Corsair Carbide Spec Omega

Ver noticia 'Corsair Carbide Spec Omega'

Llega al mercado la caja que viene a sustituir a otra que ya analizamos hace más de año y medio y que ya bautizábamos como “Vanguardista”. Se trataba, en ese momento, de la Corsair Carbide Spec Alpha y ahora Corsair hace un juego de palabras y si antes usaba la primera letra del alfabeto griego, ahora cierra el circulo usando la última pero con pretensiones, a priori, muy similares que las que intentó alcanzar con la Spec Alpha.

ESPECIFICACIONES

A falta de las especificaciones oficiales, os adjuntamos las especificaciones de la “Reviewers Guide” que puede diferir algo con respecto a las que aparezcan cuando la caja sea lanzada oficialmente.

La caja se puede considerar Mid Tower y por tanto tendrá limitaciones de placas ATX, no soportando E-ATX y por supuesto tampoco soportará XL-ATX. La altura máxima del disipador es de 165 mm (a priori suficiente para la mayoría de los disipadores del mercado) y las longitudes de PSU y GPU es de 190 mm y 370 mm respectivamente.

ASPECTO EXTERNO

El embalaje es el típico de las cajas de Corsair. Una caja de cartón neutra, con un dibujo del chasis en una vista de tres cuartos en la parte frontal y en la parte posterior un dibujo de la caja pero despiezada con algunas de sus características en seis idiomas diferentes.

En los laterales, siguiendo la línea habitual de Corsair, tenemos un dibujo del interior de la caja y las especificaciones, de nuevo, en seis idiomas diferentes (tres en cada lateral)

La caja viene muy bien embalada en el interior del embalaje, flanqueada por dos grandes piezas de poliespan que la mantienen fija y además la caja viene envuelta en una bolsa de plástico para evitar posibles arañazos.

ASPECTO EXTERNO

Comenzamos con el análisis de la nueva carbide Spec Omega propiamente dicha y comenzamos con una agradable sorpresa y es que la ventana del lateral principal es de cristal templado y la robustez de la caja, aunque solo sea por ese detalle ya nos empieza a dar señales inequivocas de que estamos ante una caja de una calidad contrastada propia de un fabricante como es Corsair.

Más allá del detalle del cristal, la forma de la caja nos recuerda a su hermana mayor, la Spec Alpha, en esas formas angulosas, agresivas, que rompen con la monotonía, en muchas ocasiones, de las formas cuadradas y estilizadas. Sin duda una apuesta muy arriesgada y que no dejará a nadie indiferente. Yo soy amante de las formas cuadradas y sencillas, si bien es cierto que el fabricante debe, de vez en cuando, arriesgar y buscar la reacción del público. Una reacción que sorprenderá a los defensores y a los detractores de este tipo de formas.

Si vemos el lateral posterior podemos apreciar la tapa habitual para cerrar el chasis. En este caso, no hay nada que destacar más allá de las formas de las que hemos hablado anteriormente. Los materiales son el acero SECC que Corsair utiliza habitualmente y al tacto, la tapa es bastante robusta, no dando la sensación de endeblez de otras tapas de otros fabricantes.

El frontal vuelve a romper con las estéticas habituales y las formas angulosas vuelven a ser protagonista de esta original caja que, no nos cansamos de decir, nos recuerda mucho a su hermana la Corsair Spec Alpha. Es un frontal que rompe con la sencillez de las formas y deja entrever claramente para quien está diseñada y fabricada esta caja. Efectivamente el frontal es casi idéntico a la Spec Alpha, salvo en la sustitución de la parte de rejilla de la antigua por cristal templado que sin duda, dejará ver mejor el interior de la caja desde la parte frontal pero, a priori, debería refrigerar peor que su antecedente. Hasta el propio detalle del logo de Corsair se encuentra justo en el mismo sitio.

 

La disposición de los botones, puertos y Leds es exactamente la misma que en la Spec Alpha con la salvedad de que, ésta última, incorporaba un interruptor para controlar la velocidad de los ventiladores que curiosamente no trae la nueva Carbide Spec Omega; sin duda un punto en contra con esta nueva caja en relación con su hermana mayor. Según lo dicho, justo en la parte derecha del frontal de la caja y de arriba a abajo podemos encontrar el botón de power, dos puertos USB 3.0, el conector para auriculares y para micrófono, el LED de estado del disco duro y el botón de reset.

Y continuamos con la parte trasera de la nueva Carbide Spec Omega de Corsair en el que las similitudes son también bastante grandes. La Fuente de alimentación en la parte inferior y siete ranuras de expansión, número que comparten ambos modelos. En la nueva Carbide Spec Omega renuncian a poner los dos agujeros para poder sacar los tubos de refrigeración líquida un poco atendiendo a las actuales tendencias en las que pocas cajas actuales los llevan. El boom de las refirgeraciones líquidas AIO han dejado un poco de lado las refrigeraciones líquidas personalizadas y cada vez se ve menos la gente que saque radiadores o depósito fuera de la caja con lo que esos dos agujeros perderían sentido.

En otro de los detalles que ha mejorado la Spec Omega es insignificante pero se agradece y es el rail que crea en los cuatro agujeros donde va instalado el ventilador de 120 mm para poder darle cierta holgura y poder moverlo unos centímetros arriba o abajo, detalle que tiene su importancia si pretendemos enfrentar justo el ventilador de un disipador de aire con el propio ventilador trasero que, como sabéis, se encarga de extraer el aire caliente de dentro a fuera o bien si pudiera tener interferencias con un radiador que quisiéramos poner en la parte superior de la caja.

Vamos a conocer más a fondo la parte inferior de la caja y, como no, encontramos nuevamente muchas similitudes con la Spec Alpha, pues las patas son cuatro piezas rectangulares de plástico muy parecidas en cuanto a tamaño y forma. Como no, las formas angulosas están en consonancia con toda la caja y desde el punto de vista funcional nos ofrecen la ventaja de levantar la caja unos centímetros, lo suficiente para poder facilitar la entrada de aire frío desde el exterior refrigerando, sobre todo, la PSU. Pero también dejaría entrar el polvo si no fuera por el filtro que permite que quede retenido en dicho filtro.

Además, como podéis observar en la segunda foto, el filtro es fácilmente extraible.

Las patas, por supuesto, además de su forma, tienen una pieza de goma que permitirá a la caja ganar en estabilidad y por supuesto servirán para amortiguar las posibles vibraciones con el suelo.

 

Además, a la derecha, podemos encontrar un gran tornillo de cabeza redonda que nos dará acceso a quitar la bandeja de discos de 3,5″ que podremos ver más adelante cuando analicemos el interior de la caja.

Desde la parte inferior pasamos directamente a la superior y se repite el mismo patrón en cuanto a formas triangulares. La parte superior, al igual que la parte frontal, están hechas de plástico. Podemos ver además que una parte importante de la pieza que recubre la parte superior de la caja esta mallada con una rejilla para permitir la salida del aire caliente del interior de la caja.

Quitamos los dos tornillos de cabeza redondeada que hay en la parte posterior de la caja y quitamos la tapa de la que hablamos y dejamos al descubierto el chasis de la caja desde su parte superior. Gracias a la anchura de la caja podemos poner dos ventiladores, como en la spec alpha, pero en esta caso de 140 mm, cuando en su predecesora tan solo se podían poner de 120 mm. Además hay un detalle que me ha parecido interesante que os contaré más adelante de una forma más gráfica.

Vamos a desmontar en lo que podamos la caja para conocer con exactitud, entre otras cosas, el número máximo de ventiladores que puede albergar la caja en su frontal. Tan solo es quitar tres pestañas de cada lado y el frontal de plástico sale con absoluta sencillez. Podemos ver que en este caso Corsair solo monta un ventilador de 120 mm en el frontal aunque hay espacio para tres, esto en detrimento de la Spec Alpha que venía de serie con dos ventiladores en el frontal.

 

EL INTERIOR

Por fin accedemos al interior de la caja y lo primero que hacemos es quitar los cuatro tornillos que mantienen sujeto el lateral con cristal templado que trae de serie esta caja. Este sí que es un valor diferenciador con respecto a la ventana de la Spec Alpha que analizamos hace poco menos de dos años en la cual, la ventana del panel lateral era de metacrilato.

La ventana, como hemos dicho, se quita con cuatro tornillos mediante la llave Allen que ya nos ofrece de serie el fabricante aunque es una llave Allen de una métrica muy estándar. En las primeras dos fotos podéis ver el detalle con el que Corsair ha fijado el cristal templado. Una vez quitado el tornillo tenemos una terminación en goma para evitar posibles roturas del cristal que se vería seriamente dañado con el paso del tiempo y de las vibraciones si no fuera por este detalle. En la tercera foto podemos ver un detalle de los tornillos junto con la llave Allen que pone Corsair a nuestra disposición.

Pues bien, ya hemos extraido con suma facilidad y cuidado el panel de cristal y ya tenemos acceso completo al interior de la caja.

La primera impresión que nos llevamos, sin duda alguna, es la de limpieza en el interior de la caja. Prácticamente no encontramos ningún obstáculo más allá de esa bandeja para discos de 3,5″ y que además es muy fácilmente extraible. Sin duda una decisión acertada por parte del fabricante pues los discos de 3.5″ mecánicos ya están prácticamente en desuso si tenemos en cuenta que cualquier disco SSD de 2,5″ ya tiene capacidades impensables hace apenas un par de años. Quitando la jaula de discos de 3,5″ ya tendríamos el interior totalmente limpio con lo que el montaje sería muy sencillo y además podríamos instalar componentes de gran tamaño en su interior. Obviamente tenemos el handicap de que es una Mid Tower y por tanto no especialmente grande para trabajar desde dentro.

Por otro lado ya es habitual en las cajas de Corsair el uso de huecos de todo tipo en la bandeja de la caja para poder facilitar la gestión de cables y no menos importante el cuidado que pone al protegerlas con una goma para no dañar el paso de los cables por dichos huecos. Y por supuesto aunque ya no le damos importancia por ser habitual entre los fabricantes, el hueco para poder acceder al backplate del disipador del socket desde atrás es fundamental para no tener que montar y desmontar la placa cada vez que queramos cambiar el disipador o la pasta térmica del procesador.

Quitamos la jaula de discos de 3,5″, que es muy sencillo, y nos encontramos con la estructura habitual de este tipo de jaulas. En esta en particular tenemos cabida para tres discos de 3,5″ y ya os digo que son más que suficientes a no ser que tengamos intención de montar un servidor de archivos o un NAS casero para los cuales ya existen cajas específicamente preparadas para ello.

La parte inferior de la caja, una vez extraida la jaula, nos da opción a poner fuentes de alimentación de cualquier longitud pues desde un extremo a otro de la caja no vamos a encontrar obstáculo alguno. Como ya sucedía en la Spec alpha, la zona donde se asienta la fuente está ya pertinentemente perforada y con un filtro anti polvo para poder, por un lado, refrigerar la fuente y por otro evitar que entre el polvo.

Vamos a movernos a la izquierda de la caja donde podemos apreciar que Corsair permite instalar hasta 3 ventiladores de 120 mm en la zona frontal. Por cierto, solo incluye unmo cuando en la Spec Alpha incluía dos de serie. Sin os fijamos en el ventilador que incluye de serie se trata del Corsair A1225M12s que es exactamente el mismo modelo que Corsair utilizo en su Spec Alpha. Su carta de presentación es 33 CFM a 1200 RPM que es una eficiencia bastante buena en términos generales.

En la parte trasera Corsair incluye de serie su segundo (y último ventilador) que también es de 120 mm y, aunque el modelo es el mismo, en este caso es en negro y sin leds que le dan colorido a la zona (aunque en la parte trasera no es realmente necesario)

Si nos fijamos en la parte superior de la caja podemos apreciar que Corsair nos da opción a incluir un radiador de 280 mm, mejorando el máximo de 240 mm de su versión anterior, la Spec Alpha. Y aquí ha hecho alguna mejora con respecto a su predecesora pues si bien los tornillos de la parte superior de la placa están muy cerca del “techo de la caja”, Corsair ha dejado una separación en el propio techo de la caja que podría permitir que la propia placa pueda pasar por debajo del radiador y ventiladores del mismo sorteando el obstáculo que éstos generan. Por otro lado, también ha solucionado el problema de los agujeros que no permitían el paso del cable EPS 4+4 que va de la PSU hasta la alimentación de la zona del socket y que, como todos sabemos, alimenta al propio procesador.

 

 

Le damos la vuelta a la caja para poder comprobar de primera mano la facilidad para la gestión del cableado y si bien es cierto que tenemos bastantes orificios para pasar los cables hacia la parte de atrás, también es cierto que esta caja adolece del mismo problema de su predecesora, la poca distancia que hay entre la bandeja de la placa y la propia tapa trasera. En cualquier caso, si nos fijamos en la medición de la foto de abajo, ya ha mejorado en algo a la Spec Alpha en la que dicho espacio no llegaba ni ha un centímetro.

Justo debajo del hueco desde donde podemos ver el backplate del disipador podemos apreciar la estructura para poner tres unidades de 2,5″. La verdad es que uno de los puntos fuertes de Corsair es el de utilizar estructuras y jaulas bien diseñadas para el alojamiento de unidades de disco en el que la facilidad de su instalación es uno de los puntos fuertes de este tipo de chasis.

Los cables son los habituales en estas cajas. Tenemos los un cable  SATA, los cables power, HDD Led, Reset y power Led, el cable HD Audio y el cable para los puertos frontales USB 3.0

 

Finalmente, y antes de entrar en el montaje vamos a conocer los accesorios que, como es habitual, Corsair los incluye dentro de una caja de cartón neutra que mete dentro de una de las bandejas para discos de 3,5″. Los accesorios se limitan a toda la tornillería necesaria parautilizar en la caja y bridas para poder juntar cables en la parte trasera de la caja.

Además, en una bolsa de plástico aparte podemos encontrar la llave allen que nos servía para quitar los cuatro tornillos del panel de cristal templado y la guía de montaje y partes de la caja

EL MONTAJE

El montaje es francamente sencillo y continuando con la comparación de la Spec Alpha, podemos decir que es más sencillo si cabe. Cierto es el que el tamaño de la caja no invita a la comodidad aunque esto no es culpa de Corsair sino más bien de las cajas Mid Tower preparadas para placas ATX. En el momento en el que quitamos la jaula para discos de 3,5″ la caja queda totalmente diáfana, sin el más mínimo obstáculo para poder trabajar sobre ella.

En este caso hemos probado el montaje con la plataforma Ryzen que en su momento nos cedió AMD para nuestro laboratorio y sin querer ahondar mucho, podemos observar como la placa ASUS Crosshair VI Hero que AMD puso a nuestra disposición, entra justa pero gracias a la falta de obstáculos es muy sencilla de instalar.

Aquí hay algunos temas que nos gustaría destacar (por eso incluimos referencias en rojo)

  • Por un lado la placa entra muy justa a pesar de ser ATX, supongo que es debido a la limitación del tamaño de la caja pero hay que tenerlo en cuenta. En la parte inferior podéis apreciar el reborde metálico que separa la zona de la placa de la zona de la PSU y entre la placa y dicho reborde no hay holgura.
  • Uno de los puntos positivos os hemos dicho que es la limpieza de la caja. Claro ejemplo de ello es la gran distancia que hay entre la caja y los orificios que abre Corsair para pasar el cableado por detrás. Esto sin duda facilira mucho el montaje.
  • Pero el punto que más nos ha gustado en el montaje de la caja (lo podemos ver en la parte superior) es el hueco que queda en la parte superior, después de montar un hipotético radiador con sus correspondiente ventiladores, para que pueda pasar por debajo la placa sin necesidad de interferir con dicho radiador.

En lo referente al montaje de la fuente de alimentación es otro punto positivo si tenemos en cuenta que, eliminada la jaula para discos, no hay absolutamente ninguna interferencia desde la parte trasera de la caja hasta la parte frontal por lo que podríamos poner cualquier fuente de alimentación del mercado sin el más mínimo inconveniente.

Os dejamos la misma foto de arriba pero con la medición de la fuente para que podáis comprobar que hemos montado una fuente bastante larga y aún así queda mucho espacio paras fuentes de mayor longitud.

CONCLUSIONES

Mucho hemos podido hablar de las dos cajas de Corsair con apellido Spec. Por un lado la Spec Alpha, que fue analizada en este mismo medio allá por abril de 2016 y ahora su evolución que cierra el alfabeto griego y que no es otra que la Spec Omega. El diseño sigue siendo el mismo, formas angulosas, agresivas y un diseño, en resumen, que a pocos dejará indiferentes. A mi particularmente no me gusta pero es cierto que para mucho es el diseño esperado. Desde el punto de vista de la funcionalidad ya hemos dicho que uno de los puntos fuertes es que, al ser una caja sin obstáculos, es fácil para el montaje y da cabida a cualquier componentes por largo o alto que sea. Sin duda ésta es una de las características de las que pocas Mid Tower pueden presumir.

Pero lo que más nos ha gustado de esta “evolución” es que todos los puntos débiles que le encontramos en su momento a la Spec Alpha han sido solucionados, de mejor o pero manera, pero consiguiendo una caja más funcional y aunque “pequeña” con muy pocos defectos. Es cierto que las cajas para placas ATX encuentran muchas limitaciones en el mercado por eso, por el formato de las placas a las que puede dar cabida pero también es cierto que son cajas que siguen siendo demandadas por aquellos que tienen poco espacio para ubicar su propio sistema y en eso podemos decir que la Spec Omega es una caja muy bien diseñada y con pocos puntos débiles a pesar de que su estética no es la más acertada (aunque esto es puramente subjetivo).

VENTAJAS

  • Muy diáfana, por lo que permite instalar cualquier componente sin miedo a que no quepa.
  • Permite instalar radiadores de 240 mm en la parte superior, en la parte frontal e incluso en la parte inferior.
  • Los materiales que identifican a Corsair son de gran calidad.
  • Un lateral de ventana de gran calidad construido en cristal templado.

INCONVENIENTES

  • El tamaño de la caja impide la instalación de placas E-ATX y XL-ATX
  • Una gestión de cables complicada aunque lastrada por el tamaño de la caja
  • Menos ventiladores de serie que con la antigua Spec Alpha
  • El precio es demasiado alto para una caja ATX

 

 

Revisado por Miguel Ángel Rodríguez el 09 enero 2018

Los comentarios están cerrados.