Así mejoran los monitores gaming con HDMI 2.1 y ALLM en los juegos

Uno de los principales reclamos que están teniendo tanto las televisiones como los monitores gaming es la inclusión (por fin) de HDMI 2.1. Con este nuevo estándar se mejoran bastantes apartados que hasta ahora estaban ausentes o directamente limitados, entre los que podríamos destacar las resoluciones y hercios. Pero al mismo tiempo también incluye una serie de características como ALLM, pero ¿qué es y cómo mejora la experiencia gaming?

G-SYNC y FreeSync han revolucionado el sector de los videojuegos desde hace muchos años. Aunque parezca mentira, las TV se están basando en estos estándares de sincronización que ya incluyen los monitores y ambos están incorporando todo lo último en cuanto a características y protocolos.

Auto Low Latency Mode o ALLM, algo tan simple como efectivo

ALLM

Como hemos comentado y ya habrás intuido, ALLM es el acrónimo de Auto Low Latency Mode, una característica que solo está dentro del HDMI 2.1 (por ahora) y que aunque depende de él, se prevé que sea en el futuro una características independiente que podrá ser implementada en otros conectores y puertos.

Lo primero que debemos tener claro con ALLM es que aunque funciona de forma similar en monitores y televisiones, el modo de proceder para llevarlo a cabo es algo distinto. Y esto ocurre por su propia definición del término, por su uso y por su implementación, ya que hablamos de un modo automático (recalcar esta palabra) de baja latencia el cual permite que la configuración de latencia del panel sea siempre la ideal según el tipo de contenido que se detecte.

Dicha configuración ideal pretende establecer automáticamente un nuevo modo de pantalla que puede venir especificado como Game Mode, Modo juego o similar, ya que no hay un concepto unitario y uniforme en la industria de cómo llamarlo, así que cada fabricante lo denomina a su manera.

Una característica que une a la industria de los videojuegos

PlayStation 5 primer mes

Es esta característica y no el dispositivo de turno (llámese PC, consola o similar) la que permite que él mande una señal a la pantalla para que esta cambie automáticamente al modo de baja latencia con su correspondiente nombre y perfil.

Insistimos en el concepto de automático, ya que el proceso de cambio es totalmente transparente y quizás si parpadeamos no veamos ni siquiera el salto de un modo normal a estos específicos de Game Mode. Cabe añadir que este modo es capaz de detectar, por ejemplo, si estamos en XSX viendo una película o jugando a un juego, donde en el primer caso no activará ALLM y en el segundo sí (PS5 de momento no es compatible).

Lo que se pretende es simple: ahorrar al usuario tener que pasar por los menús del monitor o la TV para seleccionar este modo, de manera que el cambio sea automático y se logre con ello el menor retraso en los juegos en cuanto a latencia.

La pregunta más obvia es si después de que terminemos de utilizar dicho dispositivo, si la pantalla vuelve a su modo normal. La respuesta es que sí, la pantalla obtendrá el modo normal una vez terminemos de usar ALLM, así que sigue siendo un proceso totalmente transparente.

Aunque no lo parezca, este modo no está optimizado en la mayoría de paneles para otros escenarios, como pueden ser una película o serie, imágenes muy lentas o similares. Cabe destacar que la inclusión de HDMI 2.1 no implica obtener ALLM, ya que se necesita adaptar la característica al estándar.