Probamos GeForce NOW, ¿merece la pena jugar en la nube?

Probamos GeForce NOW, ¿merece la pena jugar en la nube?

Rodrigo Alonso

Hace ya meses que NVIDIA lanzó al gran público GeForce NOW, su servicio de juegos en la nube que nos permitirá jugar a un buen número de títulos sin necesidad de tener un PC gaming, aprovechando sus servidores y el gran ancho de banda de las conexiones a Internet existentes. Hemos probado GeForce NOW, y a continuación vamos a contaros cómo ha sido nuestra experiencia y qué conclusiones sacamos de todo ello.

Este servicio nos promete poder jugar hasta a resolución 1080p y 60 FPS a todo tipo de juegos. La principal diferencia entre GeForce NOW y otros sistemas de juegos en la nube es que los juegos son nuestros, es decir, si queremos por ejemplo jugar al Portal 2 debemos tenerlo comprado en Steam y, de hecho, como veremos más adelante el software de NVIDIA nos exigirá iniciar sesión en Steam para poder acceder al juego.

Instalación y preparación de GeForce NOW

Acceder al servicio es tan sencillo como entrar en la web de NVIDIA, seleccionar el plan con el que queremos suscribirnos (en el momento de escribir estas líneas solo está disponible el gratuito) e iniciar sesión con nuestra cuenta de NVIDIA. Si no tienes una cuenta, deberás lógicamente registrarte.

Modos de suscripción en GeForce NOW

Una vez seleccionado el «plan de suscripción» se descargará un instalador, que tras ejecutarlo se instalará automáticamente sin interactuar con nosotros ni permitirnos escoger dónde queremos que se instale. Empezamos mal.

Una vez instalado ya se abre la aplicación, en la que tendremos que iniciar sesión de nuevo con la cuenta de NVIDIA que tengamos.

Portada GeForce NOW

Aquí podremos añadir los juegos que tengamos, y la mayoría tendremos que buscarlos en la barra de búsqueda superior. Navegar por este panel se hace un poco incómodo porque NVIDIA nos está sugiriendo un montón de juegos gratuitos abajo, arriba tenemos publicidad de la marca y la biblioteca de juegos queda en medio, pero solo muestra unos pocos y tenemos que ir desplazándonos a izquierda y derecha.

NVIDIA, toma nota: un panel en el que SOLO veas tu biblioteca de juegos, y si acaso con un panel que te permita añadir más. Eso es lo que queremos los gamers. Ni publicidad ni sugerencias, es innecesario. Gracias.

Aquí podemos acceder a los ajustes de la aplicación también, aunque no podemos tocar mucho más allá de seleccionar manualmente la calidad, siendo el máximo 1080p a 60 FPS o 720p a 120 FPS en el modo «de competición».

Experiencia de uso

Tras agregar juegos a la biblioteca, procedemos a ejecutar alguno para probar qué tal. Elegimos Left 4 Dead 2, un título de la plataforma Steam que tiene unos requisitos de hardware bastante bajos (para jugar a Full HD y 60 FPS no requiere mas que un procesador de doble núcleo, 4 GB de RAM y una gráfica compatible con Shader Model 3.0 y DirectX 9; con una GTX 460 es más que de sobra), y lo primero con lo que nos topamos es con una barra de progreso que testea nuestra conectividad y que tarda en torno a un minuto en terminar.

Hay que decir que en la prueba se utilizó una conexión de fibra óptica simétrica 600/600 Mbps, así que el ancho de banda no debería de ser un problema en ningún caso.

Cuando esto termina, sale otra pantalla más que nos indica que estamos en cola, y que si queremos no tener que esperar colas debemos actualizar a la suscripción de pago (cosa que en este momento no es posible).

Este punto, con solo 120 personas en cola por delante de nosotros cuando le dimos a jugar, llevó otros 17 minutos más de espera. Finalmente, el equipo accede al entorno de GeForce NOW que se pone en pantalla completa y que a todas luces da la impresión de que estamos en una máquina virtual. Lo primero que se nos pide es iniciar sesión en Steam.

Tras iniciar sesión aparece nuestra biblioteca de juegos de Steam, y aunque aparece en el menú que podemos jugar (el juego está instalado en el PC local), requiere que lo instalemos nuevamente. La sospecha de que estamos en una máquina virtual se ve confirmada cuando vemos el espacio disponible en la unidad para instalar (que por cierto, no permite cambiar), pues no coincide con la del PC local.

Cabe mencionar el hecho de que mientras el juego se descargaba e instalaba, la aplicación se cerró con un mensaje que decía que nos había desconectado por inactividad (¿en serio, NVIDIA?), así que tuvimos que volver a pasar el mismo proceso de cola anterior para volver a entrar y volver a intentar instalar el juego. El proceso de instalación duró otros 21 minutos más, y eso que el juego ocupa bastante poco espacio.

En total, aproximadamente nos tomó en torno a 40 minutos poder iniciar el primer juego, y eso sin contar el tiempo perdido por el error de inactividad que inexplicablemente sufrimos.

Experiencia de juego

El juego estaba configurado de inicio a 720p, así que tuvimos que modificar la configuración para poder hacerlo a 1080p y, de hecho, aunque el monitor utilizado para la prueba admitía mayor resolución (3440 x 1440), la resolución de 1920 x 1080 era la máxima que permitía configurar.

Decidimos probar con una partida solo en lugar de multijugador para que no influya la conexión a Internet y, aun así, nos sorprendió ver que GeForce NOW estaba consumiendo hasta un 10% del procesador (un Core i7-8700K) y también bastante GPU, con picos de hasta el 35% de consumo de GPU (con una Radeon RX 5700), además de en torno a 30 Mbps de ancho de banda de red.

En cuanto a la experiencia de juego, no os vamos a engañar… por calidad estaba bien, teniendo en cuenta que Left 4 Dead 2 no es un juego que precisamente tenga unos gráficos impresionantes, pero por jugabilidad fue horroroso. Cada movimiento, incluso tratar de apuntar con el ratón, tenía un retardo de casi medio segundo, lo que provocaba que el juego fuera prácticamente injugable y, de hecho, hasta mareante.

Decidimos hacer la prueba con otro juego más, en este caso Black Desert Online que es un título que realmente sí que destaca por los gráficos, y en ese caso nos topamos que tras hacer cola e instalarlo, daba un error diciendo que el juego no puede ejecutarse en máquinas virtuales (confirmando de nuevo que esta plataforma no es mas que una máquina virtual, y muy probablemente por experiencia propia tiene toda la pinta de que es una granja CITRIX).

Tras este nuevo fiasco, decidimos probar con otro título más, en este caso Assassin’s Creed Odyssey, solo para toparnos de nuevo con tiempos de espera inasumbles y con un rendimiento que produce que el juego sea injugable, ya no por FPS sino por input lag, ya que las acciones que hacemos en el ratón, teclado o mando tardan casi medio segundo en verse reflejadas en el juego, dando una sensación de lentitud y mareo que te obligan incluso a apartar la vista de la pantalla.

Jugar con GeForce NOW, ¿merece la pena?

No, al menos con en las condiciones en las que se encuentra la plataforma. Los tiempos de espera son muy frustrantes, así como el rendimiento en cualquier tipo de juego de la aplicación, con un input lag inadmisible.

Y es que según hemos podido comprobar por nosotros mismos esta plataforma no es mas que una granja de máquinas virtuales en los servidores de NVIDIA, y sea por falta de recursos o una mala conectividad (algo que con una fibra 600/600 en nuestro lado no creemos que sea culpa nuestra) hace que la experiencia de juego no es que no sea buena, es que es realmente muy mala.

Además hemos de resaltar otro hecho más, y es que no es una plataforma que te permita jugar en cualquier parte. Si con un Core i7-8700K y una Radeon RX 5600 estuvo consumiendo en torno a un 10% de CPU y un 20% de GPU (con picos de hasta el 35%), es probable que con una gráfica integrada sufras en términos de rendimiento por culpa de ello.