Review: AMD Raven Ridge AM4: Ryzen 5 2400G y Ryzen 3 2200G

Ver noticia 'Review: AMD Raven Ridge AM4: Ryzen 5 2400G y Ryzen 3 2200G'

Fue hace menos de un mes cuando Lisa Su (CEO de AMD), en Las Vegas, y más concretamente en el CES de este año 2018, anunció por primera vez las nuevas APUs Raven Ridge de AMD. 20 días después ya tenemos sus APUs encima de nuestra mesa para poder ofreceros de primera mano los resultados que nos ofrecen los nuevos Ryzen 5 2400G y Ryzen 3 2200G con GPU Vega integrada en nuestro habitual análisis.

AMD Raven Ridge AM4: con gráficos Vega y a buen precio

Muchas características vienen heredadas de los ya conocidos Ryzen pero ya se empiezan a apreciar algunas de las mejoras que más adelante veremos con el desembarco de la arquitectura Zen+ allá por el mes de Abril con su nuevo Chipset X470. Antes de comenzar con las pruebas vamos a ir desgranando, poco a poco, lo que AMD ya ha hecho oficial sobre sus nuevas APUs Raven Ridge de socket AM4.

El proceso de fabricación de las nuevas APUs Raven Ridge de AMD no van a ser de 12 nm en contra de lo que piensa la gente, pues los 12 nm los veremos por primera vez allá por el mes de Abril cuando AMD lance su nueva tecnología ZEN+. Hasta ese momento deberemos seguir esperando y estamos ante procesadores fabricados con los tradicionales 14 nm de la tecnología ZEN actual.

AMD consigue, con las nuevas APUs, unir el procesador ZEN de las CPU Ryzen con la nueva arquitectura VEGA para GPU. Para ello juega un papel fundamental la tecnología “Infinity Fabric” que es la encargada de conseguir la interconexión perfecta entre ambos bloques que, por separado, son totalmente diferentes.

 

Ambos procesadores vienen a reemplazar a dos de los procesadores lanzados por AMD el pasado año 2017 que son el Ryzen 3  1200 y el Ryzen 5 1400 que serán sustituidos por los ya comentados Ryzen 3 2200G y Ryzen 5 2400G respectivamente.

Si comparamos a ambas APUs, hay dos características que hacen muy superior al Ryzen 5 2400G que son la velocidad de reloj, aunque la diferencia no es especialmente importante, pues pasa de los 3,7 Ghz del 2200G a los 3,9 Ghz, pero el 2400G incluye la tecnología SMT o Multi-Threading Simultáneo que viene a ser similar a la tecnología Hyper-Threading de Intel. Además, la hegemonía del 2400G se basa en el aspecto gráfico con una especificaciones gráficas mucho mayores que las de su hermana pequeña 2200G.

Otra de las nuevas mejoras de las nuevas APUs Raven Ridge son la introducción de la tecnología Precision Boost 2. La tecnología Precision Boost consiste en el establecimiento de un entorno a partir del cual el procesador puede trabajar de una forma óptima sin poner en peligro su confiabilidad a largo plazo y a partir de ese entorno ir incrementando la potencia de 25 Mhz en 25 Mhz hasta alcanzar ese límite de fiabilidad establecido en función de las temperaturas y voltajes fijados. De esta forma Precision Boost es capaz de incrementar la velocidad de reloj del procesador o bien hasta alcanzar la máxima velocidad fijada por el procesador o bien hasta alcanzar ese entorno de confiabilidad del que hablábamos. Pero la diferencia entre Precision Boost y Precision Boost 2 es que el segundo no impone un límite inferior de velocidad de reloj cuando se utilizan dos núcleos del procesador, cosa que Precision Boost sí lo hacía. De esta forma, Precision Boost 2 es capaz de mantener la velocidad de reloj lo más alta posible en todos los núcleos en función de la carga de trabajo requerida. Esta limitación de dos núcleos hacía que en algunas aplicaciones que usaban más de esos dos núcleos se quedaban “atascadas” en la velocidad de reloj nominal no permitiendo ir más allá aunque las temperaturas y potencia lo permitieran. Con Precision Boost 2, la limitación desaparece.

En lo que sí ha sido ciertamente conservador AMD es en la segunda parte de la ecuación de estas APUs que no son más que la iGPU o GPU integrada. Y en esto tienen mucho que decir los nuevos Kaby Lake G  de Intel que, yendo de la mano de AMD con sus Radeon RX Vega M, incorpora una GPU más potente que las nuevas APUs Raven Ridge. Las Radeon Vega M GH que vestirán los nuevos Core i7 G-Series irán equipadas con 24 Compute Units y 64 núcleos GCN (Graphics Core Next) en cada CU para un total de 1536 núcleos totales en la GPU frente a los 704 núcleos GCN de los Ryzen 5 2400G (11 x 64) y los 512 núcleos GCN del Ryzen 2200G. Cierto es que los Kaby Lake G de Intel aún no han sido presentados pero sus especificaciones ya las conocemos.

El socket es otro de los factores determinantes y es de agradecer que AMD haya optado por mantener el socket AM4 en sus APUs Raven Ridge por lo que si ya somos usuarios de Ryzen no será necesario cambiar de placa. Con tan solo una actualización de la BIOS ya tendremos placa compatible para esta nuevas APUs.

Por último, y antes de comenzar con las pruebas de las APUs, ya se han filtrado los precios dejando al Ryzen 5 2400G en los 159 euros igualando más o menos al Ryzen 5 1400 que viene a sustituir y dejando al Ryzen 3 2200G, que saldrá al mercado por 99 euros, en una situación altamente competitiva pues viene a mejorar incluso al Ryzen 3 1200 al que sustituye.

Finalmente debemos tener en cuenta el consumo que, en ambos casos, es de 65 W. Estamos ante un consumo muy bajo por lo que, unido a la iGPU del procesador, podemos decir que convierte a estas APUs en las candidatas perfectas para HTPC o PCs de salón. Pero vamos a ver si estas APUs van más allá y son capaces de darnos cierto margen para juegos aunque sean de bajo perfil.

Pero antes de hacer las pruebas de las que os hablamos vamos a hacer un breve repaso de lo que AMD ha puesto a nuestra disposición aunque nuestro compañero Rodrigo ya hizo un pequeño reportaje del Unboxing de lo que nos ofreció AMD para hacer nuestra review.

El paquete llegó a principio de esta semana con tiempo suficiente para poder probar los dos procesadores protagonistas de esta review. Sin hacer los alardes que hizo AMD cuando presentó Ryzen por primera vez en el que nos mandaba una caja de madera con todo el primer contenido, sí que es cierto que lo que nos manda con la presentación de Raven Ridge sigue un diseño similar y muy bien cuidado.

Una caja de cartón duro es el primer embalaje que nos llega y como no, el logo de Ryzen es el gran protagonista en una caja que, como es habitual, nos ofrece un fondo gris.

Como no, a parte del logo del fabricante y del logo de Ryzen encontramos a la derecha la primera alusión a que estamos ante un procesador con una GPU integrada Radeon Vega.

Pasamos a abrir la caja y nos encontramos con la siguiente presentación.

 Y la presentación de los dos nuevos procesadores de AMD

Quitamos el cartón que hace de presentación y podemos observar que AMD, sin buscar el mínimo coste, nos da todo lo necesario para poner en marcha la plataforma.

Por supuesto los dos grandes protagonistas son las dos APUs, Los Raven Ridge Ryzen 3 2200G y Ryzen 5 2400G

A parte, AMD nos ofrece una placa AB350N-Gaming WIFI de Gigabyte Mini-ITX con el socket AM4 y dos módulos de memoria DDR4 GSkill FlareX de 8 GB cada uno a 3200 MHZ. Debemos recordar que las nuevas APUs de AMD soportan hasta 2933 Mhz según el fabricante por lo que, a priori, no debería ser difícil subirlas hasta los 3200 Mhz.

Hemos dejado al final los disipadores que vienen de serie con las nuevas APUs Raven Ridge. Si bien es cierto que el consumo de estas APUs es de 65 W de TDP, los disipadores son bastante simples y sin duda la parte más pobre de la ecuación.

El montaje es tremendamente sencillo pues tan solo hay que pinchar el procesador, quitar las dos barras de anclaje que lleva incorporada la placa y manteniendo el backplate, tan solo hay que atornillar el disipador.

LAS PRUEBAS

Aunque ya lo hemos dicho, las pruebas han sido realizadas con una plataforma facilitada integramente por AMD excepto por el disco duro. Las pruebas se han realizado bajo Windows 10 Profesional de 64 bits y el hardware utilizado ha sido el siguiente:

  • Procesadores AMD Raven Ridge APU Ryzen 3 2200G y Ryzen 5 2400G
  • Placa Base AB350N-Gaming WIFI Mini-ITX de Gigabyte
  • Memoria RAM DDR4 2x8GB Gskill FlareX a 3200 Mhz
  • Disco Duro SSD M.2 Transcend MTS600 de 256 Gb

Comenzamos con el análisis.

PRUEBAS CPU

Comenzamos poniendo un pantallazo de CPU-Z y GPU-Z que nos va a dar una visión general del sistema y por supuesto más detallado de nuestros protagonistas de hoy las APUs Raven Ridge Ryzen 3 2200G y Ryzen 5 2400G.

Ryzen 3 2200G

Se puede ver que el procesador está a 3,6 Ghz en modo normal y que solo se pone a 3,7 Ghz en modo boost o, como decíamos durante la introducción, cuando entra a funcionar la funcionalidad Precisión Boost 2. La GPU integrada es una Vega 8 aunque, por supuesto, no podemos compararla con una dedicada pues viene capada.

La memoria, aunque por defecto en Bios viene a 2400 Mhz, se pone manualmente a 2933 y 3200 Mhz sin ningún problema. La placa, la verdad, nos ha dejado muy buen sabor de boca.

Ryzen 5 2400G

El Ryzen 5 2400G aunque en modo normal nos ofrece una menor frecuencia que el Ryzen 3 2200G (3,5 Ghz frente a los 3,6 Ghz de éste último), el OC automático que es capaz de hacer la APU es de hasta 400 Mhz frente a los 100 Mhz máximo del Ryzen 3 por lo que el Ryzen 5 2400 G es capaz de ponerse a 3,9 Ghz frente a los 3,7 Ghz máximo que puede alcanzar el Ryzen 3 2200G con el OC automático.

Por otro lado, y lo veremos más adelante, estamos ante un procesador con 4 núcleos y 8 hilos frente a los cuatro hilos del 2200G, con lo que el rendimiento multi core debería ser mucho mayor. La GPU integrada es una Radeon Vega 11.

CPU-Z BENCHMARK (más es mejor)

Ryzen 3 2200G

 

Ryzen 5 2400G

Ninguna sorpresa al respecto. Los 8 hilos del 2400G hacen que el rendimiento del Ryzen 5 sea muy superior al del Ryzen 3 aunque a nivel Single Core los resultados son muy similares teniendo en cuenta que en este caso lo que cuenta es la frecuencia del procesador pues se está evaluando un solo núcleo.

CINEBENCH R15 (más es mejor)

Cinebench es en realidad un conjunto de pruebas multiplataforma que evalúa el rendimiento del PC tanto desde el punto de vista de la CPU como de la GPU gracias al software de animación Cinema 4D de MAXON que utilizan gran cantidad de productoras de cine en la creación de contenido 3D.

Lo bueno de esta prueba es que es muy realista y es excelente para medir el rendimiento de procesadores de muchos núcleos. En este caso las pruebas de GPU solo las podremos probar entre las dos APU pues comparar un procesador sin GPU integrada desvirtúa totalmente la prueba al utilizar una gráfica dedicada que siempre va a dar un rendimiento muy superior.

Ryzen 3 2200G

Ryzen 5 2400G

En esta prueba se nota mucho más la diferencia entre el 2200G y el 2400G, existiendo una mayor brecha en las pruebas single Threaded a favor del 2400G. Por otro lado en las pruebas de GPU también se nota la Vega 11 del 2400G frente a la Vega 8 del 2200G. En esta pruebas podemos apreciar la incontestable superioridad del 2400G y sus 8 hilos frente al 2200G, tanto desde el punto de vista de rendimiento de procesador como desde el punto de vista de rendimiento de iGPU.

Vamos con las pruebas basadas en tiempo puramente dicho. En este caso nos vamos a decantar por wPrime  que hace un uso real de todos los núcleos de un procesador.

wPrime 2.10 (Menos es mejor)

Ryzen 3 2200G

Ryzen 5 2400G

 

Más de lo mismo. Clara superioridad del 2400G frente al 2200G a todos los niveles.

Pero no vamos a salirnos de los tests y para eso vamos a probar Aida 64 que es el test que usamos siempre para medir el rendimiento de las memorias.

AIDA 64

Hemos realizado las pruebas con dos módulos de 8 Gb de la marca GSkill. En este caso la velocidad máxima soportada oficialmente por AMD es de 2933 Mhz pero las memorias se ponen a 3200 Mhz  (la velocidad especificada por el fabricante) sin el más mínimo problema.

Ryzen 3 2200G

Ryzen 5 2400G

RENDIMIENTO 3D

En este caso vamos a obviar las pruebas de PCMark centrándonos exclusivamente en 3DMark pues los resultados de las dos APUs en pruebas de PCMark serían muy bajas debido a las exigencias de estos programas. En este caso, al igual que pasaba con las pruebas OpenGL de Cinebench tenemos que dejar fuera los resultados del Ryzen 3 1200 teniendo en cuenta que este procesador no lleva iGPU y por tanto los resultados se tomaron con una GPU dedicada por lo que los resultados distorsionarían mucho la realidad.

3DMARK

Con 3DMark, tenemos una herramienta que nos va a medir el rendimiento aproximado del procesador en los juegos y como ya sabréis, es un test casi obligado para realizar el testeo tanto de CPUs como de GPUs. En este caso hemos realizado las pruebas de Fire Strike que son  las pruebas realizadas para PCs High End y las pruebas Sky Diver que son más bien para PCs Mid Range que, tanto por precio como por rendimiento, sería lo más adecuado para estas APUs Raven Ridge de AMD.

Fire Strike 

Ryzen 2 2200G

Ryzen 5 2400G

 

Sky Diver

Ryzen 3 2200G

Ryzen 5 2400G

En ambos casos se nota la incontestable superioridad de la GPU integrada del Ryzen 5 2400G como cabía esperar. En estas pruebas, además, podemos observar como las pruebas de Fire Strike, sin ser del todo malas, se nota que le vienen un poco grandes a estas APUS pues, como dice el propio FutureMark, son pruebas para PCs High End, segmento en el que no compiten estas APUs de AMD.

Vamos a evaluar ahora las pruebas con DirectX12 y para ello vamos a poner en marcho el test generado por Time Spy

Time Spy

Ryzen 3 2200G

Ryzen 5 2400G

Y las correspondiente comparativas

PRUEBAS DE ALMACENAMIENTO

Hemos querido ver como se comporta la nueva arquitectura de AMD con los discos SATA M.2 que sin duda son el principal medio de almacenamiento gracias a su rendimiento en proporción con el precio. Las pruebas las hemos realizado con un disco Transcend MTS600 de 256 Gb y que ha sido cedido por el propio fabricante para realizar las pruebas de almacenamiento en las diferentes plataformas que vayamos analizando

Ryzen 3 2200G

Ryzen 5 2400G

OVERCLOCKING

El OC ha sido extremadamente sencillo en el Ryzen 5 2400G aunque no podemos decir los mismo del Ryzen 3 2200G. En ambos casos hemos obtenido un OC moderado y en el caso del 2400G hemos podido ponerlo a los 4 GFhz sin el más mínimo problema, si bien es cierto que el margen es aún mayor en ambos casos pues apenas hemos afinado los parametros de la Bios haciendo un OC casi totalmente automático. Aún así y en términos generale podemos decir que en ambos casos e han comportado bastante bien.

Ryzen 3 2200G

Ryzen 5 2400G

En el primer caso hemos obtenido un OC bastante normal pues si el OC en modo XFR es de 3700 Mhz nosotros hemos podido subir el 2200G hasta los 3800 Mhz con las memorias a 3200 Mhz sin el más mínimo problema. En el segundo caso hemos podido poner el 2400G a 4 Ghz con las memorias, por supuesto, a 3200 Mhz

Con estos niveles de OC hemos querido pasar el bench del CPUZ para conocer la mejoría tanto en Single Core como en Multi Core.

Ryzen 3 2200G

Ryzen 5 2400G

CONCLUSIONES

AMD nos presenta sus dos nuevas APUs AMD Raven Ridge con unos resultados discretos pero bastante atractivos si tenemos en cuenta el precio de lanzamiento. Discretos pues, desde mi modesto punto de vista, no compiten con los procesadores a los que sustituyen en cuanto a rendimiento puro de núcleos. En ese sentido tanto el Ryzen 3 1200 como el Ryzen 5 1400 son mejores. No mucho mejores pero sí “algo” mejores. Sin duda, la gran fuerza de estos dos nuevos procesadores de AMD son sin duda las nuevas Radeon Vega que incluyen como iGPU o gráfica integrada. Los convierten sin duda en las mejores APUs actualmente conocida con lo que conlleva esta afirmación para los amantes del rendimiento integral que buscan un buen rendimiento tsanto desde el punto de vista de la  CPU como desde el punto de vista de una GPU discreta pero confiable.

Es en los HTPC o PC de salón donde estas APUs se convierten en la mejor alternativa del momento y si a ello le sumamos que a un precio altamente asequible creo que podemos decir que estamos ante una nueva gran creación de AMD.

VENTAJAS

  • Un buen rendimiento general tanto desde el punto de vista de la CPU como de la GPU
  • Un precio francamente competitivo y a la altura de cualquier economía
  • Un consumo muy limitado de 65 W

INCONVENIENTES

  • No mejoran a los modelos que desbancan como son el Ryzen 3 1200 y Ryzen 5 1400.
  • El disipador que pone AMD de serie es bastante pobre

Revisado por Miguel Ángel Rodríguez el 12 febrero 2018

Los comentarios están cerrados.