Corsair Harpoon RGB

El mes pasado, Corsair lanzó su nuevo ratón “buque insignia” para juegos de tipo FPS, el Harpoon RGB. Se trata de un ratón orientado a juegos pero especialmente a éste tipo, pues una de sus principales características es un bajo peso que permite movimientos más rápidos y que producen menos cansancio en el usuario, además de la función “Sniper” que permite bajar temporalmente la resolución al mínimo para apuntar con la máxima precisión. En el día de hoy os presentamos nuestro análisis de éste nuevo Corsair Harpoon RGB, y os lo vamos a mostrar con todo lujo de detalles además de contaros nuestras impresiones sobre él.

Equipado con un sensor óptico de hasta 6.000 DPI, el ratón Harpoon RGB combina un diseño contorneado que se adapta a la mano de forma natural con una precisión certera. Tiene por supuesto la posibilidad de cambiar de resolución “al vuelo” sin ni siquiera necesidad de software (dado que tiene memoria interna), y su iluminación RGB configurable cambia en función del perfil de resolución que tengamos seleccionado para saber en todo momento a qué resolución estamos jugando.

Con el Harpoon RGB, Corsair sube la apuesta que ya comenzó con el Sabre RGB, reduciendo el peso del dispositivo de 100 a solo 85 gramos, simplificando su diseño solo con los botones necesarios y remodelando el exterior para que el agarre sea cómodo especialmente para usuarios con agarre tipo palma y garra. Por supuesto, el Harpoon RGB también cuenta con inserciones de goma en los laterales para mejorar el agarre y evitar sudoración en sesiones largas de juego.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

El Harpoon RGB tiene como os decíamos un peso de solo 85 gramos, lo que permite movimientos más rápidos y con menos inercia para una mayor precisión en el juego. Incorpora un total de seis botones (todos salvo el clic izquierdo configurables), una zona de iluminación RGB que como decíamos antes cambia en función del perfil que tengamos seleccionado, y resolución configurable entre 250 y 6000 DPI en saltos de 250 DPI mediante software.

ANÁLISIS EXTERNO

El Corsair Harpoon RGB viene embalado en el sencillo embalaje que el fabricante suele utilizar en todos sus periféricos, de cartón blando y con los colores negro y amarillo habituales de la serie Gaming de la marca. En la cara principal nos encontramos con una imagen a tres cuartos del producto, identificado con marca, modelo y en la parte superior con sus principales características resumidas en forma de icono, destacando el peso de solo 85 gramos.

En la parte trasera, el fabricante resume con un pequeño croquis las bondades del ratón.

En uno de los laterales lo que nos encontramos es una enumeración del contenido del paquete y los requisitos de sistema en varios idiomas, incluyendo el castellano.

Finalmente, en el lateral opuesto lo que tenemos es un resumen explicado de las principales características del dispositivo, también en varios idiomas.

Abrimos la caja y con lo primero que nos topamos es con los habituales panfletos de garantía y la guía de uso rápido del dispositivo.

El ratón viene protegido por una carcasa de plástico negro debajo y transparente encima, dejándonos ver el ratón nada más sacarlo de la caja. En realidad no sé qué sentido tiene hacer esto puesto que el embalaje exterior no tiene una ventana por la que ver el ratón sin necesidad de sacarlo de la caja, pero bueno.

Aquí tenéis el Corsair Harpoon RGB ya fuera de la caja.

En ésta vista desde arriba podéis ver la forma, con contornos redondeados y un diseño que es casi simétrico (pero que no lo es en realidad como veréis en las siguientes fotografías). Aquí ya se puede ver bien la rueda central y el botón de cambio de perfil (aunque es configurable) justo detrás de ésta.

Lateral izquierdo. Como podéis apreciar está casi en su totalidad cubierto por goma, y cuenta con los dos botones habituales de navegación para diestros.

El lateral derecho está vacío salvo por otra inserción de goma de menor tamaño.

La parte trasera está dominada por el logo de Corsair que será la zona de iluminación una vez que el ratón esté conectado. También se puede apreciar, ahora sí, el diseño egonómico para diestros.

La parte frontal nos enseña con mayor detalle la rueda -al aire como es habitual en los ratones de éste fabricante- y la salida del cable en uno de los lados.

La salida del cable tiene una inserción de goma endeble para proteger su integridad con los movimientos que hagamos con el ratón. El cable no tiene mallado mas que en plástico, y termina en el habitual conector USB 2.0 que Corsair utiliza en todos sus periféricos.

Para terminar con el aspecto del ratón, queda por ver la zona inferior. En ésta nos encontramos con el sensor óptico ubicado prácticamente en el centro, y destacan las cuatro patas de teflón para asegurar un buen deslizamiento en cualquier superficie.

TESTEO

Visto el ratón, es hora de conectarlo a nuestro PC para ver qué tal se comporta, y como siempre lo primero que os enseñamos es su iluminación. Como en este caso solo hay una zona tampoco hay demasiado que ver.

El software

Muchas veces hemos visto ya el Corsair Utility Engine (CUE), incluso tras su actualización pasada, así que no vamos a entrar demasiado en detalles. Decir que nada más conectar el ratón el software no lo detectó pues teníamos la versión 2.4 instalada para el teclado K70 Rapidfire RGB y en ningún momento nos pidió actualizar. Tuvimos que ir a la web de Corsair y descargar la versión 2.7.2 para que detectara el Harpoon RGB.

Inmediatamente, ya me ofrece actualizar el firmware del ratón a la última versión.

Y una vez actualizado ya aparece en la lista de dispositivos (y me permite cambiar la frecuencia de respuesta del ratón y el brillo).

Vamos ahora sí con las opciones particulares del ratón. En primera instancia nos permite configurar lo que queremos que haga cada uno de los botones, y como os dijimos antes podemos configurar cinco de los seis botones.

Solo hay que seleccionar el botón que queramos y asignarle una acción en el panel izquierdo.

La siguiente pestaña nos permite configurar la iluminación. Básicamente, colores RGB y los efectos habituales.

No obstante ésta pestaña anterior no tiene demasiado sentido pues como os decíamos al principio, el color de la zona de iluminación cambiará por defecto según el perfil que tengamos configurado. Por defecto podemos configurar entre 1 y 5 saltos de resolución (se pueden desactivar y activar como queramos), podemos asignar un color y un valor distinto a cada perfil para configurarlo a nuestro gusto. Los saltos son de 250 en 250 DPI, por lo que por ejemplo podremos configurar 1250 DPI pero no 1300 ni 1400.

Finalmente, la pestaña rendimiento nos permite configurar si queremos la aceleración y la velocidad del puntero. Creo personalmente que Corsair debería incluir las opciones que vimos al principio (brillo y frecuencia de respuesta) en éste apartado, quedaría más claro, más a mano y no parecería tan vacía.

El Harpoon RGB en funcionamiento

Como siempre, hemos estado utilizando el dispositivo durante varios días en todo tipo de situaciones, tanto para trabajar como para jugar en títulos como League of Legends, Final Fantasy XIV Heavensward y por supuesto dado que es un ratón ideado para juegos FPS, el nuevo Battlefield 1.

Comenzamos con la ergonomía. Ya sabéis que soy un usuario de manos grandes y con agarre tipo garra. Con el Harpoon RGB he necesitado de varias horas para sentirme del todo cómodo, ya que no estoy acostumbrado a ratones tan ligeros y es que con sus 85 gramos de peso se genera muy poca inercia al hacer movimientos violentos (especialmente en League of Legends donde mueves y haces clic sin parar ni un solo segundo). Sin embargo, una vez acostumbrado he de decir que me ha gustado la sensación y que, realmente, se nota el poco peso del ratón en cuanto al cansancio de la mano tras sesiones largas de “vicio”. Corsair dice que el Harpoon RGB es ideal para FPS pero yo añado que también lo es para MOBAs tipo LoL.

El único punto negativo que le puedo poner es que con mis manos grandes y mi agarre de tipo garra, los botones laterales se me hacen un poco incómodos, pero ésto no será un problema para otros tipos de agarre ni para usuarios con las manos más pequeñas que las mías. A destacar también otra cosa, y es que aunque el cable no tiene mallado con tela o nailon, ésto tiene su porqué y es que el plástico se desliza mejor y produce menos rozamiento contra los bordes de las alfombrillas, haciendo que los movimientos no se vean tan lastrados por culpa del cable.

El sensor óptico del ratón se muestra muy preciso en cualquier tipo de juego, y eso que he estado probándolo tanto con una alfombrilla Corsair MM300 Extended como sobre la mesa directamente. El rendimiento ha sido constante, sin saltos ni parones y sin importar lo violentos de los movimientos. Corsair utiliza sensores de primera clase y se nota.

CONCLUSIÓN

Poco a poco, Corsair se va superando. Han logrado crear un ratón que nada tiene que envidiar a otros modelos de gama más alta mucho más caros (éste Harpoon RGB tiene un precio, por cierto, de unos 35 euros) con un peso ultraligero que lo hace ideal para juegos rápidos como FPS y MOBA. Además, con sus hasta 6.000 DPI de sensibilidad configurables en saltos de 250 DPI creo que es ideal incluso para usuarios que no jueguen.

PROS:

  • Peso ultraligero que permite movimientos rápidos y reduce el cansancio en la mano.
  • 5 de los 6 botones programables.
  • Sensibilidad ajustable entre 250 y 6.000 DPI en saltos de 250.
  • Memoria interna que almacena toda la configuración.
  • Configuración muy sencilla e intuitiva.

CONTRAS:

  • ¿Que no es inalámbrico? No, en realidad nada destacable (aunque me gustaría que Corsair hiciera ratones Gaming inalámbricos, es lo que le falta a su catálogo).

Por todo ello, y teniendo también en cuenta que 35 euros me parece bastante correcto por éste ratón, el Corsair Harpoon RGB se lleva nuestro galardón de Oro así como nuestra recomendación tanto por su excelente rendimiento como por su relación prestaciones / precio.

Compártelo. ¡Gracias!