Análisis: Corsair K68 RGB

Ver noticia 'Análisis: Corsair K68 RGB'

Hace menos de una semana que Corsair lanzó por fin al mercado su nuevo teclado mecánico Corsair K68 RGB, un dispositivo que cuenta por primera vez en la marca con protección IP32 contra la entrada de polvo y líquidos. Se trata de un teclado equipado como siempre con interruptores mecánicos Cherry MX Red 100% originales y que incorpora iluminación RGB individual por tecla configurable mediante el software CUE. En nuestro análisis os vamos a enseñar de primera mano este nuevo teclado de la marca y, por supuesto, a contaros qué tal funciona.

Es bastante habitual que los usuarios de PC tendamos a picar algo, o como mínimo a beber estando en frente del ordenador, por lo que es muy pero que muy habitual que restos de comida o incluso de bebida terminen manchando nuestro teclado. Claro, que al teclado le caigan unas migas o unas gotas de agua no suele suponer mucho problema, pero cuando suceden accidentes como vasos de bebida derramados encima del dispositivo suelen significar la muerte prematura de éste.

El Corsair K68 RGB es el primero de la marca con protección IP32

Por este motivo, y pensando precisamente en los posibles -y habituales- accidentes con líquidos y comida que pueden suceder con el teclado, Corsair ha creado este nuevo K68 RGB con protección IP32, que garantiza que ninguna partícula de tamaño superior a 2,5 mm podrá entrar en el interior, y que -según la especificación IP- tampoco se estropeará si se pulveriza líquido encima con un ángulo inferior a 15 grados.

Esto lógicamente no significa que podamos lavar el teclado bajo el grifo, en cuyo caso posiblemente sí que termine estropeándose, pero si se nos derrama un vaso de bebida y lo limpiamos rápidamente no deberíamos de tener ningún problema para volver a utilizarlo de manera normal y sin que sufra ningún contratiempo.

Por lo demás, solo queda destacar que como es habitual el fabricante ha utilizado interruptores mecánicos 100% originales Cherry MX Red -de pulsación lineal-, con iluminación RGB individual por tecla que, como siempre, será configurable utilizando el software Corsair Utility Engine, si bien es cierto que en el caso de este K68 RGB también cuenta con una serie de perfiles de iluminación pre configurados que podremos activar con combinaciones de teclas, sin necesidad de software. Incluye como siempre un reposa muñecas a medida y controles multimedia dedicados para facilitarnos este tipo de tareas.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Es curioso que este K68 RGB es de los pocos teclados de la marca que únicamente se ofrecen con un tipo de mecanismo, en este caso Cherry MX Red. Esto es así -entiendo- por la protección que le han introducido a los mecanismos, pues es probable que sea un tanto costoso y que no salga a cuenta hacerlo con otros tipos de interruptores (esta es una suposición meramente mía porque, como digo, me extraña que solo lo ofrezcan con MX Red en este caos).

Por lo demás, estamos ante un teclado mecánico bastante estándar, con iluminación RGB individual por tecla y, como siempre, la posibilidad de configurarlo absolutamente todo -incluyendo asignaciones, perfiles de color y demás- a través del software. Una diferencia es que, como comentábamos antes, en este caso Corsair también ha incorporado una serie de perfiles de iluminación pre configurados en el teclado a los que podremos acceder utilizando combinaciones de teclas con la tecla Fn, perfiles que podremos utilizar sin necesidad de software y siendo con ello ideal si somos de los que nos llevamos nuestros periféricos Gaming de un sitio a otro.

También podremos configurar, igualmente usando la tecla de función Fn, diferentes modos de iluminación tal y como se indica en la siguiente tabla.

Finalmente, a destacar que como buen teclado Gaming que se precie cuenta con funcionalidad anti ghosting completa (Full N-Key Rollover), de manera que no importa cuántas teclas queramos pulsar de manera simultánea que el teclado registrará todas y cada una de ellas.

ANÁLISIS EXTERNO

Como es habitual en el fabricante, el nuevo K68 RGb viene embalado en una caja de cartón duro con fondo negro en cuya cara frontal podemos ver una imagen del teclado, con sus características principales resumidas en forma de icono.

En la parte posterior encontramos un croquis del teclado, dejando para los laterales las características técnicas, contenido del paquete y demás. También se nos indica con una pegatina que el teclado tiene disposición QWERTY en español.

Abrimos la caja y nos encontramos con el teclado enclaustrado en la caja de cartón y protegido por una bolsa de plástico transparente.

Como siempre, Corsair incluye un folleto de inicio rápido e información sobre la garantía junto con el dispositivo.

Así mismo, se incluye el característico reposa muñecas de tacto suave y pies de goma que Corsair utiliza en prácticamente la totalidad de su catálogo de teclados Gaming.

Finalmente, aquí tenéis el nuevo Corsair K68 RGB. Desde ya se puede ver que en este caso el cable no cuenta con mallado de hilo de nailon, y esto es así porque, recordemos, es un teclado que está preparado para resistir vertidos de líquidos, y un cable mallado se empaparía y es contraproducente. Todo tiene sus pros y sus contras. La tipografía de las teclas es la habitual en éste fabricante, que solo hemos visto variada en la familia STRAFE hasta ahora, con el habitual fondo blanco que resaltará la iluminación de las teclas.

Aquí tenéis uno de los interruptores Cherry MX Red instalados en este K68 RGB.

Y aquí se puede ver el “truco” mediante el que Corsair ha logrado que éste teclado sea resistente a líquidos: ha cubierto el mecanismo con una cubierta de goma translúcida, de manera que como la caperuza de cada tecla hará de paraguas, el líquido difícilmente podrá colarse en el mecanismo y estropearlo. Está muy bien pensado, la verdad.

Por cierto que en este caso y como teclado de disposición normal, Corsair incorpora las teclas multimedia dedicadas en la zona derecha, encima del pad numérico, para mayor comodidad del usuario. También tenemos la pareja de botones habituales para controlar la intensidad de la iluminación y para desactivar la tecla Windows.

Y cómo no, el logo de la marca adorna la zona central.

El Corsair K68 RGB es igual de pesado que el resto de dispositivos de la gama, denotando una gran calidad de construcción que dota al dispositivo de una gran robustez. Las teclas se levantan por encima de la base, no están metidas dentro de ésta, lo cual facilita bastante las labores de limpieza.

El cable sale de la zona central, con una inserción de goma para evitar que sufra daños el cable al moverse.

Termina en este caso en un solitario conector USB 2.0, dado que el K68 RGB carece de USB Passthrough y por lo tanto no necesita un segundo conector.

Vamos a la zona trasera, como siempre de gran sencillez en la que solo vemos la etiqueta identificativa en la parte central, y por supuesto las patas de goma anti deslizante. Hay que señalar que Corsair no ha instalado inserciones de goma en las patas elevadoras, algo raro y que no llego a entender máxime cuando sí que las utiliza en casi todos los demás teclados de su catálogo, y que me hace pensar que el fabricante ha querido ahorrar un poco en la fabricación del K68 RGB.

Aquí podéis ver, por cierto, el teclado con el reposa muñecas puesto.

Y aquí el teclado con su iluminación RGB.

Así se ve el interruptor iluminado. Fijaos que, aunque el LED que dota a cada tecla de color está en la zona superior, la goma translúcida que Corsair ha instalado para proteger los interruptores de líquidos hace las veces de reflectante, expandiendo la iluminación. La verdad es que queda bastante bien y muy homogénea.

Testeo

El software

Ya conocemos de sobra a estas alturas el software de Corsair, CUE (Corsair Utility Engine), así que vamos a ver lo relativo al periférico que estamos analizando en el día de hoy. Tras asegurarnos de que contamos con la última versión del software, lo primero que vemos es que se nos ofrece actualizar el firmware del teclado, algo altamente recomendable y que por consiguiente ejecutamos.

En la página principal como siempre se nos muestran todos los periféricos de la marca conectados al equipo.

Pero vamos con la personalización del teclado. Resulta curioso que automáticamente ha cogido la configuración que yo ya tenía hecha para mi K65 RGB Rapidfire, incluyendo iluminación. Desde el menú acciones, podremos asignar cualquier acción, incluyendo macros, a cualquier tecla. Ya sabéis que todas y cada una de las teclas del teclado son configurables.

Aquí tenemos la configuración de iluminación. En este caso, lo que tengo configurado es que todas las teclas estén en color blanco excepto la zona WASD, en amarillo. Otra configuración hace que cada vez que se pulse una tecla, ésta cambie a color rojo mientras esté pulsada. Para terminar, tengo configurado que si pulso el botón Mute, éste se quede de color rojo para indicarme que tengo el sonido silenciado, y si lo pulso de nuevo volverá a su color normal. Lo mismo con las teclas multimedia dedicadas.

Finalmente tenemos la pestaña rendimiento, en la que básicamente podremos configurar qué queremos que se active o desactive cuando pulsamos la tecla juego (bloqueo de tecla Windows), así como los colores de estas dos teclas multimedia.

Y ya para acabar, en las opciones avanzadas podremos configurar la frecuencia de muestreo, intensidad de la iluminación y disposición de idioma.

El Corsair K68 RGB en uso

Como indicamos al principio, el Corsair K68 RGB cuenta con interruptores mecánicos Cherry MX Red originales, seguramente los más extendidos que hay. Su pulsación es lineal y sin respuesta táctil, por lo que se hacen muy cómodos especialmente a la hora de jugar -ya sabéis que hay tantos mecanismos como gustos, eso ya depende de cada quién; yo por ejemplo, estoy acostumbrado a los MX Speed y son los que prefiero- pero también a la hora de escribir. Ya llevo muchos años utilizando teclados mecánicos, así que en mi caso no he tenido nada de periodo de adaptación.

Hay que destacar una cosa concreta de este K68 RGB, y es que el haber instalado esas cubiertas de goma translúcida para proteger los interruptores de entrada de líquidos tiene un doble efecto, y es que las pulsaciones se realizan de manera un poco más silenciosa -al menos a mí me lo parece- que los MX Red normales, y a su vez hay que ejercer algo más de presión sobre las teclas, prácticamente como si estuviéramos ante unos Cherry MX Black en lugar de Red. A mí, personalmente, me gusta, pero aquí lo dejo indicado para que luego no haya sorpresas.

En general el K68 RGB se comporta a las mil maravillas estemos haciendo lo que estemos haciendo, ya sea jugar o redactar textos. Es, como no podía ser de otra manera, un teclado Gaming con todas las de la ley, y con la habitual calidad de Corsair.

CONCLUSIÓN

El Corsair K68 RGB es un gran teclado Gaming diseñado ya no solo para cubrir con las demandantes necesidades de cualquier Gamer, sino también para sobrevivir a los usuarios “patosos” pues gracias a la inclusión de una cubierta de goma en cada mecanismo individual se protegen los interruptores de cualquier entrada de líquidos, aumentando todavía más si cabe la longevidad del dispositivo incluso ante posibles accidentes.

Como siempre, estamos ante un teclado construido con una gran calidad y con los mejores materiales -entre ellos interruptores Cherry originales-, con una estupenda iluminación y una capacidad de configuración prácticamente ilimitada. El Corsair K68 RGB tiene un precio de venta recomendado de 139,90 euros, en la línea del resto de teclados mecánicos “parecidos” del mercado pero con el aliciente de su protección IP32.

PROS:

  • Excelente rendimiento en cualquier tipo de uso.
  • Muy buena calidad de construcción.
  • Resistente a salpicaduras y derrames accidentales.
  • Altísima capacidad de configuración.
  • Incluye reposa muñecas de fábrica.

CONTRAS:

  • Las patas elevadoras no tienen inserciones de goma.

Por todo ello, este Corsair K68 RGB se merece nuestro galardón de Oro y nuestra recomendación tanto por su rendimiento como por su diseño.

Revisado por Rodrigo Alonso el 05 febrero 2018

Los comentarios están cerrados.