¿Qué es AMD Smart Access Memory y cómo funciona entre CPU y GPU?

¿Qué es AMD Smart Access Memory y cómo funciona entre CPU y GPU?

Javier López

Con la presentación de las RX 6000 y la «combustión espontánea» por parte de todos los asistentes al evento online, quedó claro que AMD va a pelear con NVIDIA por el trono del rendimiento. Una de las características que se presentó como novedad fue AMD Smart Access Memory o SAM, una tecnología que promete aumentar el rendimiento de la GPU en un porcentaje interesante, pero ¿qué es exactamente y cómo funciona?

Con Smart Access Memory AMD tiene una baza para desplazar a Intel del mercado del alto rendimiento en CPU y al mismo tiempo podría marcar diferencia con NVIDIA en GPU. El problema es que esta tecnología está bastante oculta en cuanto a cómo funciona de forma técnica, por lo que no hay un documento o White Paper para extraer información oficial como tal, así que tendremos que jugar un poco con la especulación e ir actualizando este artículo cuando sepamos a ciencia cierta como funciona, para que así tengáis la información de primera mano.

AMD Smart Access Memory, hasta un 11% más de rendimiento

Como era de esperar, se necesita una serie de parámetros y requerimientos para que SAM funcione y pueda aumentar el rendimiento de la GPU y por tanto que esta ofrezca más FPS. ¿Qué necesitamos en concreto? Según AMD:

  • Una placa base de la serie 500.
  • Un procesador Ryzen 5000.
  • Una GPU de la serie RX 6000.
  • El driver Radeon 20.11.2 o posterior.
  • Tener actualizada la BIOS de la placa a una basada en AGESA 1.1.0.0 o superior.

Con esto en mente vamos a proceder a explicar cómo funciona esta tecnología y que puede hacer Smart Access Memory por nosotros. En primer lugar tenemos que tener en cuenta que en los sistemas gaming actuales la CPU solo tiene acceso a la VRAM de la GPU de una forma muy curiosa: en bloques de 256 MB, donde de entrada solo puede ver los primeros 256 MB de la misma.

No hace falta ser un erudito para entender que esto obliga a los programadores a adaptar los motores de sus juegos a este sistema, con lo cual se genera un cuello de botella muy alto a mayor resolución y hercios.

AMD elimina el cuello de botella, pero solo en su plataforma X570

Smart Access Memory AMD

Los bloques de 256 MB otorgados para la CPU suponen primero un desperdicio de la velocidad del bus PCIe, y en segundo lugar un fraccionamiento de las texturas que no tiene sentido y por ello obliga a que la gran mayoría se guarden en RAM, necesitando mucha cantidad de esta última y muy rápida para paliar el efecto contrario.

Este tipo de acceso ralentiza el rendimiento sobremanera, tanto en timing propiamente dicho como en ancho de banda total, por lo que para solventarlo se necesita hardware específico que se conecte directamente y sin restricciones entre ellos, de ahí las limitaciones en las series de procesadores, placas y GPU.

¿Cuánto rendimiento podemos ganar? Según AMD hasta un 11% de media, pero nos lo especifica mejor en determinados juegos:

AMD Smart Access Memory gaming

¿Qué es lo que no sabemos con seguridad? Bueno, quedan muchas preguntas sobre la mesa, como por ejemplo:

  • ¿Qué mejora tendremos a 1080p y altos FPS?
  • ¿Perderemos rendimiento con cables Riser?
  • ¿Es imprescindible PCIe 4.0?
  • ¿Podría usarse en otros chipsets mientras tengamos una CPU Ryzen 5000 y una GPU RX 6000 como mínimo?
  • ¿Estamos ante un Remote Direct Memory Access mejorado o hay algo más?

Bueno, esto lo tendremos que descubrir más tarde, pero por lo pronto es necesario hardware y software para que funcione y es una mejora interesante y totalmente gratuita.