Cooler Master Cosmos SE

cooler master logo 690x335

Todos conocemos ya a Cooler Master, fabricante de componentes para PC que siempre ha destacado en el mundo del hardware por proporcionar unas de las mejores cajas del mercado. En el día de hoy os presentamos el análisis de la última incorporación a su gama de cajas, la Cosmos SE. Esta caja ha sido concebida como la hermana pequeña de la gargantuesca Cosmos II, a un precio más ajustado, pero manteniendo esa serie de características de gama alta que ha convertido a su hermana mayor en una de las mejores cajas del mercado actual.

La Cooler Master Cosmos SE es una caja de formato midi compatible con placas ATX, mATX y mini-ITX, que destaca por unos acabados redondeados y con infinidad de posibilidades de refrigeración. De serie cuenta con nada menos que cuatro ventiladores, y está disponible en dos versiones: una con ventana lateral de plástico transparente que deja ver casi todo el interior de la caja, y otra versión con rejilla tras la cual se pueden instalar ventiladores laterales extra. En el análisis de hoy os vamos a mostrar el primero de estos modelos, el cual cuenta con la ventana en el lateral.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la página web de Cooler Master.

Specs

Tal y como vemos en las especificaciones técnicas, no se trata de una caja excesivamente grande, aunque por sus casi 11 Kg de peso ya podemos adivinar que es una caja muy robusta. Como comentamos en la introducción, un gran plus de esta caja es que cuenta con 4 ventiladores instalados de fábrica (dos delanteros, uno trasero y otro superior), por lo que difícilmente necesitaremos comprar ventiladores adicionales para disfrutar de una refrigeración óptima. No obstante, admite la instalación de ventiladores adicionales (uno más en la parte superior, uno en el lateral en la versión de rejilla, y dos más en los cajetines de los discos duros). Además, el ser compatible con dos ventiladores de 120mm en la parte frontal y dos de 120/140mm en la parte superior hace automáticamente compatible a esta caja con la mayoría de radiadores de 240mm del mercado, y según el fabricante, también con alguno de 360mm.

Otro aspecto a destacar de esta Cosmos SE es que es capaz de dar cabida hasta a 18 unidades de disco de 2.5 pulgadas, una auténtica barbaridad. No se queda corto si solo queremos emplear unidades de 3.5 pulgadas, ya que es capaz de albergar 8 de ellas sin problemas.

Como punto negativo de esta caja, tenemos que destacar que no es compatible con tarjetas gráficas extra largas (de más de 27.6 centímetros de largo) sin retirar uno de los cajetines de discos duros. No es que sea un problema mayúsculo (pocos de nosotros necesitaremos los 8 discos duros, la verdad) pero sigue siendo un inconveniente.

ANÁLISIS EXTERNO.

La Cooler Master Cosmos SE viene embalada en la típica caja que Cooler Master emplea en casi todas sus cajas de gama alta. Está hecha de cartón duro para aguantar bien los vaivenes del transporte, y en ella predominan los colores negro y morado de la marca. En la parte frontal encontramos una foto a tres cuartos de la Cosmos SE, mientras que en la parte trasera han dispuesto tres croquis mostrándonos el interior, el frontal y la parte trasera de la caja, destacando en ellos las características más importantes. En uno de los laterales de la caja están dispuestas las características técnicas que os hemos mostrado arriba en forma de tabla.

Ya fuera de su embalaje (que por cierto es absolutamente perfecto como es habitual en este fabricante), aquí tenéis la Cooler Master Cosmos SE en todo su esplendor.

Cooler Master Cosmos SE -005

En la parte frontal encontramos tres bahías de 5.25 pulgadas cuyo embellecedor puede ser retirado desde el exterior con un sistema similar al que se emplea en los discos duros hot-swap, tirando de una palanquita. Debajo de estas tres bahías hay una gran rejilla tras la cual se esconden los dos ventiladores pre instalados, y en cuyo centro adorna el logo de la marca.

Cooler Master Cosmos SE -006

Ambos laterales tienen la misma forma aparente, aunque no es así. El lateral izquierdo de la caja cuenta con una impresionante ventana de plástico transparente que deja ver todo el interior de la caja, mientras que el lateral opuesto es de acero SECC y está ambombado para permitir una mejor gestión de cables por la parte trasera de la placa base.

Vamos a la parte superior. Aquí encontramos las típicas barras de la serie Cosmos, que permiten levantar y transportar la caja incluso con todo nuestro hardware dentro sin peligro, ya que están reforzadas y pensadas para ello (además de para mejorar la estética de la caja). En la parte trasera de esta zona reina una gran rejilla tras la cual está el ventilador superior de 140mm que viene preinstalado, mientras que en el lado opuesto encontramos el logo “Cosmos”, precioso a nuestro parecer, además de los puertos I/O (dos USB 2.0, dos USB 3.0 y los minijacks de audio), el botón de encendido, el de reset, y el encargado de encender y apagar la iluminación LED de color azul de los ventiladores frontales.

Vamos con la parte trasera. Lo primero que nos impacta al ver esta zona es que la parte de la fuente de alimentación cuenta con un pequeño accesorio que permite instalar la fuente de alimentación un poco por fuera de la caja. De esta manera se le ganan unos centímetros a la fuente de alimentación, pudiendo así instalar fuentes de todos los tamaños. Seguidamente tenemos las 7 ranuras de expansión PCI perforadas para maximizar la ventilación, y dos más adicionales en la zona derecha. Un poco más arriba tenemos el agujero para el escudo I/O de la placa base, y a su derecha la rejilla tras la cual se esconde el ventilador de 120mm trasero. Debajo de este tenemos agujeros engomados para refrigeración líquida, y encima de éste una rejilla más que abarca todo el ancho de la caja para maximizar la salida de aire caliente por parte del disipador del procesador.

Para terminar con el análisis externo solo nos queda ver la parte inferior de la caja. La Cosmos SE se sujeta sobre otras dos barras iguales a las que vimos en la parte superior, con la excepción de que llevan atornilladas sendas patas de goma para absorber vibraciones y evitar el deslizamiento de la caja. Aparte de esto, encontramos una rejilla con filtro anti polvo retirable desde fuera tanto en la zona de la fuente de alimentación como en la parte delantera.

ANÁLISIS INTERNO.

Comenzamos retirando la rejilla superior. Para ello solo tenemos que quitar un tornillo ubicado encima del ventilador trasero (desde fuera de la caja) y deslizar la rejilla. Bajo ésta tenemos el ventilador superior de 140mm instalado por dentro, y vemos que hay espacio de sobra para radiadores, eso sí, instalando el radiador fuera de la caja (pero por dentro de la rejilla) y los ventiladores por dentro. También vemos en esta zona el refuerzo de acero que Cooler Master ha dispuesto para las barras superiores. Si estas tienen que aguantar todo el peso, sin duda lo harán.

Retiramos ahora la parte frontal. Ésta se puede quitar sin necesidad de tornillos, solo agarrando desde abajo y dando un tirón seco. También se puede retirar solo la rejilla tirando de ella hacia abajo sin necesidad de hacer nada más. Todo muy cómodo y fácil de momento, lo cual siempre es una ventaja. Podemos apreciar que los embellecedores de las bahías de 5.25 pulgadas no tienen rejilla para mejorar la ventilación.

Detrás de esta parte, tenemos instalados los dos ventiladores frontales, que recordemos que cuentan con LED de color azul que puede ponerse y quitarse desde el botón superior designado para tal efecto. En esta zona vemos una pequeña desventaja, y es que ambos ventiladores están atornillados directamente a los cajetines de disco duro internos, es decir, que no están anclados al frontal en sí. Justo debajo de los ventiladores tenemos extrañamente dos bandejas para discos duros, una zona poco ortodoxa a decir verdad dado que no les llegará nada del flujo de aire de los ventiladores, y además están rectos hacia la placa base en lugar de girados 90 grados para poder esconder los cables. Un poco extraño.

Retirados los paneles superior y frontal además de los laterales, aquí tenéis la Cooler Master Cosmos SE totalmente “desnuda”.

Cooler Master Cosmos SE -033

Antes de pasar a ver el interior, vamos a echarle un vistazo a los accesorios que trae. Junto al manual de instrucciones se adjunta una caja de color marrón, en cuyo interior además de la típica tornillería encontramos dos piezas metálicas. Éstas son para ser un elemento de sujeción si instalamos un radiador en la parte frontal de la caja. Son necesarios dado que, como comentamos antes, los ventiladores frontales no van anclados al frontal de la caja sino al cajetín de discos.

Pasamos al interior. Aquí tenéis la zona de instalación de la placa base, la cual cuenta con numerosos agujeros engomados por los cuales canalizar los cables del interior. A simple vista da una impresión un tanto claustrofóbica debido a los cajetines de discos duros, que por suerte están perforados para permitir el paso del aire. Como vemos, la anchura de esta zona es de poco más de 27 centímetros, y será menos si medimos desde el final de las ranuras de expansión PCI.

Por todo el interior encontramos detalles de calidad: desde el soberbio trabajo de pintura al que Cooler Master nos tiene acostumbrados hasta la calidad del acero SECC que ha empleado en la construcción de la caja, pasando por multitud de detalles para canalizar y embridar los cables, así como rejillas y perforaciones para maximizar el flujo de aire. Detalles como los soportes de goma sobre los que instalar la fuente de alimentación para absorber vibraciones y separarla unos milímetros del suelo de la caja para dejarla respirar y evitar bolsas de aire caliente son los que hacen de esta caja que sea de gama alta sin lugar a dudas.

Vamos a pararnos un poco en la zona de los discos duros porque es la que más quebraderos de cabeza puede traer de la caja.

Cooler Master Cosmos SE -040

Como podemos ver, cuenta con 6 bandejas para discos en esta zona (mas dos en la inferior que ya vimos antes), y están ubicadas con bastante separación en tres cajetines para discos distintos. Las bandejas son dobles, es decir, que se puede instalar un disco de 3.5 pulgadas en la parte superior y uno de 2.5 pulgadas en la inferior al mismo tiempo. Además, este tipo de bandejas son muy cómodas ya que tienen un pequeño mecanismo que las ensancha aproximadamente un centímetro, espacio suficiente para instalar un disco, y luego cerrarla dejándolo encajado en los soportes de goma. Coser y cantar.

Los cajetines son retirables quitando solo unos tornillos, aunque solo se pueden retirar los de la zona que va pegada a la placa base, dado que los de la zona opuesta hacen de sujeción para los ventiladores y es imposible quitarlos sin quitar éstos también. Al menos de esta manera se permite instalar tarjetas gráficas de cualquier tamaño, aunque hay que hacerlo con cuidado, introduciendo primero la parte trasera de la gráfica dado que la “columna” de acero que sujeta los cajetines no se puede quitar.

Vamos con la parte trasera. Esta es otra zona rebosante de detalles de calidad, como por ejemplo la facultad de instalar discos SSD tanto en la zona superior (donde las unidades de 5.25 pulgadas) como en la inferior (donde las dos bandejas de discos inferiores). Por cierto, que la instalación de unidades de 5.25 pulgadas carece de sistema de sujeción sin herramientas, así que habrá que emplear tornillos obligatoriamente.

Detrás de la placa base esta caja cuenta con aproximadamente 2.1 centímetros para esconder cables, mientras que en la zona de discos duros este espacio aumenta hasta los 2.6 centímetros, más que suficiente para canalizar y esconder por detrás prácticamente cualquier tipo de sistema que vayamos a instalar.

Por la parte trasera también están canalizados en principio todos los cables con las conexiones de la caja, incluyendo los conectores para controlar los LED de los ventiladores frontales desde el botón superior. Por cierto, que el USB 3.0 es por supuesto interno.

MONTAJE.

Vista la caja por dentro y por fuera es hora de montar nuestro banco de pruebas en ella para ver qué tan fácil o difícil es la instalación de hardware en su interior. Para ello, hemos empleado el siguiente hardware:

Comenzamos la instalación anclando la placa base con el disipador ya instalado. En este apartado el trabajo es tan sencillo como colocar la placa base sobre los soportes y atornillar, no sin antes poner el escudo I/O de la placa base en su hueco. El radiador del disipador lo hemos instalado directamente sobre el ventilador de 120mm pre instalado en la parte trasera de la caja.

Acto seguido instalamos la fuente de alimentación y realizamos todas sus conexiones.

Ahora instalamos la unidad óptica, que como ya hemos comentado hay que atornillar dado que esta caja carece de sistema de instalación sin herramientas.

Acto seguido es el turno del disco duro. Simplemente lo introducimos en una de las bandejas y la deslizamos en el cajetín.

Hora de instalar la tarjeta gráfica y terminar de conectar los cables de la caja a la placa base (USB 2.0, USB 3.0, audio, ventiladores, etc.).

Nos merece una especial mención al pequeño hueco que Cooler Master ha dispuesto justo entre la fuente de alimentación y la placa base, y del cual la mayoría de cajas carece, que sirve para poder canalizar por ahí los conectores USB 2.0 y de audio de la caja a la placa base.

Cooler Master Cosmos SE -069

Ya tenemos el sistema montado, así que es hora de cerrar la caja y ponerla a funcionar.

Por cierto, cuando os mostramos el frontal de la caja no os hablamos de LED de encendido y de actividad del disco duro, y es que ni siquiera nos dimos cuenta de su existencia hasta que no encendimos la caja con el sistema dentro y pudimos ver el gran LED azul que abarca casi todo el ancho de la caja. Éste se ilumina levemente cuando está encendido el ordenador, y más fuerte cuando hay actividad de los discos duros. Nos ha encantado. En las siguientes fotos podéis ver, además, los LED de los ventiladores frontales.

CONCLUSIÓN.

La Cooler Master Cosmos SE es una caja que rebosa calidad por los cuatro costados. Es capaz de albergar sin problemas hardware de la más alta gama a pesar de ser una caja de formato midi, puede albergar más tantos discos duros de los que casi cualquiera vaya a necesitar jamás, y todos y cada uno de los detalles de la caja han sido pensados para hacerle la vida más cómoda al usuario, desde el montaje hasta el uso. Refrigera excepcionalmente bien, y además no es necesario comprar ventiladores adicionales dado que ya incluye cuatro de serie. Y además, estéticamente es preciosa, o al menos eso nos parece a nosotros. Una caja que lo tiene prácticamente todo, aunque también tiene algunas carencias, como por ejemplo la instalación con tornillos de las unidades ópticas o que haya que retirar un cajetín de discos para dar cabida a gráficas extra largas.

PROS:

  • Calidad de materiales y de pintura sin parangón.
  • Incluye 4 ventiladores de fábrica.
  • Capacidad para albergar decenas de discos duros (literalmente).
  • Compatible con radiadores de 240 y 360mm.
  • Canalización de cables estupenda.
  • Bastante silenciosa.
  • Estupenda refrigeración.
  • Estéticamente preciosa.

CONTRAS:

  • Limitada capacidad para instalar tarjetas gráficas grandes.
  • Las unidades ópticas carecen de sistema de instalación sin herramientas.
  • Precio (unos 159€ en España, dependiendo de tiendas).

Puntuación

 

Por ello, creemos que esta Cooler Master Cosmos SE es sin dudas merecedora de nuestro galardón de oro (y rozando el de platino) y además le otorgamos nuestra recomendación por su diseño, el cual nos ha encantado.

HZ_MedalsCatg_2_GoldHZ_Stamp_Design_Mod1

Compártelo. ¡Gracias!