Así funciona la exclusiva meca-membrana de los teclados Razer

Así funciona la exclusiva meca-membrana de los teclados Razer

Javier López

Aunque no hay demasiado debate entre elegir un teclado gaming mecánico y uno de membrana, sí que es cierto que a algunos usuarios el sonido y el tacto de lo mecánico no termina de convencerles. Por ello, Razer ha creado un sistema híbrido y mixto llamado meca-membrana, también conocido como membrana mecánica. ¿Cómo funciona este tipo de sistema? y sobre todo ¿merece la pena como una opción a considerar?

«Lo mejor de ambas tecnologías», así define Razer sus switches y puede que no le falte razón como veremos más adelante. La marca intenta mezclar un tacto suave con un clic táctil definido que resulte realmente cómodo, por lo tanto, la pregunta más pertinente es, ¿cómo lo hacen?

Meca-membrana, un sistema creado desde cero por Razer

No llega a ser un switch al uso, pero tampoco una membrana tradicional. Fabricados desde cero las meca-membranas combinan el tacto almohadillado de los domos de caucho que aportan los sistemas basados en este material con un clic físico mediante un resorte con dos pernos que reproduce la sensación táctil de un switch mecánico, todo sin perder velocidad.

Lo que se consigue con este sistema es una mayor comodidad mediante un mejor soporte de la carcasa que no se moverá nada en todo su recorrido, pero que asegura la pulsación tanto física como sonora como si fuese un teclado mecánico, salvo que tendremos ese tacto esponjoso.

Razer meca-membrana

Para lograr esto, Razer controla toda la calidad del proceso de fabricación de principio a fin y somete a cada switch a un proceso muy exigente, tanto que es capaz de asegurar hasta 80 millones de pulsaciones. Además de esto, la marca tiene que probar tanto la rigidez como la durabilidad en dos tipos de modelos que van destinados a mercados totalmente distintos y que al mismo tiempo tienen que asegurar el mismo tacto y sonido.

Perfil ultrabajo y perfil tradicional

Razer meca-membrana 2

Como es un tipo de switch híbrido, sus puntos de actuación y reset son algo distintos a los tradicionales. Razer garantiza un valor de casi 1 mm con 65 newton en su punto de actuación, mientras que el punto de reset se establece en 0,6 mm y una fuerza de 36 newton.

Como vemos, son valores totalmente atípicos, pero que garantizan velocidad y no demasiada presión para no cansar nuestros dedos. Además, estos swichs no impiden que la marca pueda optar por el RGB clásico, así que tendremos todo lo necesario para conseguir un gran teclado híbrido con lo mejor de los dos mundos sin tener que renunciar a nada.

La sensación que tendremos al trabajar o jugar con este tipo de switch es algo extraña al principio, sobre todo si partimos de un buen mecánico con interruptores realmente rápidos, pero rápidamente nos acostumbraremos, donde su menor sonoridad es algo parecido a usar switch MX con bumps. 

Un sonido de clicking tradicional, pero apagado, muy suave y con la sensación de estar tocando algo bien acolchado en su punto final, donde curiosamente es perfecto para no molestar en sesiones gaming de noche y poder jugar decenas de horas sin parar. Sin duda estos switchs meca-membrana son los ideales para los que no son partidarios de los mecánicos, siendo por ende una opción intermedia muy aconsejable.