Phanteks es una nueva marca que acaba de aparecer en el mercado internacional. Pero que sea una marca nueva no quiere decir que sea mala o inexperta, ya que sus especialistas cuentan con más de 20 años de experiencia en sistemas de refrigeración. Gracias a Atlas Informática, hoy os presentamos el análisis del primer disipador que ha sacado al mercado esta marca, el PH-TC14PE, en concreto la edición en color azul, ya que este disipador se presenta en colores plata, azul, rojo y naranja.

Dicho disipador consiste en 5 heatpipes de 8 mm de diámetro que distribuyen el calor generado por el procesador a través de un doble cuerpo, y que permite la instalación de hasta 3 ventiladores de 14 centímetros, de los cuales el fabricante añade dos de su propia cosecha: PH-F140. Este diseño ya lo hemos podido ver con anterioridad en los modelos Silver Arrow de Thermalright y NH-D14 de Noctua, con excelentes resultados en ambos casos. Vamos a ver las características técnicas del aparato.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la página web del fabricante.

Como podemos observar, se trata de un disipador con unas dimensiones y un peso nada despreciables. Este PH-TC14PE no es compatible con todas las cajas de ordenador debido a su gran tamaño, y con sus 1250g (con 2 ventiladores) hará un par de torsión considerable sobre nuestra placa base, así que habrá que asegurarse de que instalamos perfectamente el backplate para evitar problemas.

Veamos qué características tienen los dos ventiladores que Phanteks incluye con el disipador.

Dos ventiladores de 140mm con 1200 rpm y tan solo 19 dBA de sonido parecen una gran opción para este disipador. Además, Phanteks incluye agarraderas y soportes para instalar un tercer ventilador si así lo deseamos.

El precio es de 79.90 € para la edición estandar sin anodizado en el aluminio, y de 84.95 € en la versiones con el anodizado en diferentes colores. Costando 10 € más que el Noctua NH-D14, uno de los reyes de la refrigeración por aire indiscutibles en la actualidad, ya puede ser eficiente este nuevo disipador para justificar el precio tan elevado que tiene.

ANÁLISIS EXTERNO.

El Phanteks PH-TC14PE viene embalado en una sólida caja de cartón en la que predominan los colores blanco y negro. En la cara principal podemos ver una fotografía del disipador con el ventilador instalado, así como las 4 opciones de color que podemos elegir al comprarlo.

En la cara opuesta encontramos una descripción del disipador en nada menos que 10 idiomas diferentes.

En uno de los laterales, Phanteks ha añadido todas las características especiales que tiene el disipador y los ventiladores, así como su pasta térmica incluída PH-NDC.

En el lateral opuesto, las características técnicas.

Una vez abierta la caja, encontramos el disipador imbuído en tres cajitas de cartón, dos de las cuales contienen los ventiladores y la tercera todos los accesorios de montaje.

Ya fuera de sus cajas, aquí encontramos los dos ventiladores incluídos de 140mm PH-F-140.

Sus nueve aspas tienen hendiduras para simular una “tormenta” (o eso especifica Phanteks). Lo que sí es cierto es que a tan solo 1200 rpm pueden mover un flujo de aire nada despreciable de 78.1 CFM.

Los cables están mallados, y cuentan con conectores de 3 pines. Esto no los hace compatibles con la función PWM, pero Phanteks también incluye un adaptador Q.S.A. para hacerlos funcionar a 900 rpm y así reducir el sonido que emiten a tan solo 15.2 dBA.

Vamos a ver los accesorios. En la siguiente imagen vemos los kits de instalación para Intel y para AMD. Llama la atención el gran blackplate que tiene el set de Intel, pero el de AMD no cuenta con ningún backplate, por lo que hay que utilizar el que viene de fábrica. Esto realmente no me gusta, un disipador tan pesado con el backplate de serie no me parece una buena idea.

La bolsa de accesorios.

Vamos a verlos con más detalle. Primero, la pasta térmica PH-NDC.

Gomas para reducir las vibraciones de los ventiladores.

Adaptador Q.S.A. para reducir el voltaje de los ventiladores y de esta manera, su velocidad y ruido.

Tornillería.

Más gomas reductoras de vibraciones.

Adaptador para poder conectar los dos ventiladores incluídos a un solo conector de 3 pines.

Seis clips para montar un total de 3 ventiladores.

Placa y tornillo que anclaremos sobre el disipador más tarde, y que servirá para fijar el mismo sobre el kit de montaje de la plataforma correspondiente.

También se incluye un gran manual de instrucciones en varios idiomas. Hay que decir que a pesar de que la traducción es buena y que hay bastantes ilustraciones, no queda demasiado claro cómo montar el disipador (aunque veremos que es bastante fácil), sobretodo el anclaje de los clips a los ventiladores.

Vamos a ver el disipador. En la siguiente imagen vemos que consta de dos cuerpos y que, al contrario que muchos otros disipadores, en la parte de arriba no se ven las terminaciones de los heatpipes. Phanteks ha decidido añadir una última lámina de aluminio con el nombre del fabricante.

Detalle de la última lámina de aluminio.

Aquí podemos ver con más detalle la intersección entre los dos cuerpos, sobre la cual instalaremos posteriormente la placa de sujeción a la placa base del ordenador.

Perspectiva lateral.

Las aletas de aluminio están dentadas. Este es un método que permite una entrada y salida de aire más silenciosa a través de ellas, a la vez que se crea un flujo de aire turbulento entre las mismas, ideal para la transmisión térmica del aluminio al aire. En esta misma imagen poder ver los heatpipes perfectamente soldados a las aletas de aluminio. Además cuentan con una tecnología patentada por Phanteks llamada CPSC (Cold Plasma Spraying Coating) que mejora la transferencia térmica y evita la corrosión del aluminio.

Y hablando de heatpipes, aquí tenéis los cinco encargados de distribuir el calor hacia las aletas. Están fabricados en cobre niquelado para evitar su corrosión con el paso del tiempo.

La base también está fabricada en cobre niquelado. Aunque es totalmente lisa, no hace efecto espejo.

Vista lateral del disipador.

MONTAJE.

Para montar el disipador vamos a utilizar el kit de montaje Intel, ya que la plataforma utilizada para el testeo será una Intel Socket 1155, así que vamos a ver sus accesorios. Lo primero es preparar el backplate y seleccionar los agujeros por los que tendremos que introducir posteriormente los tornillos de anclaje. En mi caso, son los agujeros de en medio.

La cara del backplate que tocará la placa base está adecuadamente acolchada para evitar daños en la misma.

Estas dos láminas de hierro serán las encargadas de soportar todo el peso del disipador. Éstas van ancladas al backplate.

La tornillería.

Bien, una vez que sabemos cuáles son los agujeros que vamos a utilizar según nuestro Socket, introducimos los tornillos por los mismos.

Ahora toca colocar el backplate por detrás de la placa base de manera que los tornillos entren por los 4 agujeros del socket. Por la placa base debemos ver cómo sobresalen.

El siguiente paso es introducir las arandelas de plástico.

Una vez hecho esto, hay que colocar las barras de hierro que soportarán el disipador. Como el socket 1155 de Intel es simétrico, podemos elegir orientar el disipador hacia arriba o hacia atrás. Así sacaría el aire hacia arriba.

Y de esta otra manera, hacia atrás. Éste es el método que yo he elegido para el test.

Una vez que hemos elegido en qué posición vamos a colocar el disipador, fijamos las láminas de hierro con los tornillos correspondientes.

Así ya está el backplate fijado a la placa base, y estamos listos para aplicar la pasta térmica. Como siempre, una fina capa es suficiente.

Ahora hay que fijar la lámina de metal al disipador, como dijimos al principio. Os recomiendo que os hagáis con un destornillador fino y largo, ya que cuesta un poco manipularlo entre los dos cuerpos del disipador.

Así queda ya fijado. Los dos tornillos con muelle serán los que anclen el disipador a las dos láminas de hierro que ya hemos fijado en la placa base.

Pero antes de fijar el disipador finalmente a la placa base, hay que manipular los ventiladores. Hay que insertar estos anclajes en cada uno de los cuatro agujeros de ambos ventiladores.

E introducir los clips de los ventiladores por estos anclajes. Hay que decir que esta tarea es bastante complicada. Yo tuve que armarme de paciencia y ayudarme de unos alicates para hacerlo.

Ahora, pegamos las láminas de goma sobre el disipador para que absorvan las vibraciones de los ventiladores.

Una vez hecho esto, podemos fijar el ventilador lateral al disipador. MUCHO CUIDADO: todavía no hay que ponerle el ventilador central, o no podremos manipular los anclajes para fijar el disipador a la placa base.

Ahora sí, colocamos el disipador sobre el procesador y atornillamos. Una vez más hace falta un poco de maña y un destornillador bastante largo para acceder a los tornillos a través del hueco que hay entre los dos cuerpos del disipador.

Ya está fijado. En mi caso, el ventilador lateral choca con las memorias RAM, las cuales tienen disipadores de tamaño medio. Aun así, pude instalarlo sin demasiados problemas solo levantando un poco el ventilador, y aun así me cabe perfectamente en la caja.

Ahora sí podemos instalar fácilmente el ventilador central.

Y ya hemos terminado. Así queda el Phanteks PH-TC14PE montado en mi sistema.

TESTEO.

El equipo empleado para realizar las pruebas de temperatura ha sido el siguiente:

– Intel Core i5 2500K
– ASUS Sabertooth P67 B3.
– 4×2 GB G.Skill Ripjaws 1600Mhz 7-8-7-24.
– Cooler Master Silent Pro Gold 700W.
– G.Skill Phoenix Pro 60Gb SSD.
– XFX Radeon HD 6870 1Gb Black Edition.
– Seagate Barracuda 7200.12 500 Gb + 2x1TB en RAID1.
CM Storm Enforcer (2 ventiladores de 200mm, uno delante metiendo aire, otro arriba sacándolo, mas un BeQuiet! SilentWings USC de 120mm en la parte trasera sacando aire).

Las pruebas de temperatura se han realizado con la caja cerrada y con una temperatura ambiente de 25.6ºC, aunque la medida que mostramos en las gráficas es el Delta de temperatura (es decir, temperatura medida menos la temperatura ambiente), para que el dato mostrado sea el incremento de temperatura en sí, de manera que la temperatura ambiente no influya en la medición. Para medir la temperatura de los núcleos se ha utilizado Aida64 Extreme Edition y se ha tomado como dato la temperatura del core que más se calienta de los 4 que tiene el procesador.

Así mismo se han realizado pruebas con el procesador en 3 niveles de Overclock:

– 3,2 Ghz (3,7Ghz Turbo) con todos los valores en stock.
– 4.4 Ghz con 1.32V de VCore.
– 4,9 Ghz con 1.42V de VCore.

Y también con tres configuraciones diferentes en el disipador: con 2 ventiladores, con 1 ventilador y sin ventiladores (pasivo).

La medición en Idle se ha realizado tras 20 minutos de reposo total, mientras que la medición en Load se ha hecho estresando el procesador con Intel Burn Test 2.5.1. Estos han sido los resultados (recordad que cuanto menor sea el valor, mejor. Los datos están medidos en grados centígrados):

Podemos ver que el disipador se comporta excepcionalmente bien incluso en pasivo, configuración en la cual aguantó incluso con el procesador overclockeado a 4.4Ghz y 1.32V. En la última gráfica, en la que el procesador ha sido sometido a un Overclock bastante severo, no hay dato en “load” con el disipador pasivo, puesto que la temperatura se disparó tanto que tuve que cortar el test antes de que la temperatura sobrepasara los valores seguros del procesador.

Vamos a ver ahora una comparativa del Phanteks PH-TC14PE comparado con un Corsair H60, un Xigmatek Aegir y un Cooler Master Hyper 612s en los test de estrés de procesador más famosos del momento y con la configuración de overclock del procesador que tengo para funcionar 24×7:


Está bastante claro. El Phanteks ha superado al resto de disipadores en todas las pruebas excepto en la temperatura en Idle, en la que el Corsair H60 sigue siendo imbatible por el momento (gracias a que su configuración de ventiladores es completamente diferente, podéis verlo con detalle en su review).

SONORIDAD

La sonoridad de los dos ventiladores Phanteks PH-F140 es un tanto rumorosa cuando están funcionando a máximas revoluciones. No obstante si se utiliza el cable QSA (que reduce su velocidad a 900 rpm) o si se conectan a un rehobús (que por cierto, se puede utilizar el adaptador para conectar los dos ventiladores con un solo conector de 3 pines para conectarlo a un rehobús sin problemas) apenas es audible.

CONCLUSIÓN

Estoy gratamente sorprendido con Phanteks. Que una marca que acaba de nacer haya sacado un primer disipador que ha batido a todos los que han pasado por mis manos hasta el momento no es ninguna tontería. Estoy convencido de que esta marca nos presentará en el futuro muchas más novedades que sorprenderán a todos en el mundo de la refrigeración de ordenadores.

Hablando del disipador, está claro que no es para todas las cajas debido a su gran tamaño, y mucho menos para todos los bolsillos, pero si lo que se busca es el máximo rendimiento con refrigeración por aire, este es vuestro disipador. La única y mayor pega que le encuentro es el sistema de anclaje de los clips de los ventiladores. Parece mentira que hoy en día se sigan utilizando los tediosos clips de metal, habiendo otros sistemas infinitamente mejores, como el que utiliza el Prolimatech Armageddon o el Cooler Master Hyper 612s.

PROS:

– Rendimiento térmico excelente.

– Permite instalación en 90º

– Muy buena calidad de los materiales.

– Incluye accesorios para instalar 3 ventiladores.

– Compatible con todos los sockets actuales.

– Permite emplear el sistema de retención trasera original de AMD.

– Puede funcionar de manera pasiva.

– Baja sonoridad en funcionamiento (a 900 r.p.m. es inaudible).

CONTRAS:

– Algo pesado (1250g con dos ventiladores).

– Tedioso sistema de anclaje de los ventiladores.

– Alguna incompatibilidad con memorias RAM de disipadores altos.

– Incompatible con cajas estrechas.

– Precio (79.90€ la versión en blanco y 84.90€ los de colores).

Por ello, no podemos sino aplaudir la entrada de Phanteks en el mercado de la refrigeración para ordenador y otorgarle nuestro más preciado galardón.

LA BENDICIÓN DEL GURÚ, CATEGORÍA DE ORO.

Queremos agradecer a Atlas Informática por habernos suministrado la muestra para la realización de este análisis.