Corsair HD 140 RGB, Commander Pro y Lighting Node Pro

Ver noticia 'Corsair HD 140 RGB, Commander Pro y Lighting Node Pro'

En los tiempos que corren, casi todos los fabricantes ya tienen su propio elenco de productos con iluminación RGB, pero como siempre hemos comentado al final podemos llegar a convertir nuestro equipo en un popurrí de colores sin ton ni son si no utilizamos alguna solución para mantener cierta homogeneidad. En el día de hoy os vamos a presentar un análisis muy particular, pues vamos a ver tanto los nuevos ventiladores Corsair HD 140 RGB como sus soluciones Commander Pro y Lighting Node Pro de iluminación.

Los Corsair HD 140 RGB son el último lanzamiento de la marca en materia de refrigeración. Corsair ha utilizado toda su experiencia para crear un producto de alta presión estática, ideal para radiadores de refrigeración líquida, y a la vez con una estética que no deja a nadie indiferente pues han incorporado 12 LEDs RGB individuales y un cuerpo de las aspas de color blanco translúcido que crea un efecto visual que parece que son las propias aspas las que se iluminan, todo con el rendimiento y la baja sonoridad propias de éste tipo de producto de la marca.

Por su parte, el Commander Pro es un controlador ideado para englobar todos los productos compatibles con Corsair Link, de manera que podamos centralizar el control de todos nuestros productos de la marca incluyendo, por ejemplo, fuentes de alimentación, disipadores de refrigeración líquida, ventiladores e incluso iluminación. No obstante, para esto último también vamos a ver el Lightning Node Pro, un sistema de iluminación que consiste en tres tiras LED magnéticas RGB que vienen con su controladora incorporada, y cuya función es dotar de iluminación personalizada a la caja del PC de manera global.

Éste va a ser un análisis un poco complicado de organizar, puesto que vamos a ver en total tres productos diferentes pero con un mismo fin. Así pues lo vamos a organizar por partes, viendo primero los productos individualmente y luego el resultado final.

Corsair HD 140 RGB

Vamos a comenzar con los ventiladores, que son bastante protagonistas en éste análisis, y comenzamos viendo sus características técnicas sacadas de la página web del fabricante.

Estamos ante unos ventiladores de 140 mm en éste caso (aunque también los hay de 120 mm) diseñados para generar una alta presión estática, por lo que son ideales para instalar en radiadores de refrigeración líquida. Son capaces de mover hasta 74 CFM de flujo de aire emitiendo tan solo 28,6 dBA de ruido máximo, girando a una velocidad de entre 600 y 1300 RPM controlada por PWM. Como os comentábamos antes, sus palas son blancas translúcidas para crear un efecto más impresionante con la iluminación RGB, creada con 12 LEDs individuales.

En éste caso, como podéis ver, Corsair nos ha mandado las dos variantes que podemos encontrar en tiendas: por un lado tenemos un ventilador en solitario, y por otra un kit de dos unidades que vienen con el controlador incorporado, necesario para controlar la iluminación en el caso de que no tengamos un Commander Pro o un Lighting Node Pro.

Como es habitual, en el embalaje exterior encontramos imágenes del producto así como información del mismo, incluyendo las características técnicas. Tal y como explicábamos antes, la diferencia entre ambos paquetes es que el que viene con el kit de dos ventiladores también incluye un controlador.

Como accesorios, en ambos casos encontramos el habitual panfleto sobre garantía y cuatro tornillos para instalar en caja.

Y en la caja del kit, también hay un manual de instrucciones.

Continuando con los accesorios del kit, encontramos un cable adaptador, por si queremos conectar las funciones del controlador directamente a la placa base para que, por ejemplo, el botón reset de ésta actúe como interruptor para cambiar de color a los ventiladores.

Aquí tenéis el controlador, que como podéis apreciar se alimenta con un conector SATA de la fuente de alimentación, necesario para su funcionamiento.

El controlador tiene seis canales RGB (ojo, porque como veremos a continuación, cada ventilador tiene dos conectores, el PWM habitual y el RGB). En la base hay un adhesivo para poder colocarlo pegado donde queramos.

De igual manera, se incluye un controlador opcional que se conecta al propio controlador que hemos visto ahora y que cuenta con tres botones: velocidad (speed), color y modo (mode). Éste es opcional si utilizamos un Lighting Node Pro.

Vamos ahora sí a ver los ventiladores. Tienen un marco transparente en los bordes para fomentar la intensidad de la iluminación, y sus aspas son blancas translúcidas para acrecentar esto todavía más y dar la impresión de que se iluminan las propias aspas.

Cuenta, como siempre, con inserciones de goma para absorber vibraciones y reducir el ruido. Recordemos que son ventiladores diseñados para radiador pero que también se pueden usar para caja.

Fijaos en el detalle del borde de los marcos.

Y sin embargo, tienen una cubierta negra en todo su perímetro, escondiendo el cableado interno para la iluminación con la que cuentan.

Finalmente, como decíamos cada ventilador tiene dos cables, uno con el conector PWM de 4 pins habitual y otro RGB que deberemos conectar o bien al controlador incluido, o bien a un Commander Pro o Lighting Node Pro, obien a un cabezal RGB de una placa base compatible.

Y para terminar con los ventiladores, vamos a ir abriendo boca enseñándoos los colores que presentan utilizando el controlador incluido, que son siete. Si queremos la facultad RGB deberemos conectarlos a un Lighting Node Pro.

Corsair Commander Pro

Vamos con el Commander Pro. Éstas son sus características técnicas tal cual están publicadas en la web del fabricante.

El dispositivo viene en una caja alargada en cuyo frontal podemos ver una caja de la marca con ventiladores LED, dándonos a entender que podremos controlar tanto la velocidad de funcionamiento como la iluminación de éstos. Al pie, el propio dispositivo.

En la parte trasera, nos indica las facultades del aparato, que son básicamente servir de centro de control tanto para ventiladores como para sistemas de iluminación RGB, sensores propios de temperatura con sondas térmicas y, lo que a mí me parece bastante más interesante si cabe, como centro de control para dispositivos Corsair Link. Y digo esto porque sin un Commander Pro, en cuanto tengas dos dispositivos con Link te quedas sin cabezales USB 2.0 en la placa base, y es un gran inconveniente.

En los laterales, únicamente el nombre del aparato sobre fondo amarillo.

En el interior nos topamos con el Commander Pro protegido por una funda de plástico transparente, si bien es cierto que debajo encontramos toda la documentación y cableado adicional.

Como siempre, tenemos la pertinente información sobre la garantía y manual de instrucciones entre los accesorios.

Y en cuanto al cableado, encontramos conectores PWM para ventiladores, las sondas térmicas de rigor, un alargador para conector RGB, y un par de pads adhesivos de doble cara para pegar el Commander Pro a cualquier parte de nuestra caja.

Aquí tenéis el dispositivo, del que salen más cables. En éste caso, otro conector SATA de alimentación y un cabezal USB que deberemos conectar (por fuerza) a la placa base.

Vamos a verlo por partes. En uno de los lados tenemos los conectores para cuatro sondas de temperatura y dos más marcados simplemente como “USB” que servirán para conectar dispositivos compatibles con Link. Ciertamente echo de menos un par más, porque luego se echan en falta.

En el lado opuesto lo que tenemos son seis conectores de 4 pines para ventiladores y dos conectores LED RGB.

Finalmente, el cableado: conector SATA y USB.

Corsair Lighting Node Pro

El último integrante de éste análisis es el Lighting Node Pro, del que podéis ver las características técnicas tal cual las publica el fabricante a continuación.

En el embalaje, como es habitual, volvemos a ver imágenes del producto, destacando en éste caso las tiras LED RGB incluidas en el “pack”. Por detrás tenemos las características fundamentales de éstas tiras y su controladora, y en este caso también tenemos una etiqueta en la zona inferior.

En el interior lo primero que vemos es el pequeño controlador del Lighting Node Pro, con el resto de los accesorios escondidos bajo una tapa de cartón de color negro con el logo del fabricante.

Vamos con los accesorios. Como siempre, tenemos el pertinente manual de instrucciones y la información sobre la garantía.

Tenemos un conector micro USB a cabezal USB para la placa o Link, cables extensores RGB y un adaptador para conectar el controlador de los HD 140 RGB directamente al Lighting Node Pro.

También se incluyen cuatro tiras LED de unos 40 centímetros de largo cada una, que son magnéticas para anclarse a cualquier caja pero, por si acaso, también tienen adhesivo.

Las tiras tienen cada una de ellas 10 LEDs RGB en su extensión, y cuentan con un conector a cada lado para poder instalarlas en serie. En breve las podréis ver en acción.

Aquí está el Lighting Node Pro, con un tamaño bastante pequeño y que, aun así, necesita otro conector SATA más para funcionar. Tiene dos puertos LED RGB, pudiendo controlar hasta seis dispositivos por cada uno de estos dos canales. Cuenta también con un par de adhesivos de doble cara por si queremos dejarlo pegado a la caja.

Bueno, pues con esto ya hemos visto todo lo que tenemos que instalar en nuestro equipo de pruebas, que no es poco. Como podéis ver, tenemos en total cinco cosas que instalar (3 ventiladores, el Commander Pro y el Lighting Pro, incluyendo sus cuatro tiras LED), con un montón de cableado. A destacar el hecho de que instalar todo esto va a necesitar de 3 conectores SATA de la fuente de alimentación, y un cabezal USB 2.0 de la placa base como mínimo (no obstante en nuestro caso como también tenemos una fuente RM1000i y un disipador H115i, terminamos quedándonos sin conectores USB 2.0 internos, inhabilitando los de la placa. Por eso comenté antes que echo en falta que el Commander Pro tenga más puertos de éstos).

Instalación

La instalación, no os voy a engañar, es complicada. Pero solo es complicada por el hecho de que tenemos muchísimo cableado, pues recordemos que cada uno de los tres ventiladores tiene dos cables, y luego tenemos que instalar su controladora, el Commander Pro, el Lighting Node Pro y las cuatro tiras LED, cada cosa con sus cables y sus conectores SATA. Un poco caótico que requiere mucho tiempo y dedicación eso sí, pero que en realidad no tiene complicación más allá que esconder los cables.

Vamos a comenzar enumerando el hardware utilizado, al menos lo que nos afecta, aunque en realidad ya lo conocéis:

Comenzamos con la instalación retirando los ventiladores que vienen de serie en el H115i que analizamos el otro día para aprovechar la facultad de que los HD 140 RGB que analizamos están diseñados para radiadores, e instalando éstos en su lugar.

De igual manera, el ventilador que vino suelto lo instalamos en la parte trasera de la caja.

Ya tenemos los tres ventiladores instalados, dos en el radiador (que está en el techo) y uno en la parte trasera de la 750D.

Los conectores RGB de los ventiladores los conectamos a la controladora que viene con éstos, y ésta la montamos por detrás de la placa base.

Los conectores PWM de los ventiladores, por su parte, los vamos a conectar al Commander Pro para poder controlarlos con el software. Así pues, le vamos haciendo hueco en el suelo de la caja y los conectamos.

Ya lo tenemos montado todo, y solo queda instalar el Lighting Node Pro y las tiras LED, que colocamos alrededor de la caja. En seguida os mostramos qué tal queda pero os vamos dando un pequeño adelanto.

El software

Ahora mismo, tal y como tenemos conectado el hardware del equipo, esto es todo lo que podemos monitorizar y controlar con Corsair Link: casi todo. Recordad que tanto la fuente de alimentación RM1000i como el disipador H115i están también conectados al Commander Pro. Clic en la imagen para verla en grande.

Ahora mismo el Commander Pro nos permite configurar la velocidad de los ventiladores, aunque también podemos tocar claro los parámetros habituales de fuente de alimentación, disipador y memorias como cuando lo teníamos conectado individualmente a la placa base. No obstante, la parte de iluminación (LED Channel) de éste no tiene nada puesto que la parte de la iluminación depende del Lighting Node Pro.

En la siguiente imagen podéis ver que con el Lighting Node Pro podemos controlar la iluminación tanto de los tres ventiladores HD 140 RGB conectados al canal 1 como de las cuatro tiras LED conectadas al canal 2.

Aquí podemos seleccionar el color que queramos y multitud de efectos preconfigurados.

Uno de los que más me ha gustado, ya que no soy demasiado fan de los cambios de color en la iluminación y, sin embargo, me encanta la iluminación blanca en mi equipo, es el modo temperatura. Aquí podremos configurar hasta qué temperatura tiene un color, pudiendo seleccionar hasta tres, y pudiendo también decirle al software de qué sensor que queramos que dependa. En la imagen, si el Core 2 del procesador está por debajo de 45ºC la iluminación será blanca, poniéndose amarilla cuando esté entre 46 y 64 grados y, finalmente, poniéndose en color rojo si en algún momento sobrepasa los 65ºC.

Por cierto que, como podéis ver a continuación, también podemos controlar la intensidad de la iluminación en cuatro saltos, tanto individualmente en cada una de las tiras o ventiladores como pudiendo configurar uno y copiando su configuración a todos los demás (que es lo ideal).

Ya hemos visto cómo funciona y cómo configurarlo. Y ahora, ¿qué tal queda? Como siempre decimos, si una imagen vale más que mil palabras, un vídeo vale más que mil imágenes, así que a continuación podéis verlo.

Comenzamos simplemente con los ventiladores y sus efectos.

Y, por supuesto, a continuación podéis ver el sistema completo a través de la ventana, con las tiras LED del Lighting Node Pro instaladas una en cada pared.

Si bien es cierto que los medios de que disponemos, al igual que la localización, no son óptimos para poder ver los efectos y colores en todo su esplendor, sí que os podemos decir que en persona se ven de maravilla, y especialmente esa iluminación completamente en color blanco que tanto me gusta a mi.

CONCLUSIÓN

Comenzaré hablando de los ventiladores. Con los Corsair HD 140 RGB el fabricante ha logrado crear un equilibrio prácticamente perfecto entre rendimiento, silencio y estética, pues no solo son bonitos a la vista con sus colores y efectos sino que además nos proporcionan un excelente rendimiento de refrigeración manteniendo un buen nivel de sonororidad. La contrapartida es que, siendo sinceros, es una molestia que tengan un cable RGB dedicado si queremos tener iluminación.

Por otro lado, el Lighting Node Pro. Desde luego es una opción útil y versátil para todos aquellos que quieran añadir iluminación adicional con tiras LED a su equipo, de fácil instalación gracias a los soportes magnéticos pero que también podremos dejar fijos gracias a los adhesivos. Además, y como es habitual en éste fabricante, el nivel de personalización a través del software no tiene parangón alguno.

Finalmente, el Commander Pro. Es un nodo para centralizar todos nuestros dispositivos compatibles con Link y así poder manejarlos y monitorizarlos a través del software. Se agradece la inclusión de control de ventiladores, de iluminación, de temperatura y esos USB adicionales que se echan en falta si tienes muchos productos compatibles con Link como es nuestro caso, pero aun así personalmente me sobran las sondas de temperatura, innecesarias porque hoy en día casi todos los componentes las llevan integradas, y me faltan más conectores internos USB para poder conectar más dispositivos Link.

HD 140 RGB

PROS:

  • Excelente estética, con iluminación y efectos.
  • Bastante silenciosos, con soportes anti vibración incluidos.
  • Excelente rendimiento.
  • Incluye controladora RGB en el kit de dos.

CONTRAS:

  • Dos cables por ventilador, mas el SATA del controlador.
  • Son caros.

Lighting Node Pro

PROS:

  • Excelente calidad de iluminación.
  • Las tiras son magnéticas, aunque llevan adhesivo por si queremos usarlo.
  • El controlador ocupa muy poco espacio.
  • Enorme capacidad de personalización con el software.

CONTRAS:

  • Cables, cables y más cables.

Commander Pro

PROS:

  • Centraliza todos (o casi) los dispositivos compatibles con Link que tengamos.
  • Controlador para hasta 5 ventiladores.
  • Permite conectar dos dispositivos Link directamente al Commander Pro.
  • Control de dos canales de iluminación RGB.
  • Fácil instalación.

CONTRAS:

  • Para mi, sobran las sondas de temperatura y faltan más conectores USB para Link.

Como conclusión global, si lo que buscas es un rendimiento de refrigeración excelente y unos efectos de iluminación que no van a dejar a nadie indiferente en las LAN Party, y no te importa tener que buscarte la vida para arreglar el cableado por detrás, desde luego que tanto los ventiladores HD 140 RGB como el Commander Pro y el Lighting Node Pro son unos accesorios que debes plantearte adquirir.

Precios oficiales:

Revisado por Rodrigo Alonso el 06 octubre 2017