Memoria gráfica GDDR6X vs GDDR6, ¿el cambio es para bien?

Memoria gráfica GDDR6X vs GDDR6, ¿el cambio es para bien?

Rodrigo Alonso

Las tarjetas gráficas Ampere de NVIDIA han sido las primeras en incorporar memoria gráfica GDDR6X, el siguiente paso en términos de rendimiento a la GDDR6. Gracias a esta memoria han logrado igualar los 21 Gbps de ancho de banda que teníamos en ese momento, pero lo han logrado de una manera innovadora que proporciona múltiples ventajas… y algún inconveniente. ¿Habrá merecido la pena el cambio? Vamos a verlo.

Como ya os hemos mencionado anteriormente, la memoria gráfica GDDR6X no es un estándar JEDEC, sino que es un diseño que en este caso es exclusivo de Micron Technology, una nueva tecnología de memoria que permite elevar el rendimiento a nuevas cotas. No vamos a entrar a valorar las ventajas y desventajas que tiene el hecho de que un fabricante tenga la exclusiva de la tecnología, sino que vamos a ver si el cambio con respecto a GDDR6 ha merecido o no la pena.

GDDR6X vs GDDR6, ¿en qué se diferencian?

A estas alturas nadie tendrá dudas de que la GDDR6X supone un salto en muchos aspectos sobre la memoria gráfica GDDR6, así que si alguien tenía alguna duda ya la puede disipar: en términos de rendimiento, la GDDR6X es superior, y este es el motivo por el que NVIDIA se ha arriesgado a introducirla en sus tarjetas gráficas de arquitectura Ampere, ni más ni menos.

Para lograr este aumento de rendimiento, Micron ha utilizado una tecnología que ya se usaba en electrónica de red sin ir más lejos, y es hacer uso de la codificación PAM4 frente a la codificación NRZ de la GDDR6. PAM significa Pulse Amplitude Modulation, y lo que hace es que es capaz de generar varios valores binarios utilizando la amplitud de la señal eléctrica.

Así, mientras la codificación NRZ solo es capaz de generar unos y ceros, PAM4 es capaz de generar cuatro valores binarios por ciclo de reloj, por lo que es capaz de codificar 2 bits por ciclo frente a solo 1 de NRZ, duplicando así el ancho de banda.

PAM4 GDDR6X

A pesar de que con la codificación PAM4 la memoria GDDR6X es capaz de duplicar el ancho de banda frente a GDDR6, realmente por ahora han dejado su ancho de banda en los mismos 21 Gbps que ya se conseguían con una alta frecuencia en GDDR6. ¿Por qué hacer esto? Porque consiguen el mismo ancho de banda con una velocidad inferior, lo que se traduce en muchas ventajas:

  • Menos calor generado.
  • Menos consumo.
  • Menos voltaje.
  • Mayor margen para realizar overclock.
  • Potencialmente podrían duplicar el rendimiento.

Micron GDDR6X

Micron presume de que ha reimaginado la memoria con esta nueva tecnología, y NVIDIA ha apostado muy fuerte por ella. Desde luego el potencial que proporciona es enorme y se puede llegar a cotas de rendimiento de memoria nunca vistas hasta ahora.

¿Merece la pena el cambio?

Ahora bien, el utilizar este tipo de memoria gráfica también tiene una serie de desventajas técnicas, además de la ya mencionada que no es sino el hecho de que Micron la fabrique en exclusiva, regulando su precio y producción (esto hace que la GDDR6X sea más cara y escasa que la GDDR6).

Al utilizar la codificación PAM4 ya hemos explicado que se generan 4 valores binarios por ciclo de reloj, lo que permite codificar 2 bits por ciclo frente a 1 de la codificación NZR. Esto hace que el controlador de voltaje tenga una importancia muchísimo mayor, y un fallo en la sensibilidad de éste podría causar errores en la memoria, causando como poco errores de lectura / escritura en la VRAM y desembocando en problemas de artefactos, cuelgues, pantallazos azules, etc.

NVIDIA-RTX-3070

Esto no quiere decir que la GDDR6X vaya a tener errores de memoria ni mucho menos, sino que simplemente será bastante más sensible y propensa a ellos y dependerá mucho más del controlador. La parte buena es que como trabaja a menor voltaje y genera menos calor, se compensa en parte esta desventaja.

Respondiendo a la pregunta de si ha merecido o no la pena el cambio a esta nueva tecnología de memoria, desde luego que la respuestas es que sí. A pesar de que actualmente no se está aprovechando todo su potencial en términos de rendimiento, ahí está el potencial de duplicar el ancho de banda de memoria, y por lo pronto ya han logrado reducir considerablemente el consumo y el calor generado, lo cual ya son ventajas que merecen bastante la pena.

Ahora bien, qué nos deparará el futuro en el ámbito de la VRAM todavía está por ver. NVIDIA tiene mucho potencial por explotar con este tipo de memoria, pero todavía estamos a expensas de la «respuesta» por parte de AMD a este respecto, pues también han hecho sus promesas. Por otro lado, NVIDIA ha sido pionera al usar GDDR6X, pero no podemos olvidar que AMD fueron los precursores de la memoria HBM que luego resultó bastante fiasco.