Corsair K63

En el día de hoy volvemos a mostraros nuestro análisis particular de un nuevo teclado de Corsair, pero en este caso es especial por varios motivos; por un lado, porque éste nuevo Corsair K63 se presenta en el día de hoy, y en segundo lugar porque no se trata del típico teclado mecánico, sino que es una versión TKL (Ten Key Less, sin pad numérico) y muy simplificado en cuanto a características que busca llamar la atención de aquellos usuarios que busquen un teclado específico para jugar, pero que no necesitan características que encarecen el precio del producto y al final no utilizan.

Estamos ya más que acostumbrados a ver teclados mecánicos completos, con teclas adicionales para macros, controles multimedia, iluminación RGB por tecla y un largo elenco de características que, si bien son útiles y gustan a mucho, a veces desbordan a usuarios que quieren un “teclado para jugar” y nada más. Para éste tipo de usuarios Corsair lanza ahora el nuevo K63, con un diseño compacto y simple que pretende ser una herramienta de juego simple, fiable y duradera.

De ésta manera, además de ser un teclado TKL de tamaño compacto el K63 de Corsair también ve eliminadas algunas de las características habituales de los teclados de la marca, como por ejemplo la tan de moda iluminación RGB que en éste caso viene solo en color rojo (eso sí, los efectos que podremos hacer siguen siendo tan potentes como en el resto de teclados del fabricante), y los interruptores utilizados son únicamente Cherry MX Red. También se elimina el USB Passthrought y se escatima en detalles como el reposa muñecas o el cable mallado con hilo de nailon para abaratar el coste y, con ello, venderlo más barato (tiene un precio de venta recomendado de 79.99 dólares, que al final se traducirá en unos 90 euros seguramente).

Dicho esto, vamos allá con el análisis de éste Corsair K63.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

A la fecha de la redacción de éste análisis el teclado todavía no está listado ni siquiera en la web de Corsair, así que las características técnicas las hemos sacado de la documentación que el fabricante nos envió para el análisis, entre ello la siguiente tabla:

Estamos como podéis ver ante un teclado TKL con interruptores Cherry MX Red originales, con 45 gramos de fuerza de actuación y 2 mm de recorrido. Cuenta por supuesto con funcionalidad anti ghosting total, y tal y como comentamos antes la iluminación es en color rojo, configurable eso sí por tecla. De igual manera, cada una de las teclas es configurable en acción a través del software CUE del fabricante.

ANÁLISIS EXTERNO

El Corasir K63 viene embalado en la habitual caja que el fabricante utiliza en casi todos sus periféricos, con el exterior con colores negro y amarillo predominando y en cuya cara principal podemos ver ya una imagen que nos deja bien claro el producto del interior, destacando marca, modelo y algunas de sus principales facultades.

En la parte trasera encontramos el habitual croquis que nos muestra las partes del dispositivo, resumiendo sus características al mismo tiempo.

Finalmente, en los laterales lo que tenemos son las características técnicas, requisitos del PC al que vayamos a conectarlo, y contenido de la caja, así como la disposición en Español destacada en uno de los laterales pequeños.

Abrimos la caja en forma de cofre y nos encontramos con el teclado protegido por una bolsa de plástico transparente, además de otra bolsa que contiene el manual de instrucciones y la información sobre la garantía.

Aquí podéis ver esto último.

Ahora ya fuera de su embalaje, el nuevo Corsair K63. Como podéis ver tiene dimensiones reducidas gracias a que carece de pad numérico a la derecha, y el que va a tener iluminación de color rojo se pone de manifiesto por la capa de éste color bajo las teclas que servirá para crear un efecto de mayor intensidad.

Aun así, tal y como os decíamos antes el teclado sí que tiene teclas multimedia dedicadas, que siempre es de agradecer.

También teclas de volumen y silencio.

Y por supuesto otras dos teclas dedicadas, una para cambiar la intensidad de la iluminación y la otra para poner el modo juego, que es configurable, y habitualmente se utiliza para deshabilitar la tecla Windows.

El logotipo de la marca adorna en color plateado el centro de la parte superior del teclado.

Vamos a ver más de cerca una de las teclas, en éste caso el Escape dado que está un tanto aislada y podemos verla mejor. Fijaos en la tipografía y en la capa de color rojo brillante que tiene por debajo y que servirá para darle más intensidad y homogeneidad a la iluminación roja.

Si quitamos la caperuza podemos ver el interruptor Cherry MX Red con su LED individual. Recordad que aunque la iluminación de éste teclado no es RGB y solo viene en rojo, podremos aun así crear diferentes efectos y, ojo al dato, cambiar la intensidad de iluminación en cada tecla de manera individual.

Seguimos. Aquí tenéis una vista lateral.

Aquí la salida del cable por la parte trasera. Como decíamos al principio en éste caso no tiene mallado con hilo de nailon, solo plástico.

La zona inferior. No hay canalizaciones de cable pero sí cuatro patas de goma, sinceramente de tamaño bastante nimio, para evitar que el teclado se mueva. Eso sí, si levantamos las patas elevadoras nos vamos a encontrar con que no hay inserciones de goma, por lo que aunque el teclado sea pequeño será propenso a moverse por la mesa cuando lo estemos utilizando si no tenemos cuidado. Por cierto, si os fijáis podréis ver que también hay inserciones en la zona inferior para poder anclar un reposa muñecas, aunque en éste caso no viene entre los accesorios.

Un dato curioso es esta serigrafía que reza “¡CUIDADO! Algunos expertos creen que el uso de cualquier teclado podría producir lesiones serias en las manos, muñecas, brazos, cuello o espalda. Si notas dolor, entumecimiento o debilidad en éstas áreas, visita a un profesional de la salud cualificado”. Vamos, que alguien se ha quejado de la ergonomía del teclado y Corsair ha puesto éste mensajito en parte para lavarse las manos y en parte para decir que no son sus teclados, sino todos los teclados los que pueden causar éste tipo de problemas. No deja de resultar curioso.

Vamos a seguir. Aquí tenéis el cable, de 1,8 metros de longitud.

Y aquí el único conector USB. Dado que no tiene Passthrough, no necesita un segundo conector.

TESTEO

Visto el teclado, es hora de conectarlo y ver qué tal funciona. Como siempre, comenzamos con su iluminación.

No hay demasiado que ver ya que solo tiene un color, aunque más tarde veremos los efectos. Aquí tenéis el interruptor individual iluminado en rojo.

El software

Ya conocemos más que de sobra CUE, el software unificado de Corsair para todos sus periféricos, así que no vamos a hacer demasiado hincapié mas que en las particularidades de éste dispositivo que analizamos en el día de hoy. Pero sí que comenzaré diciendo que de partida, el software que ya tenía instalado -y supuestamente actualizado- no me detectó el K63 nada más conectarlo. Tuve que ir a la web del fabricante y descargar una versión nueva, más actualizada que la que tenía, para que lo detectara.

Pero bueno, una vez instalada la versión correcta del software, ya tenemos el K63 listo para ser configurado. En la pantalla principal nos permite, además de seleccionar el teclado para entrar en sus opciones avanzadas, seleccionar la frecuencia de sondeo, su nivel de brillo y el idioma.

Entrando en la configuración avanzada, en la primera parte tenemos como siempre la de acciones, que nos permite asignar lo que queramos que haga cada una de las teclas de manera individual.

En efectos de iluminación podemos seleccionar los efectos qie queramos, siempre en color rojo, pero pudiendo variar la tonalidad gracias exclusivamente a que cada tecla puede ser modificada en intensidad.

La última pestaña, rendimiento, nos permite seleccionar qué queremos que haga el modo juego, así como seleccionar el color de los indicadores de éste y del indicador de brillo.

El Corsair K63 en uso

Como cada vez que se cambia de teclado, hay un proceso de adaptación. Y aunque los mecanismos de éste K63 son relativamente parecidos a los del K70 Rapidfire que utilizo normalmente -salvo por el punto de activación- el tiempo debería haber sido pequeño… pero no. Que por un lado el K63 sea bastante más estrecho que el K70 y que por otro carezca de reposa muñecas al principio me costó mucho colocar las manos correctamente en el teclado. Era un problema de posicionamiento que logré corregir en menos de media hora, así que nada grave, pero hay que tenerlo en cuenta, así como el hecho de que muchas veces, por costumbre, tiras hacia el pad numérico para teclear números y en el K63… no está.

La ventaja, por el contrario, es más que evidente. Es un teclado para jugar y es ahí donde se nota ese espacio adicional que te da en la parte derecha que, siendo diestro, es donde colocas el ratón. Puedes tener los brazos en una posición más natural menos abierta pues generalmente estás obligado por el ancho del teclado, haciendo que el jugar sea más cómodo.

Ahora bien, ¿qué echo de menos? Para empezar esas caperuzas adicionales con goma que Corsair suele proporcionar con la mayoría de sus teclados, pero éste no ha sido el caso. Tampoco ha sido el caso, y también he echado de menos, el reposa muñecas, si bien es cierto que estas dos cosas son una valoración subjetiva y es cuestión de acostumbrarse.

En cuanto al funcionamiento, qué decir: es un teclado diseñado para juegos, fabricado por uno de los -para mí- mejores fabricantes de teclados del mercado, y con los mejores interruptores de éste, así que el resultado solo podía ser uno: perfecto. Una vez que te acostumbras al tamaño y a no tener pad numérico, claro. Por lo demás, en realidad no he echado de menos nada (salvo el puerto USB, pues yo normalmente lo utilizo para poner el receptor inalámbrico de los auriculares).

CONCLUSIÓN

Podríamos decir sin miedo a equivocarnos que éste Corsair K63 es una versión del K65 RGB  pero sin “pijadas” como la iluminación RGB, el reposa muñecas o el cable con mallado de hilo de nailon, pero a cambio tenemos un rendimiento exactamente igual a un precio más económico. Y es que una de las desventajas del K65 RGB era que su precio rondaba los 150-160 euros en tiendas, y en teoría cuando éste K65 aterrice en tiendas debería rondar los 100 euros, un precio que si bien todavía parece un poco elevado es bastante más justo y en la línea del resto de productos de la marca.

No cabe duda de que es una compra más que recomendada para aquellos usuarios que van a utilizar su teclado para juegos la mayor parte del tiempo y que no necesitan nada más que un arma para la victoria, sin colores ni florituras, y que no quiere pagar por ellos.

PROS:

  • Excelente rendimiento.
  • Ahorra espacio en la mesa y la posición al jugar es más natural.
  • Buena calidad de materiales.
  • Excelente calidad de iluminación.
  • Posibilidad de crear infinidad de macros y efectos de iluminación.

CONTRAS:

  • Carece de USB adicional.
  • No tiene reposa muñecas de serie.

Por todo ello, y como no podía ser de otra manera, el Corsair K63 se hace merecedor de nuestro galardón de Oro y nuestra recomendación por su rendimiento y relación prestaciones / precio.

Compártelo. ¡Gracias!