Silverstone TD02

Silverstone TD02

Rodrigo Alonso

Silverstone Logo color

Sistemas Ibertronica Logo

Cuando hablamos de sistemas de refrigeración hay mucha gente que piensa que se trata de un simple ventilador en el procesador y ya está. No obstante, como todos los que entráis a leernos a esta web ya sabréis, un disipador para el procesador es mucho más que eso; se tratan de auténticas obras de ingeniería en las que está pensado y calculado cada milímetro de su superficie. En el día de hoy os presentamos el análisis de un disipador de refrigeración líquida todo en uno que hace honor al título «obra de ingeniería». Se trata del Silverstone TD02.

Este Silverstone TD02 es el buque insignia de la compañía en cuanto a refrigeración se refiere, ya que viene a ocupar la gama alta de la serie Tundra de disipadores de refrigeración líquida. Cuenta con una base de cobre en cuyo interior se encuentra la potente bomba que mueve el agua por todo el circuito. Dicha base tiene una carcasa de aluminio niquelado para mejorar todavía más la conductividad térmica, y esto es un punto muy a tener en cuenta puesto que lo normal en este tipo de sistemas es que sea de plástico. Por otro lado, cuenta con un gran radiador de 240mm con dos ventiladores de 120mm cada uno. Este radiador es bastante más ancho de lo normal y no es compatible con todo tipo de cajas, así que hay que andarse con ojo con esto.

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS.

Specs

Como podemos apreciar solo viendo las especificaciones técnicas, un radiador de este tamaño es considerablemente grande sobre todo por sus 45mm de anchura (a lo que habrá que sumarle los 25mm de anchura de los ventiladores, por lo que el total es de 7 centímetros de ancho). Además, el conjunto pesa 1.5 Kg, así que tendremos que asegurarnos de que queda bien amarrado a la caja para evitar accidentes. Por lo demás, tenemos una bomba que funciona a unas 2500 rpm, por lo que a priori no debería de ser demasiado ruidosa. No podemos decir lo mismo de los ventiladores, que a plena potencia también funcionan a 2500 rpm, una velocidad a la que cualquier ventilador de 120mm es ya bastante ruidoso.

Como comentamos al principio, la nota destacada de este disipador es su base de cobre con carcasa de aluminio niquelado para maximizar la transferencia de calor. En la siguiente imagen Silverstone lo explica bastante bien.

Base

Por otro lado, el diseño de las láminas de aluminio del radiador también es diferente a lo habitual. En lugar de ponerlas en una disposición en zig-zag como en la mayoría de radiadores, Silverstone ha decidido soldar todas y cada una de las láminas de aluminio en paralelo, quedando una disposición mucho más uniforme que además de maximizar la disipación del calor seguramente también ayude a mejorar el nivel sonoro del conjunto.

Radiador

ANÁLISIS EXTERNO.

El Silverstone TD02 viene embalado en una caja de cartón duro que se abre a modo de cofre. Por todo el exterior de la caja encontramos numerosas imágenes del producto, así como sus especificaciones técnicas y todas las bondades del disipador en sí.

Al abrir la caja, nos encontramos con el kit de refrigeración líquida todo en uno Silverstone TD02 perfectamente embalado y protegido, junto con su imprescindible manual de instrucciones.

Los ventiladores tienen la carcasa en color negro y las 9 aspas en color blanco para contrastar, al igual que el diseño del propio TD02. Cuentan con unas perforaciones para reducir el nivel de ruido, y su cable mallado en plástico termina en un conector PWM de 4 pines. Desde luego son ventiladores muy parecidos a los Genthe Typhoon, los más afamados ventiladores para radiador.

Junto con el disipador viene una caja que contiene todos los accesorios, cable duplicador para los ventiladores y el backplate para plataformas Intel y AMD. Más tarde los explicamos durante el montaje.

Silverstone TD02 -013

Aquí podemos ver, finalmente, el Silverstone TD02 desembalado.

Silverstone TD02 -014

Nada más coger la base con las manos ya notamos la gran calidad de construcción que tiene, completamente en metal. El logo de Silverstone en el centro le da un toque de distinción que nos ha gustado mucho.

Silverstone TD02 -015

La base también tiene una altura considerable, aunque es inferior a la de otros disipadores de refrigeración líquida del mercado.

Silverstone TD02 -016

A continuación os dejamos con una pequeña galería de imágenes donde podréis apreciar los detalles de este Silverstone TD02, tanto de la base como del enorme radiador.

MONTAJE.

Como siempre hacemos los montajes en sistemas Intel, esta vez lo vamos a hacer en un sistema AMD AM3+ para variar. Lo primero que hemos de hacer es desmontar el disipador que tuviéramos previamente instalado si es que teníamos uno. A continuación hay que preparar el backplate que soportará el peso de la base desde la parte trasera de la placa base. Para ello, colocamos los adhesivos y metemos los tornillos en sus agujeros correspondientes para AMD, que por cierto se sujetan solos, lo cual es muy de agradecer si estamos instalando el disipador con la placa base montada en la caja.

A continuación, colocamos el backplate por la parte trasera de la placa base y, por la parte delantera, le ponemos las piezas de plástico negro que aparecen en la foto. Otra gran ventaja del montaje de este disipador es que estas piezas negras tienen un pequeño giro que hacen que el backplate se sujete sin tener que ponerle nada por detrás. De nuevo, un punto a favor en cuanto a la facilidad de montaje. Bien por Silverstone, gran trabajo de momento.

Silverstone TD02 -027

Acto seguido es hora de aplicar la pasta térmica al procesador, porque en seguida vamos a colocar y anclar la base sobre él.

Silverstone TD02 -028

Como la base viene con los anclajes de Intel premontados, tenemos que desmontarlos para montar los de AMD. Recordad que los anclajes de los sockets Intel son cuadrados y los de AMD rectangulares, por eso utiliza diferentes anclajes.

Ahora colocamos la base sobre el procesador de manera que los anclajes coincidan con los tornillos que sobresalen.

Silverstone TD02 -031

Ya solo queda atornillar la base y quedará anclada.

Silverstone TD02 -032

Con la base ya instalada, ahora tenemos que anclar el radiador a la caja. Aunque el fabricante recomienda hacer esto lo primero, antes de la base, nosotros hemos preferido dejarlo para el final dado el gran tamaño del radiador; nos quitaría demasiado espacio dentro de la caja para poder maniobrar con comodidad para anclar la base, y así nos parece mucho más fácil.

Como sospechábamos al principio, el gran tamaño del radiador nos puede dar problemas con muchas cajas del mercado. En nuestro caso, incluso con una Cooler Master HAF XM que es bastante grande, nos vimos obligados a quitar la parte superior e instalarlo por fuera (no hay problema porque luego queda el radiador tapado, por suerte como hemos comentado la caja tiene una grandísima capacidad interior) y los ventiladores por dentro.

Silverstone TD02 -033

Así queda el radiador ya instalado.

Silverstone TD02 -034

En este Silverstone TD02, el montaje de la base es de los más sencillos que nos hemos encontrado. Por contra, el montaje del radiador se hace un poco complicado por el tamaño del mismo.

TESTEO.

Por primera vez en HardZone hemos decidido probar este disipador con dos sistemas diferentes, uno Intel y otro AMD.

Sistema Intel

Sistema AMD

Antes de testear el rendimiento térmico en cada caso, hemos dejado que la pasta térmica se asiente entre el procesador y el disipador durante unas 8 horas con el ordenador encendido en un funcionamiento normal. Este ha sido el resultado de rendimiento térmico en los diferentes test. El dato de temperatura mostrado es el Delta de temperatura, es decir, la temperatura medida menos la temperatura ambiente. De este modo, la temperatura ambiente no influye en el resultado del test.

Temps AMD Temps comparativa

Como podemos apreciar por los datos obtenidos en estas gráficas, el rendimiento térmico de este Silverstone TD02 es casi inconmensurable, y está casi a la altura del todopoderoso Noctua NH-D14. Eso sí, es más que probable que el rendimiento del TD02 supere al del NH-D14 en plataformas Intel LGA2011, puesto que el die de éstos es más grande y el TD02 tiene una mayor superficie de disipación.

En cuanto a la sonoridad, nos hemos encontrado con algo que ya previmos cuando vimos las especificaciones técnicas. La bomba es prácticamente silenciosa, con la caja cerrada no se la escucha funcionar prácticamente nada. No obstante, cuando los ventiladores funcionan a alta velocidad se convierten en bastante ruidoso. Por ello, nosotros recomendaríamos encarecidamente o bien comprar un rehobús para controlar manualmente la velocidad de los ventiladores, o bien configurar el perfil «Silent» en la placa base. En mi caso, haciendo eso los ventiladores funcionaban a 1500 rpm y eran bastante silenciosos.

CONCLUSIÓN.

Sin duda este Silverstone TD02 es uno de los mejores disipadores de refrigeración líquida todo en uno que se pueden adquirir a día de hoy. Si bien el tamaño de su radiador lo hace incompatible con muchas cajas del mercado, si contamos con un sistema de gama alta donde poder instalarlo tenemos un muy buen candidato para ser el encargado de refrigerar nuestro sistema, con una calidad de materiales fuera de toda duda y un rendimiento excepcional.

PROS:

  • – Excelente rendimiento térmico.
  • – Fácil instalación.
  • – Bomba muy silenciosa.
  • – Calidad de materiales excepcional.
  • – Permite instalación de memorias RAM con disipadores de cualquier tamaño.

CONTRAS:

  • – Precio (unos 109 euros (MRSP)).
  • – No es compatible con todas las cajas.
  • – Los ventiladores son ruidosos a máxima velocidad.

Puntuación

 

Por ello, este Silverstone TD02 se hace merecedor de nuestra recomendación por su excelente rendimiento y se lleva además nuestro galardón de Platino.

HZ_Stamp_Performance_Mod1HZ_MedalsCatg_1_Platinum