AMD Radeon R7 260X

AMD Radeon Logo

La nueva generación de tarjetas gráficas Volcanic Islands de AMD ya está aquí, y en mismo día de su presentación os presentamos el análisis de uno de sus nuevos modelos, en concreto de la AMD Radeon R7 260X de referencia del fabricante. Esta gráfica está orientada al segmento de mercado de gama media-baja, pero aun así promete un rendimiento muy decente por menos de 125 euros.

Esta tarjeta gráfica cuenta con una GPU Bonaire como el de la AMD Radeon HD 7790 y de hecho tiene toda la pinta de ser esta misma gráfica pero sobrevitaminada, si bien es cierto que su precio de salida es inferior mientras que su rendimiento debería ser superior. AMD la lanza al mercado con el propósito de que se convierta en la tarjeta gráfica más potente del mercado por su precio, ya que de hecho está orientada a los juegos de última generación y con resoluciones Full HD. Además, esta R7 260X cuenta con las últimas tecnologías de AMD, como ZeroCore Power, True Audio y la API Mantle que presentaron recientemente en la conferencia GPU14. No nos vamos a parar a explicar cada una de estas tecnologías dado que ya lo hicimos en su momento en la presentación de AMD GPU14.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Estas son las características técnicas de la AMD Radeon R7 260X:

Specs

Como podemos apreciar, cuenta con unas características técnicas muy similares a las de la Radeon HD 7790 que analizamos hace unos meses, y de hecho cuenta con la misma cantidad de Stream Processors y el mismo core que ésta. Sin embargo, funciona a unas frecuencias superiores de fábrica (habrá que ver más tarde los modelos personalizados de los distintos ensambladores).

ANÁLISIS EXTERNO.

AMD nos ha enviado una muestra de ingeniería que carecía incluso de embalaje salvo un plástico antiestático dentro de otro plástico de burbujas. Cuando estén disponibles estas gráficas a partir de hoy, los diferentes ensambladores ya tendrán sus propios embalajes y sus gráficas personalizadas, pero nosotros solo disponemos de momento de esta muestra de ingeniería de AMD con el disipador de referencia.

Aquí tenemos a la R7 260X, exactamente igual que las fotos que nos mostró en su día AMD.

AMD Radeon R7 260X -001

Como vemos, cuenta con un disipador que ocupa casi toda la superficie de la gráfica, que por cierto es bastante pequeña, tan solo 17,5 centímetros de longitud. Un único ventilador de 80mm es el encargado de refrigerar todo el conjunto.

AMD Radeon R7 260X -002

Vamos a hacer la típica vista a 360 grados de la R7 260X. Cuenta con un único conector PCI-Express de 6 pines para darle alimentación, y éste está ubicado en la parte trasera de la gráfica. Esto normalmente es un inconveniente en gráficas de gran tamaño por las limitaciones de espacio de las cajas, pero teniendo en cuenta que esta gráfica es relativamente pequeña no hay ningún problema. El ventilador de 80mm de diámetro se conecta al PCB de la gráfica mediante un conector de 4 pines, por lo que tiene función PWM, es decir, que aumenta de velocidad automáticamente en consonancia a la temperatura de la gráfica.

En cuanto a las salidas de vídeo, esta R7 260X tiene para todos los gustos: un DisplayPort nativo, un HDMI y dos DVI, uno de ellos dual link. Por si no os habíais dado cuenta todavía, el disipador es de doble slot.

AMD Radeon R7 260X -008

Le llega el turno a la parte trasera de la gráfica. Aquí podéis ver que el disipador está anclado al PCB con un pequeño backplate con 4 tornillos, una manera simple pero efectiva dado que su tamaño es bastante reducido. Aquí también AMD ha ubicado las etiquetas identificativas de la gráfica, que como podéis ver en nuestro caso es una muestra de ingeniería para prensa. Y por cierto, esta gráfica al igual que la 7790 cuenta con un único conector CrossFireX, por lo que se limitará a configuraciones de dos tarjetas gráficas.

En cuanto al tamaño, como os comentamos antes es de tan solo 17.5 centímetros, realmente pequeña. En las siguientes imágenes podéis verlo con un metro, así como en comparación con la Sapphire Radeon HD 7790 DualX OC que analizamos hace unos meses. Si esta gráfica ya era pequeña, la R7 260X lo es más. Ideal para sistemas con factor de forma pequeño.

Es hora de instalar la R7 260X en nuestro sistema y comenzar las pruebas.

AMD Radeon R7 260X -015

TESTEO.

Para probar esta AMD Radeon R7 260X hemos empleado el siguiente hardware:

Hemos decidido que para esta nueva generación de tarjetas gráficas de AMD vamos a emplear este sistema en lugar del Intel que habíamos empleado para todas las gráficas hasta ahora. Un sistema AMD para una gráfica AMD. El sistema operativo empleado ha sido Windows 7 Ultimate x64 SP1 con todos los parches instalados, y los drivers para la gráfica los AMD Catalyst 13.11 BETA_V1 (los drivers de prensa que AMD nos ha proporcionado. Aunque hay drivers más modernos AMD nos ha pedido que analicemos esta gráfica con esta versión).

Para ir abriendo boca, como siempre os ponemos una captura de GPU-Z.

GPU-Z

 

Con esta captura comprobamos que efectivamente la R7 260X no es sino una Radeon HD 7790 sobrevitaminada y con el doble de memoria RAM.

Temperatura

Para medir la temperatura se ha empleado Open Hardware Monitor, y el dato medido es el Delta de temperatura, es decir, la temperatura medida menos la temperatura ambiente. De este modo, aunque esta última varíe, no se ve afectada la comparación en la medición.

Los resultados de la siguiente gráfica han sido obtenidos con el ventilador de la gráfica en automático, y en las siguientes situaciones: Idle largo (30 minutos de absoluto reposo), Idle (10 minutos de reposo), Heaven Benchmark (temperatura máxima durante el benchmark), Juegos (temperatura máxima jugando) y Furmark durante 10 minutos.

Gráfica Temperatura

Podemos ver que el ventilador de 80mm de diámetro de esta gráfica no es suficiente para refrigerar todo el conjunto, ya que aunque no es ruidosa en exceso, se calienta demasiado para nuestro gusto. No obstante, recordad que tenemos entre manos el modelo de referencia de AMD, y más adelante los ensambladores lanzarán sus modelos personalizados con disipadores más eficientes.

Consumo.

El dato de consumo se ha medido con un medidor de enchufe Efergy eSocket al que únicamente estaba enchufada la torre del ordenador. Es decir, que el dato de consumo es del sistema completo sin tener en cuenta el monitor, altavoces ni demás posibles aparatos. Por ello, también hemos querido incluir el dato de consumo máximo (Full LOAD), estresando además de la gráfica con Furmark el procesador con Prime95.

Gráfica consumo

Aunque hemos utilizado una fuente de alimentación de 650W para nuestro banco de pruebas, con una fuente de 400W de buena calidad habríamos tenido más que suficiente. Hay que tener en cuenta que el consumo máximo teórico de esta R7 260X es de tan solo 115W.

TEST SINTÉTICOS.

En este apartado sometemos a la AMD Radeon R7 260X  a diversos benchmarks sintéticos para medir su rendimiento en diferentes ámbitos. Se trata de una gráfica pensada para juegos en Full HD, aunque como es lógico no con todos los parámetros gráficos al máximo. No obstante, hemos decidido hacerlo de esta manera para así poder comparar los resultados con otras gráficas que testearemos en el futuro.

Tened en cuenta también que estamos testeando una muestra de ingeniería y con unos controladores que todavía tienen mucho por pulir, por lo que los resultados mejorarán bastante con modelos personalizados por los ensambladores y con OC de fábrica, y también en función a que AMD vaya sacando versiones más modernas de los drivers.

Unigine Heaven Benchmark 4.0

Este benchmark viene con varios presets pre configurados, pero el preset más exigente de éstos no utiliza una resolución Full HD, por lo que hemos personalizado los parámetros para elegir los más exigentes.

Heaven 4

Este test es realmente exigente para la gráfica, y aun así ha logrado obtener una puntuación bastante decente (recordemos que la 7790 obtuvo 16.3 FPS en este test).

Unigine Valley Benchmark 1.0

Al igual que con Heaven, hemos configurado este benchmark con los parámetros más exigentes posibles.

Valley 4

De nuevo un resultado bastante decente. La Radeon HD 7790 con OC de fábrica de Sapphire obtuvo 19.4 FPS en este test.

3DMark 11

Ahora vamos con el rendimiento en 3DMark 11. Este test nos va a mostrar la potencia gráfica específica con DirectX11.

3DMark11 Extreme 3DMark11 Performance

De nuevo buenas puntuaciones en este benchmark (y de nuevo os recordamos que tenemos entre manos una gráfica sin pulir y que cuesta en torno a 125 euros, y sin embargo obtiene mejores resultados que, por ejemplo, la NVIDIA GeForce GTX 580 que fue el buque insignia de NVIDIA hace dos generaciones). La Radeon HD 7790 obtuvo en 3DMark 11 unas puntuaciones de P6041 y X1638, muy parecido a esta R7 260X.

3DMark

Vamos ahora a someter a esta gráfica a la última versión del famoso test 3DMark (recordad que han actualizado a la versión 1.1 hace poco). Estos han sido los resultados:

3DMark 1 3DMark 2

Aquí encontramos un matiz sorprendente. Mientras que en los tres primeros test los resultados obtenidos son de nuevo muy similares (aunque superiores) a los de la 7790, en el test Fire Strike Extreme, pensado para ordenadores Gaming de la más alta gama, esta R7 260X ha obtenido una puntuación de 1775, mientras que la Radeon HD 7790 obtuvo tan solo 994 puntos. Sorprendente el incremento de rendimiento en el más exigente de los tests. En cualquier caso AMD cumple lo prometido, ofreciendo una puntuación cercana a 3700 en Fire Strike.

2

ComputeMark 2

Es la primera vez que incluimos este test en un análisis así que vamos a explicarlo un poco. ComputeMark está basado en simulaciones de fluidos utilizando la capacidad DirectCompute de las gráficas, y es una manera alternativa a OpenCL de medir la capacidad de cómputo de la gráfica. Hemos realizado dos pruebas, una con el preset normal y otra con el extreme. Aunque no tenemos todavía resultados para comprar nos servirá de punto de partida para cuando sigamos analizando otras tarjetas gráficas. Estos han sido los resultados obtenidos.

Computemark Extreme

Computemark Normal

Juegos.

En los siguientes tests os mostramos el rendimiento en algunos de los juegos más populares del panorama actual. El rendimiento está medido en FPS (Frames por Segundo) y ha sido medido con la utilidad de benchmarking FRAPS durante sesiones de 20 minutos de juego, intentando hacerlo en pantallas o misiones lo más sobrecargadas posible. Cada juego es diferente, pero en todos los casos los gráficos han sido configurados al máximo y a una resolución de 1920×1080.

La metodología en los diferentes juegos ha sido la siguiente:

  • Resident Evil 6: utilidad de benchmark.
  • Tomb Raider: utilidad de benchmark.
  • Tomb Raider (TressFX): utilidad de benchmark (TressFX activado).
  • Metro 2033: utilidad de benchmark (5 runs).
  • Battlefield 3: Partida de 20 minutos en el mapa “Operation Firestorm”.
  • Guild Wars 2: Partida de 20 minutos; 5 minutos en ciudad sobrecargada (Arco del León) y 15 haciendo misiones diversas.
  • Bioshock Infinite: utilidad de benchmark.
  • Crysis 3: Nivel “Welcome to the jungle” completo.

Gráfica Juegos

Salta a la vista que esta R7 260X no es una gráfica para jugar en Full HD con los gráficos al máximo a todos los títulos del mercado (algunos sí, como por ejemplo Bioshock Infinite cuya puntuación ha sido muy buena), pero definitivamente sí que lo es para jugar en Full HD con unos ajustes gráficos medios a casi todos.

CONCLUSIÓN.

Sin lugar a dudas esta nueva AMD Radeon R7 260X es una opción muy viable para todos aquellos que quieran utilizar su ordenador para jugar pero no puedan o no quieran gastarse el dinero que cuesta una tarjeta gráfica de gama alta. Proporciona un rendimiento muy notable en los test sintéticos y como hemos podido comprobar, también en juegos, siendo capaz de ejecutar los últimos títulos del mercado con resolución Full HD y los ajustes gráficos al máximo a una tasa de cuadros por segundo bastante decente. Sin embargo, también es cierto que no está preparada para hacerlo sin comprometer el rendimiento con los ajustes gráficos al máximo, por lo que sería una gráfica ideal para hacerlo con los ajustes gráficos medios más bien. En cualquier caso como ya hemos comentado, lo que hemos analizado es una muestra de ingeniería con drivers todavía sin pulir, así que se podrá esperar un incremento de rendimiento notable con nuevas versiones de drivers de AMD y con los modelos con OC de fábrica de los ensambladores.

Como punto negativo cabe destacar que es una tarjeta gráfica que se calienta mucho, un factor que seguro resolverán los ensambladores cuando la comercialicen con sus disipadores personalizados.

PROS:

  • Rendimiento decente.
  • Alta conectividad (DisplayPort, DVI-DL, HDMI).
  • Incorpora las últimas tecnologías de AMD (True Audio, API Mantle, ZeroCore Power…)
  • Bajo consumo.
  • Precio (124,90 euros).

CONTRAS:

  • Se calienta mucho.

Puntuaciones

 

Por ello, esta AMD Radeon R7 260X se hace merecedora de nuestra recomendación por su rendimiento / precio y el galardón de oro con una puntuación de 8.3 sobre 10.

HZ_Stamp_PriceAndQuality_Mod1HZ_MedalsCatg_2_Gold

Compártelo. ¡Gracias!