que tengo en la parte más alejada de la mano izquierda (8, 9, 0, ‘ y ¡) que tienen habilidades asignadas, normalmente tenía que quitar la vista de la pantalla o pulsarlas con el ratón para activarlas, pero gracias a las teclas para macros me las he asignado mucho más cerca y ahora las puedo utilizar mucho más cómodamente. De hecho en una de ellas hice una macro para mi personaje “healer” que: Primero lanza un mensaje avisando que voy a resucitar al jugador que tengo seleccionado, después utiliza un hechizo que se llama “Swiftcast” (que hace que el siguiente hechizo se lance instantáneamente) y luego lanza el hechizo de resurrección. Todo se ejecuta con una sola tecla y de manera instantánea. Fantástico en un juego de estas características.

CONCLUSIÓN

Corsair ha llevado al extremo la palabra “Calidad” con éste K95 RGB Platinum, y ya no solo en materiales. El fabricante ha pulido enormemente su software para dotar al teclado de una potencia inusitada que permite a los usuarios hacer prácticamente lo que quieran en términos de iluminación, efectos y acciones, permitiendo a usuarios avanzados el tener una ventaja inherente en cualquier tipo de juego. Periféricos como éste son los que marcan la diferencia con respecto a jugar en PC y consola.

Claro que la dificultad de configuración para tenerlo todo “al dedillo” es elevada, solo apta para usuarios avanzados y/o persistentes, por no hablar de que éste teclado solo es apto para usuarios con presupuesto holgado, pues recordemos que cuesta más de 200 euros en tiendas de España.

PROS:

  • Calidad incuestionable, cuidada hasta el último detalle.
  • Extremadamente rápido gracias a los interruptores Cherry MX Speed.
  • Excelente iluminación RGB, con el añadido de la barra posterior con 19 zonas.
  • Excelente rendimiento en todo tipo de juegos.
  • Reposa muñecas muy cómodo y con doble superficie.
  • Grandes patas de goma por doquier que impiden que se mueva durante el uso.
  • Anti ghosting total.
  • Memoria integrada que permite almacenar varios perfiles completos.
  • HUB USB 2.0.
  • Controles de volumen y multimedia dedicados.
  • Teclas para macros dedicadas.

CONTRAS:

  • La iluminación el logo central depende de los LEDs de la zona.
  • Bastante caro (más de 200 euros).
  • Tiempo de adaptación elevado.

Por todo ello, éste Corsair K95 RGB Platinum se merece nuestro galardón de Platino y por supuesto nuestra recomendación por su excelente rendimiento.

Compártelo. ¡Gracias!