Corsair Hydro Series H80i

Todo aficionado al hardware conoce a Corsair, ya que hace bastante tiempo entraron con fuerza en el mercado gracias a, sobre todo, sus memorias RAM. No obstante la compañía ha crecido casi exponencialmente en los últimos años gracias a que no se estancaron en ese mercado, lanzando cajas de PC de gran calidad y sistemas de refrigeración para el procesador (destacando su serie Hydro, sistemas de refrigeración líquida todo en uno que no necesitan mantenimiento). Y hoy os presentamos el análisis precisamente de una de las últimas incorporaciones a esta serie Hydro, en concreto del Corsair Hydro Series H80i.

En esencia este sistema de refrigeración líquida todo en uno es una versión mejorada del H80, el cual ya demostró unos buenos resultados en su día, pero Corsair ha querido dar un paso más allá e incorporar sus nuevas mejoras tecnológicas y crear un nuevo disipador que en poco se parece a su predecesor.  Con este Corsair Hydro Series H80i (de ahora en adelante lo llamaremos simplemente Corsair H80i para abreviar), la compañía ha querido dar un salto en cuanto a calidad y efectividad, y eso es precisamente lo que vamos a comprobar en este análisis.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la página web de Corsair.

Aparte de la garantía de 5 años que Corsair da a todos sus productos (frente a los 2 años que dan la mayoría de los fabricantes), en estas especificaciones vemos que Corsair ha respetado las mismas dimensiones para su radiador que tenía en el H80 original, el cual tiene el doble de grosor que el Corsair H60 que analizamos tiempo atrás. Aunque en las especificaciones dice lo contrario, el Corsair H80i viene con dos ventiladores de serie (en las especificaciones pone uno) de 120mm, los cuales tienen una velocidad máxima de 2700 rpm, generando un flujo de aire de 77 CFM y un ruido de 37.68 dBA. A primera vista son ventiladores bastante ruidosos cuando funcionan al máximo.

Por otro lado, Corsair ha cambiado completamente los tubos; antes utilizaba tubos más finos y bastante rígidos, y ahora ha elegido tubos con un diámetro más grande y de goma impermeable para aumentar su flexibilidad. Además, este Corsair H80i ahora cuenta con compatibilidad con Corsair Link, por lo que podremos controlar la velocidad de la bomba y de los ventiladores por software, así como monitorizar la temperatura del líquido refrigerante. Otra novedad frente a su predecesor es que ahora el Corsair H80i incorpora iluminación, la cual también podremos controlar por software utilizando Corsair Link.

Vamos a ver el aparato.

ANÁLISIS EXTERNO.

El Corsair H80i viene embalado en una caja de cartón duro de color negro. En la cara principal encontramos una foto a escala de todo el sistema, destacando el modelo en la esquina inferior derecha de la caja.

En la parte posterior de la caja encontramos sus especificaciones técnicas y compatibilidad, así como una gráfica comparando el rendimiento y la sonoridad del Corsair H80i frente al disipador de serie de Intel en un procesador Intel Core i7-3770K con overclock a 4.6Ghz.

En uno de los laterales encontramos más características técnicas en seis idiomas diferentes, entre los que se incluye el castellano.

En la parte superior de la caja encontramos información acerca del Corsair Link y de los ventiladores.

En la parte inferior tenemos más características, así como la etiqueta con el modelo.

Abrimos la caja, la cual se abre en forma de cofre, y lo primero que encontramos es un folleto de instrucciones de instalación e información de garantía. Como en todos los productos de Corsair, indican que la garantía se gestiona directamente con ellos desde el primer día y no con la tienda donde compremos el producto.

Detalle de todos los folletos e instrucciones.

Vamos a ver qué más hay dentro de la caja antes de proceder a ver el disipador. Corsair incluye una bolsa con toda la tornillería necesaria para instalar el H80i en todos los sockets actuales del mercado. Aunque viene todo mezclado, solo hay dos piezas que no son comunes y son exclusivas de AMD, así que no hay mucha pérdida.

Dentro de esta otra bolsa encontramos el cable Corsair Link para conectar el H80i a un conector USB de la placa base, así como el cable para controlar los ventiladores. Ambos ventiladores se conectan directamente al H80i, para que de esta forma puedan ser controlados mediante software.

Como vemos, el cabezal que se conecta al Corsair H80i es un micro USB. En la siguiente imagen podemos ver sus conectores.

Sigamos. Esta pieza sirve para anclar el Corsair H80i en sockets AMD.

En la siguiente imagen vemos su homónimo para Intel, el cual venía ya unido al backplate, aunque éste es común tanto para Intel como para AMD. También hay que destacar que estas piezas se unen magnéticamente, lo cual es una gran ventaja a la hora del montaje (hay que sujetarlos con tornillos igualmente, pero gracias a que se unen magnéticamente no tienes que preocuparte de que se caiga el backplate por la parte trasera mientras tratas de atornillar por la delantera). Es una idea genial por parte de Corsair, no sé cómo no se le había ocurrido a nadie antes.

Aquí tenemos los dos ventiladores Corsair SP120L de 120mm. Estos ventiladores cuentan con 7 aspas con bastante superficie para que generen mucha presión estática sobre el radiador, y de esta manera disipen el calor de manera más eficiente.

Aunque el conector de los ventiladores es estándar de 3 pines, recordemos que luego irán conectados al propio disipador, por lo que podremos controlar sus RPM igualmente aunque no sean PWM.

Vamos a ver ya el disipador. Aquí tenéis el Corsair Hydro Series H80i. Como vemos, los tubos no son demasiado largos; esto tiene su ventaja y su inconveniente. La ventaja es que el líquido recorre menos distancia y, por ende, llega antes al radiador y se enfría antes. La desventaja es que podríamos tener problemas de montaje en cajas muy grandes.

En la siguiente imagen vemos la bomba que va anclada al socket del procesador. En el centro el logotipo de Corsair se iluminará en el color que queramos cuando lo tengamos instalado.

En este lateral podemos apreciar el grosor de los tubos, el cual es mucho más grande que en el H80 original, por lo que serán capaces de mover más caudal de líquido refrigerante al mismo tiempo.

En este otro lateral encontramos dos conectores con forma poco común. Aquí es donde conectaremos el accesorio que unirá los dos ventiladores al Corsair H80i. Lo que me extraña es que el accesorio unirá ambos ventiladores a un solo conector, y sin embargo Corsair ha puesto dos conectores en el H80i, por lo que entiendo que será capaz de controlar hasta 4 ventiladores al mismo tiempo.

En este otro lateral vemos el conector mini USB para conectar el H80i a un puerto USB de la placa base. El conector que está a la izquierda en la imagen es para conectarlo a un Corsair Link Commander en el caso de que lo tuviéramos.

La base es de cobre, y cuenta con pasta térmica pre aplicada.

Ya os habréis fijado que del Corsair H80i también sale un cable. Este cable tiene dos terminaciones: una de ventilador estándar de 3 pines, y una de alimentación SATA. Es normal que necesite alimentación extra, ya que además de la bomba, el Corsair H80i alimenta ambos ventiladores y el LED de iluminación.

Vamos a ver el radiador. Como vemos sus dimensiones están pensadas para instalar en él ventiladores de 120mm.

Tiene un grosor bastante grande: 38 mm.

La unión de los tubos se realiza en la parte superior del radiador, aunque podemos colocarlo arriba o abajo indiferentemente una vez instalado en la caja.

Ahora que ya hemos visto el Corsair H80i, vamos a proceder a su instalación.

INSTALACIÓN.

La instalación de este disipador es sencilla a la vez que tediosa. ¿Cómo puede ser esto? Pues porque instalar el disipador en sí es tremendamente sencillo, pero luego tiene muchas conexiones que hacen la tarea bastante tediosa si quieres que los cables queden bien escondidos en lugar de estar pasando por mitad de la placa base o que al menos no queden colgando.

El primer paso es despejar la zona donde vamos a instalarlo. Quitamos el disipador que tuviéramos instalado anteriormente y limpiamos el procesador de pasta térmica. En nuestro caso también ha sido necesario quitar el ventilador trasero de la caja, que es donde irá instalado el radiador.

Preparamos la tornillería.

El siguiente paso es instalar el radiador. Para ello, atornillamos uno de los ventiladores y el radiador juntos a la parte trasera de la caja.

Aquí podemos verlo desde la parte de detrás.

Después instalamos el segundo ventilador, aunque esto podemos dejarlo para el final del todo.

Una vez hecho esto, hay que colocar el backplate en la parte trasera de la placa base. En esta imagen vemos como ya está colocado y los huecos para los tornillos asoman por los agujeros del socket.

¿No lo veis bien? Pues más de cerca.

A mi personalmente me gusta poner un poco de cinta aislante al backplate para asegurarme de que no se va a caer hasta que lo tengo atornillado.

Una vez hecho esto, ponemos los tornillos correspondientes y el backplate queda anclado. Hay que decir que queda un poco suelto, y esto no es que esté mal, es que Corsair ha decidido hacerlo así para luego darle más holgura a la bomba cuando la instalemos en los siguientes pasos, así que no os asustéis si compráis un Corsair H80i y al instalarlo veis que a pesar de que los tornillos están bien sujetos, el backplate “baila” un poco.

Ahora hay que quitar la cubierta de plástico de la base de la bomba e instalar en la parte superior el accesorio que corresponda con nuestra plataforma. Como dijimos antes, este accesorio es magnético, así que no se caerá.

Ahora simplemente ponemos la bomba sobre el procesador, haciendo que los anclajes coincidan con los tornillos que ya teníamos instalados. Colocamos los tornillos finales y los vamos apretando hasta que queda perfectamente sujeto. En este momento el Corsair H80i ya no se mueve en absoluto.

Detalle de los tornillos ya fijados.

Y con esto ya está la mayor parte del trabajo hecha. Como véis, ha sido coser y cantar, ¿verdad? Pero ahora viene la parte que es un poco más tediosa: las conexiones.

Comenzamos conectando el mini USB.

El cable tiene longitud suficiente para sacarlo por arriba y llevarlo por la parte trasera de la caja hasta la zona inferior de la placa base, donde se encuentran los conectores USB.

Ahora conectamos ambos ventiladores al accesorio correspondiente.

Y a su vez, conectamos el accesorio al H80i.

Luego nos queda conectar el cable que viene fijo anclado a la bomba del Corsair H80i a un conector de ventilador de 3 pines y a un cable de alimentación SATA.

Hecho esto, ya hemos terminado y podemos proceder a encender el ordenador y ver qué tal funciona. Nada más encenderlo, el logotipo de Corsair se iluminará en color blanco.

TESTEO.

Para testear este Corsair H80i hemos empleado el siguiente hardware:

– Intel Core i5 2500K @ 4.4Ghz.
Corsair Dominator Platinum 4x4Gb DDR3-2133Mhz CL9.
– ASUS Sabertooth P67 B3.
– Cooler Master HAF XM.
Gigabyte GTX660 OC 2Gb.
– Corsair Neutron GTX 240Gb SSD.
– Seagate Barracuda 7200.12 500 Gb + 2x1TB en RAID1.
– Cooler Master Silent Pro Hybrid 1050W.

Antes de proceder al testeo vamos a ver qué nos ofrece Corsair con su software Corsair Link 2, el cual debemos descargar de su página web.

En esta pantalla principal vemos en la zona de la izquierda la lectura de temperaturas y de diferentes valores que es capaz de detectar el software.

Pulsando sobre los dispositivos de Corsair de la zona de la izquierda nos aparece un menú en la zona de la derecha donde podremos controlar los diferentes parámetros. En la siguiente imagen podemos ver la configuración de velocidad de los ventiladores, que además podemos configurar por separado aunque vayan conectados al mismo sitio.

Aquí podéis ver los ventiladores configurados al máximo, aproximadamente llegan a las 2500 rpm, no las 2700 que Corsair dice en las especificaciones.

Por supuesto también podemos configurar el LED del H80i. Podemos ponerle un color fijo (el que queramos), podemos apagarlo completamente, ponerle que cicle entre varios colores, o incluso que cambie de color dependiendo de la temperatura del líquido refrigerante.

Vamos con el testeo de rendimiento térmico. Hay que reseñar que antes de realizar los test he tenido el Corsair H80i instalado en mi ordenador durante 3 días, haciéndolo funcionar en todo tipo de situaciones (juegos, edición de vídeo, navegación por internet, etc.) para dejar que la pasta térmica se asiente. En total ha estado encendido unas 36 horas antes de realizar los test.

En la siguiente gráfica podéis ver cuatro valores diferentes y dos configuraciones de ventiladores:

– Idle (temperatura tras 20 minutos de reposo).
– Prime95 (temperatura máxima alcanzada tras 30 minutos con Prime95 64 bits).
– Lynx (temperatura máxima alcanzada con 5 runs de Lynx).
– Intel Burn Test (temperatura máxima alcanzada con 5 runs de IBT).

Las configuraciones con ventiladores son dos: Auto (ventiladores en automático) y MAX (ventiladores al máximo).

Este ha sido el resultado. Los valores muestran el Delta de temperatura, es decir, la temperatura medida menos la temperatura ambiente. Así, aunque la temperatura ambiente cambie durante el testeo, el valor mostrado es el rendimiento del disipador sin importar la temperatura de la habitación.

Como vemos, los resultados no son del todo buenos, sobre todo si lo comparamos con otros disipadores del mismo rango de precios del mercado (el Corsair H80i cuesta aproximadamente 90 euros en tiendas de España). Vamos a verlo comparado con otros disipadores con el mismo hardware:

Sonoridad

Como no disponemos de un medidor profesional, hemos pensado que lo mejor que podemos hacer para que veáis la sonoridad de este disipador es grabarlo en vídeo para que juzguéis vosotros mismos. A continuación os vamos a poner el enlace a dos vídeos. Ambos han sido grabados al borde de la caja, es decir, a unos 20 centímetros de la bomba del Corsair H80i. En ambos, el procesador estaba siendo estresado con Prime95, pero en el primer de ellos los ventiladores están en modo automático y en el segundo al máximo.

Corsair Hydro Series H80i Ventiladores Auto

Corsair Hydro Series H80i Ventiladores Máximo

Hay que tener en cuenta que con la caja cerrada el ruido emitido será bastante paliado, pero podéis juzgar vosotros mismos, resulta evidente que con los ventiladores en automático el ruido que emite el Corsair H80i es aceptable, pero con los ventiladores al máximo es bastante ruidoso.

CONCLUSIÓN.

El Corsair H80i representa una sustancial mejora con respecto a su predecesor, el H80. Su sistema de montaje es tremendamente bueno, seguro y fácil de instalar, si bien el tener tantos cables lo hace un poco tedioso. En cuanto al rendimiento térmico, “está bien”, pero no es nada del otro mundo si lo comparamos con otros disipadores por aire del mismo rango de precios como por ejemplo el archiconocido Noctua NH-D14. No obstante, resulta un disipador muy atractivo para los amantes del modding por su estupenda estética Gamer, y además nos permite la instalación de módulos de memoria con disipadores de cualquier altura dado que deja libre casi toda la zona del socket.

Por otro lado, gracias a Corsair Link, el Corsair H80i se convierte en una útil herramienta para los usuarios a los que les gusta tenerlo todo controlado, ya que nos permite configurar prácticamente “al dedillo” todos los parámetros que queramos, tanto velocidad de la bomba y de los ventiladores como la iluminación.

PROS:

– Instalación sencilla.
– Componentes de buena calidad.
– Permite instalación de RAM de gran tamaño.
– Buen rendimiento.
– Estética.

CONTRAS:

– Es un poco ruidoso.
– Bastante caro.

Por ello, desde HardZone le damos al Corsair Hydro Series H80i nuestra recomendación y el galardón de plata.

Queremos agradecer a Corsair y en especial a Jorge por habernos enviado la muestra para la realización de este análisis.

Compártelo. ¡Gracias!