AMD Radeon HD7970 3Gb GDDR5

Desde hace ya bastante tiempo, AMD se ha ganado la fama de sacar al mercado tarjetas gráficas muy competitivas y a buen precio. A últimos de 2010, AMD Radeon revolucionó el mercado con la salida de las series AMD Radeon HD 6800 y 6900. A primeros de 2011, AMD lanzó la tarjeta gráfica más potente del mundo, la AMD Radeon HD 6990. A raíz de todos estos éxitos, ahora AMD ha presentado la serie Radeon HD 7000.

Hoy os presentamos el análisis de la tarjeta gráfica tope de gama (de momento) de la serie Radeon HD 7000, la Radeon HD 7970, basada en la nueva arquitectura AMD Graphic Core Next. La Radeon HD 7970 es la tarjeta gráfica mono GPU más potente hasta la fecha.

Vamos a ver sus especificaciones técnicas.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la página web de AMD.

Tenemos entre manos una tarjeta gráfica con un núcleo que funciona a 925Mhz, mientras que sus 3Gb de memoria GDDR5 funcionan a 1375Mhz  (5.500 Mhz efectivos) con una interfaz de 384 bits, teniendo como resultado un ancho de banda de memoria de 264 Gb/s.

Como novedad vemos que tiene una interfaz PCI Express 3.0, aunque es retrocompatible con anteriores versiones de PCI Express, por lo que si no tenéis una placa base con soporte para PCI Express 3.0 no tendréis que preocuparos porque esta gráfica será compatible igualmente con vuestra placa base.

Cabe destacar una novedad en esta serie 7000, la tecnología AMD ZeroCore Power. Esta tecnología consiste en reducir el consumo de la tarjeta gráfica cuando esta está en reposo para minimizar el consumo del sistema y a la vez alargar la vida de la GPU. AMD ZeroCore Power activa una serie de funciones de ahorro de energía, y entre ellas se incluye el apagar completamente el core de la GPU. Esto ocurre cuando el periodo de inactividad es largo, llamado “long idle state”. Vamos a explicar un poco mejor esto:

– Existe lo que todos conocemos, el estado de reposo o Idle. Esto sucede cuando no tocamos nada del ordenador, e incluso el monitor se apaga. No obstante, en este estado, hay aplicaciones que están funcionando en segundo plano (imaginad que tenéis un programa de descargas por ejemplo).

– El driver de AMD detecta si hay programas enviando información a la pantalla. En el caso de que no haya nada enviando “nueva” información al monitor (por ejemplo, solo se muestra el escritorio de Windows), el driver lo detecta y ordena a la GPU de la gráfica que se apague, incluyendo el motor 3D, las unidades de cómputo, motores multimedia y de audio, interfaces de memoria, etc. e incluso el ventilador. Esto supone un enorme ahorro de energía para el sistema.

Para que el sistema no piense que hemos quitado la gráfica y siga detectándola, el driver mantiene un pequeño bus de control para asegurar de que el sistema sigue “viendo” la GPU activa, y es este mismo bus de control el que volverá a encender la gráfica en el caso de que termine el “long idle state”.

Explicado esto, vamos a ver sus requerimientos mínimos de sistema.

Como vemos los requerimientos tampoco son tan elevados. Nos pide una placa base con soporte PCI Express (como veis no indica que tenga que ser 3.0) y una fuente de alimentación de 500W con un conector de 8 pines y otro de 6 pines. Ojo, que no todas las fuentes de alimentación de 500W incluyen estos conectores. Más adelante en este análisis veremos cuánto consume exactamente.

Vamos a ver la gráfica.

ANÁLISIS EXTERNO.

En esta ocasión, la tarjeta gráfica nos ha llegado directamente desde AMD, por lo que es un modelo de referencia, sin caja ni accesorios, por lo que no podemos mostraros su embalaje, ya que este era una mera bolsa de burbujas.

Aquí podemos ver la AMD Radeon HD 7970 en todo su explendor.

Como vemos, cuenta con un disipador con diseño de flujo centrífugo. El ventilador se ubica en la parte derecha de la tarjeta gráfica e introduce aire dentro de ésta, empujándolo a través de las láminas de aluminio de su interior y siendo el aire caliente expulsado directamente fuera de la caja por la parte izquierda.

Aquí podemos ver, además de los conectores, la salida de aire a través de la rejilla. A diferencia de lo que sucedía hasta ahora en que muchas veces los conectores tapaban una buena parte de la segunda ranura de expansión, limitando la capacidad de refrigeración de la gráfica, en este caso nos encontramos con un diseño completamente limpio de obstrucciones.

Detallamos los conectores: la Radeon HD 7970 cuenta con una salida DVI (compatible con dual link), un HDMI y dos mini display port.

En la parte trasera también tenemos dos entradas de aire. Teniendo en cuenta que esta gráfica cuenta con un ventilador de flujo centrífugo, seguro que bastante aire fresco será absorbido por estos dos agujeros.

Veamos el lateral. La Radeon HD 7970 en su modelo de referencia ocupa dos slots PCI.

Aquí podemos ver los conectores PCI-e de alimentación necesarios para hacer funcionar la gráfica: uno de 8 pines (150W) y otro de 6 pines (75W).

Un poco más a la izquierda de los conectores PCI-e podemos ver el identificativo “Radeon” adornando la parte de arriba.

A la izquierda del todo podemos ver unos pequeños agujeros, que entiendo que son una salida de aire para mejorar el flujo del mismo.

Ya que estamos en esta zona, aprovechamos para ver los dos conectores CrossFireX. Como tiene dos, es de entender que podremos configurar, como mínimo, 4 Radeon HD 7970 en CrossFireX.

Aquí podemos ver todo el PCB de la HD 7970. Como ya viene siendo habitual, es de color negro. Si ampliáis la foto haciendo clic sobre ella podréis fijaros en que en casi todo el exterior del PCB hay tornillos que fijan el plástico del disipador a este. Esto se hace en todos los modelos que tienen disipador de tipo turbina, para facilitar que el flujo de aire vaya de un lado a otro de la gráfica sin que se “escape” nada, de manera que sea lo más eficiente posible.

Detalle de la pegatina que identifica la tarjeta gráfica.

Ya solo nos queda el otro lateral. Como es el que irá “boca abajo”, pegado a la placa base, apenas tiene nada.

Vamos a instalar la AMD Radeon HD 7970 en nuestro sistema. La pinchamos en el slot PCI-Express principal de la placa base y la atornillamos a la caja.

Sus 28 centímetros de longitud no pasan desapercibidos, ya que sobrepasa la anchura de la placa base. Ojo, que debido a su longitud no cabe en todas las cajas de PC.

Conectamos ambos cables PCI-e de la fuente de alimentación.

Ya está instalada. Como véis, instalar una tarjeta gráfica no tiene ninguna complicación, siempre y cuando dispongamos de los medios para ello, claro.

OVERCLOCK.

Antes de empezar con los test vamos a ver qué capacidad de Overclock tiene esta tarjeta gráfica. Os recordamos que el Overclock es una práctica muy peligrosa que bajo ningún concepto os recomendamos hacer, ya que corréis un alto riesgo de estropear el componente y anular la garantía del mismo. En HardZone somos expertos con muchos años de experiencia y trabajamos con muestras enviadas por los fabricantes (por lo que no tienen garantía). Si aun sabiendo esto decidís hacer overclock a algún componente de vuestro sistema, es bajo vuestra responsabilidad.

Comencemos viendo algunas capturas de pantalla de su configuración en stock.

Como vemos, incluso en su configuración de stock tiene unos valores tremendamente altos, tanto en el Pixel y Texture Fillrate como en el ancho de banda de memoria (Bandwidth). Esto es gracias a esos impresionantes 384 bits de ancho de banda.

Vamos a ver la utilidad del propio Catalyst Control Center, AMD Overdrive, desde la cual podremos ver e incluso controlar todos los valores que permite la gráfica. Es una buena utilidad para hacer overclock a la tarjeta gráfica.

Aquí podemos observar que el reloj de la GPU está a 300Mhz mientras que el de la memoria a tan solo 150Mhz. Esto es debido a que la gráfica está en estado Idle, es decir, que no estoy ejecutando ninguna aplicación que requiera uso intensivo de la gráfica, y por tanto ésta inteligentemente se pone en este estado para producir menos calor y ahorrar energía.

¡Vamos a overclockearlo! Después de algunas pruebas de estabilidad, logré subir la tarjeta gráfica a los máximos valores que permite AMD Overdrive, incluso sin tocar el voltaje del core, de una manera 100% estable y sin que se caliente en exceso.

Unos valores impresionantes, aunque no llegaron a convencerme del todo dado que la gráfica no mostró ni el más mínimo signo de inestabilidad, por lo que decidí intentar llegar un paso más allá utilizando el software Sapphire Trixx, el cual permite subir los valores a unos rangos mucho más altos, e incluso modificar el voltaje del core.

Estos son los valores máximos estables que logré, y serán los que utilizaré en los test de rendimiento: GPU clock 1165 Mhz (925Mhz de stock), memoria 1625Mhz (1375Mhz de stock) y subiendo el voltaje de 1.170V a 1.181V. Como véis, subiendo levemente el voltaje he logrado unos valores estupendos y 100% estables, solo elevando unos pocos grados la temperatura de la gráfica.

Como anécdota, voy a poner una captura de pantalla del máximo overclock que logré hacer con esta AMD Radeon HD 7970, aunque no era 100% estable (se bloqueaba el equipo tras unos cuantos minutos con Furmark).

Realmente impresionante, ¿verdad? Pienso que cualquier ensamblador podría ofrecer su 7970 con un overclock de fábrica por encima del Ghz sin ningún tipo de problema, solo añadiendo un disipador un poco mejor que el de referencia para tener mejor controladas las temperaturas.

TESTEO.

Para el testeo de la AMD Radeon HD 7970 se ha utilizado el siguiente equipo:

– Intel Core i5 2500K @ 4.4Ghz.
Corsair H60 + Noctua NF-F12 PWM.
2x4Gb Crucial Ballistix Elite 1866Mhz CL9.
– ASUS Sabertooth P67 B3.
CM Storm Trooper.
– AMD Radeon HD 7970 3Gb GDDR5.
– G.Skill Phoenix Pro 60Gb SSD.
– Seagate Barracuda 7200.12 500 Gb + 2x1TB en RAID1.
– Cooler Master Silent Pro Hybrid 1050W.

TEMPERATURA, CONSUMO Y SONORIDAD.

Temperatura.

Para medir la temperatura se ha utilizado HWMonitor Pro 64. La temperatura que se muestra en las gráficas es el Delta, es decir, temperatura medida menos temperatura ambiente. De esta manera, la temperatura ambiente no influye en el resultado de la medición.

Los resultados han sido tomados en diversas situaciones: Idle Largo (30 minutos sin hacer absolutamente nada), Idle (10 minutos sin hacer nada), con el Heaven Benchmark, Juegos y Furmark durante 10 minutos.

Estos han sido los resultados (el ventilador de la gráfica en automático).

 

Sonoridad.

En idle, el ventilador de la gráfica permanece al 20% y es prácticamente inaudible. En sesiones de juegos, ésta ha llegado a unos valores en torno al 34%, donde se convierte en rumorosa pero apenas lo notas. En Furmark es donde el ventilador ha alcanzado el valor más elevado, alcanzando las 2600 rpm (45%) y sí que es bastante sonoro.

Si manualmente ponemos el ventilador de la gráfica a funcionar al 100%, convertiremos nuestro ordenador en una turbina de avión. Hay que tener en cuenta que la gráfica que analizamos es el diseño de referencia de AMD, y que los ensambladores sacarán sus propios modelos de disipador, probablemente muchos de ellos más silenciosos que este.

Consumo.

El consumo ha sido medido con un medidor Efergy eSocket. Esta gráfica muestra el consumo del sistema completo, incluyendo procesador, y todos los periféricos conectados a la torre, pero no el monitor, por lo cual también he añadido el consumo con el procesador estresado con Prime95 para ver el consumo máximo del sistema.

Como vemos el consumo máximo de todo el sistema ha sido de 490W, por lo que en mi caso lo más recomendable sería tener instalada una fuente de alimentación de como mínimo 600W y de buena calidad.

TEST SINTÉTICOS.

Unigine Heaven Benchmark v2.1

Resultado con la configuración de stock:

Resultado con la configuración overclockeada.

Como vemos son unos resultados increíblemente buenos. Con la configuración overclockeada hemos ganado nada más y nada menos que 15,4 FPS de media. Vamos a ver una comparativa con una MSI N580GTX Lightning y un CrossFireX de dos Radeon HD6870 1Gb.

Resulta evidente que incluso en su configuración de stock, la AMD Radeon HD 7970 le da sopas con ondas incluso a una NVIDIA GeForce GTX 580 con overclock de fábrica, y ya con la configuración overclockeada de la 7970, la diferencia es abismal.

Cinebench 11.5 OpenGL

Aquí he de explicar este ranking. En el primer puesto tenemos el CrossFireX de las dos HD6870 overclockeadas. A continuación, en segundo lugar, la Radeon HD 7970, después el CrossFireX de las dos 6870 en configuración stock, y en cuarto lugar la GTX580.

En este test se pone a prueba exclusivamente la capacidad OpenGL de la tarjeta gráfica, y como vemos la 7970 da más o menos los mismos resultados que el CrossFireX de las dos Radeon HD 6870. No obstante queda muy por encima de la GTX580.

3DMark 11

Con 3DMark vamos a comprobar el rendimiento específico con DirectX 11. Estos han sido los resultados, tanto en modo performance como en modo extreme.

De nuevo la Radeon HD 7970 es tremendamente superior al resto, sobretodo en el exigente test Extreme, donde ha obtenido más del doble de puntuación que la GTX 580.

Vamos a dejar los test sintéticos para pasar a test reales en juegos.

TEST EN JUEGOS.

En los siguientes tests os mostramos el rendimiento en algunos de los juegos más populares del panorama actual. El rendimiento está medido en FPS (Frames por Segundo) y ha sido medido con la utilidad de benchmarking FRAPS durante sesiones de 20 minutos de juego, intentando hacerlo en pantallas o misiones lo más sobrecargadas posible.

Cada juego es diferente, pero en todos los casos los gráficos han sido configurados al máximo y a una resolución de 1920×1080, ya que al fin y al cabo es lo que cualquiera que se compre una tarjeta gráfica de la categoría de la Radeon HD 7970 busca: jugar al máximo y en Full HD.

Aunque en los juegos Online el resultado de FPS se ve influenciado por la calidad de la línea de Internet, no hemos querido hacer este test sin incluir los nuevos Battlefield 3 y Call of Duty: Modern Warfare 3.

Estos han sido los resultados.

Como vemos el rendimiento es excelente, incluso en el exigente Metro 2033, donde los frames por segundo nunca bajaron de 33 y teniendo una media de 46.

CONCLUSIÓN.

La nueva AMD Radeon HD7970 ha demostrado ser una auténtica bestia, superando con creces en rendimiento a las GTX580 de NVIDIA. Además, AMD ha logrado que esta gráfica tenga un consumo bastante contenido. Poco más que añadir, excepto volver a matizar que este análisis ha sido sobre el modelo de referencia de AMD, y que los ensambladores seguro que no tardarán en sacar sus propios sistemas de refrigeración más eficientes y silenciosos (de hecho ya hay algún modelo en el mercado). Además, hay que tener en cuenta que hemos estado trabajando con unos Driver (Catalyst 12.3) poco pulidos. Habrá que esperar próximas revisiones de AMD que seguro que mejorarán el rendimiento de la nueva serie 7000 de AMD Radeon.

PROS:

– Rendimiento impresionante.
– Grandísima capacidad de Overclock.
– Consumo contenido.
– Compatible con configuraciones de varias GPU.

CONTRAS:

– Bastante ruidosa.
– Sus 28cm de largo no son compatibles con muchas cajas.

Por ello, desde HardZone recomendamos la nueva AMD Radeon HD7970 y le otorgamos nuestro galardón de oro.

 

Queremos agradecer a AMD y en especial a Amaia Rodríguez por habernos dado la oportunidad de analizar esta tarjeta gráfica.

Compártelo. ¡Gracias!