Análisis: Vertagear PL6000

Ver noticia 'Análisis: Vertagear PL6000'

Si estáis buscando la silla gaming para PC perfecta, ya os habréis dado cuenta de que el mercado actual está bastante copado de infinidad de marcas y modelos, si bien es cierto que muchos de ellos comparten el mismo diseño cambiando materiales, colores y logos. Sin embargo, no son muchas las marcas que se atreven con diseños más propios, y máxime cuando hablamos de sillas gaming para personas grandes, y cuando digo grandes me refiero tanto a usuarios altos como pesados. En el día de hoy os presentamos nuestro análisis de la Vertagear PL6000, la silla para PC que, probablemente, sea la más robusta del mercado.

Y no es poco decir. Fijaos en los modelos que hay en cualquier tienda online: están hechas para usuarios de 1,85m de altura como máximo, y soportan entre 110 y 140 Kg (y esto último solo las de mejor calidad). Con la PL6000, primer modelo de la nueva serie P de sillas gaming de la marca, Vertagear asegura que soportará usuarios de hasta 200 kilogramos de peso y 2,03 metros de altura, pero como veremos a continuación gracias a sus generosas dimensiones podemos decir sin miedo a equivocarnos que incluso usuarios todavía más altos se sentirán cómodos. Desde luego se trata de un modelo ideal para jugadores de baloncesto.

Para poder asegurar que su PL6000 soporta tanto peso, Vertagear ha utilizado como es lógico los mejores materiales para la construcción de la silla, empezando claro está por un armazón de acero reforzado que será lo que nos garantice la estabilidad del producto. Esto se ve aumentado gracias al uso de una espuma interior UPHR, con una alta densidad y que proporciona el punto justo entre comodidad y resistencia, para asegurar que usuarios pesados no se hundirán en la silla y que aun así, resultará cómoda tanto para usuarios pesados como ligeros.

Vertagear PL6000: características técnicas

Todo esto que os hemos contado y mostrado hasta ahora, se puede ver en las características técnicas que os ponemos a continuación.

Como se puede ver, desde luego Vertagear ha puesto un especial énfasis en que la silla sea robusta (pero como os vamos a contar a continuación, la ergonomía es sin duda el enfoque en el que mayor esfuerzo han puesto). Tenemos una estructura de acero, espuma UPHR cubierta por cuero sintético, base de aluminio, ruedas extra grandes (recordad que deben soportar 200 Kg de peso), pistón de gas de clase 4 y unas dimensiones bastante generosas, además de unos reposa brazos 4D que podremos colocar en cualquier posición que queramos.

Con todo esto, la Vertagear PL6000 se postula como una de las sillas de mayor calidad del mercado, diseñada para usuarios grandes, pero como siempre la calidad y la robustez se paga y, en este caso, estamos ante un modelo de silla que ronda los 400 euros. Está claro que quien algo quiere, algo le cuesta pero, ¿merece la pena pagar lo que vale esta silla? Os lo contamos a continuación.

Consultar

Nota: El modelo en color negro y verde está ahora de oferta por 339 euros.

Vertagear PL6000: contenido del paquete y análisis externo

La Vertagear PL6000 viene embalada en una caja de cartón grueso de grandes dimensiones y peso (hay que tener en cuenta que la silla en sí pesa ya 25.6 Kg, así que la caja son casi 30 Kg). En el exterior podemos ver el modelo exacto (en este caso el Black Carbon, si bien también está disponible en color azul, verde, rojo y blanco), las dimensiones y el peso.

En el interior encontraremos todas las piezas de la silla totalmente protegidas de manera individual.

Vamos a verlas una a una. A continuación podemos ver la base, fabricada en aluminio pintado de negro y con cinco soportes como es habitual. Cuenta con perforaciones en las aspas para insertar las ruedas, y he de decir que aunque sea de aluminio es bastante pesada. El agujero del centro, diseñado para insertar a presión el pistón, viene engrasado para facilitar la inserción de éste, así que cuidado de no sujetarlo por ahí para no mancharos. Adicionalmente, un detalle: en cada una de las aspas encontramos el logo de Vertagear.

Aquí tenemos el mecanismo de la base, perfectamente protegido y a su vez identificado con un cartón. Tiene cuatro puntos de sujeción a la base de la silla y tres mecanismos: a la derecha tenemos el de subir y bajar el pistón y una manivela (sí, manivela) para cambiar la dureza del mecanismo basculante. El de la izquierda es para activar y desactivar la basculación.

Dentro de otra caja de cartón encontramos el resto de accesorios: el pistón de clase 4, la tornillería, el manual de instrucciones (que viene en varios idiomas incluyendo un castellano bastante correcto) y las ruedas. Es todo un detalle, y es la primera vez que me topo con esto, que la llave Allen no es una llave en sí, sino que tiene forma de destornillador sobredimensionado para poder hacer fuerza sin destrozarnos la mano en el proceso. Desde luego Vertagear ha cuidado hasta el más mínimo detalle en esta PL6000.

Aquí podéis ver el pistón (recordad quitar la caperuza roja antes de montarlo, o no funcionará).

Y aquí las cinco ruedas, de doble rodadura y con una pieza grande de PVC que será la que soporte el peso.

Antes os decíamos que se trataba de ruedas de grandes dimensiones, en la misma línea que la silla, y aquí podéis ver comparadas una de ellas con la rueda de una Corsair T2 Road Warrior.

Como no podía ser de otra manera, la silla incluye los habituales cojines lumbar y cervical, ambos de cuero sintético de color negro carbón igual que la silla.

Vamos a ver primero el cojín cervical, que viene con una goma cosida sin enganches. Esto es así porque, ya os habréis fijado, la PL6000 carece de las típicas perforaciones en el respaldo para pasar las gomas de los cojines, por lo que no es necesario que el cojín cervical cuente con enganches ya que se pondrá en la zona superior del respaldo por arriba. Nos encontramos un cuero sintético que casi parece real, con acabado de fibra de carbono y el logo de Vertagear cosido en el centro. Por detrás, una cremallera nos permite acceder a la espuma interior, aunque es algo que no es necesario.

En cuanto al cojín lumbar, tiene unas dimensiones más grandes para ajustarse al ancho del asiento, y en este caso sus gomas sí que tienen enganches para poder pasarlos por debajo del respaldo. Una tira de velcro por la parte de detrás también nos permite acceso a la espuma del interior que, como podemos ver en las fotos, tiene unos huecos bastante grandes para que resulte blando. En la cara delantera, lo que tenemos es el anagrama de Vertagear cosido con hilo negro.

Ya solo nos queda ver las dos piezas principales de la silla: el respaldo y el asiento, y empezamos por el primero. El respaldo viene, igual que le resto de componentes, protegido por una bolsa de plástico. Es de grandes dimensiones y pesa bastante, y está cubierto por la misma piel sintética que los cojines, con efecto de fibra de carbono. El anagrama del fabricante adorna con un cosido la parte superior, y tal y como se puede apreciar en las imágenes tiene a los lados unas protuberancias que nos “abrazarán” para darnos un mayor confort. La piel sintética tiene una grandísima calidad, y además está perforada para facilitar la transpiración, especialmente en verano.

Aquí vemos otro de los puntos fuertes de esta silla, y es que Vertagear ha simplificado al máximo el proceso de ensamblaje, como veremos más adelante. En este modelo tan solo tendremos que insertar el respaldo en el asiento y atornillar, sin tener que andar buscándonos la vida para hacer que encaje. Para ello, han dispuesto dos piezas de plástico duro cubiertas por piel sintética perforada.

Por la parte trasera encontramos en este caso el logo de la marca en la zona superior, y otro detalle de diseño inteligente de la marca: el cosido de las piezas de piel sintética hace las veces de adorno decorativo en esta parte superior. Nuevamente, Vertagear justifica el precio de la silla tanto por calidad de materiales como por sus acabados, que son impecables.

Vamos con el asiento, que lo hemos dejado para el final a propósito porque es probablemente lo que más tiene que ver. Está, igual que el respaldo, cubierto con piel sintética de color negro y acabados de fibra de carbono con perforaciones para que transpire, y en este caso también tiene unas protuberancias a los lados para darnos mayor confort. No obstante, en la parte final estas protuberancias terminan, permitiendo así que usuarios con piernas grandes o gruesas puedan “espatarrarse” bien a gusto sin que las protuberancias molesten. En Vertagear han pensado en todo. Por cierto, que hay una etiqueta con el logo de la marca en el asiento, y dado que éste es negro muchas veces me ha dado la sensación, al ir a sentarme, que había una mancha o una miga…

Como se puede ver, los reposa brazos vienen ya montados en el asiento. Éstos son 4D, lo que significa que podremos modificar su posición a voluntad en altura, posición en los dos ejes, e incluso giro. Ya hemos visto este tipo de reposa brazos en otras sillas como las de Corsair, y la verdad es que es un sistema excelente. Luego los veremos en detalle.

Finalmente, aquí tenemos la palanca que nos permitirá inclinar el asiento una vez que éste esté montado. Ya os habréis fijado también en las dos piezas metálicas que sobresalen por detrás, y que son las que utilizaremos para montar el respaldo en ellas.

Para terminar con esta parte del asiento, nos queda ver la zona inferior, donde no hay mucho que destacar: tenemos la estructura metálica que soportará nuestro peso con cuatro tornillos ya puestos, que tendremos que retirar para montar el mecanismo de la base. También las terminaciones de la piel sintética anclada, como de costumbre, con anillas. Me resulta raro no ver las habituales tiras de goma verde que tienen la mayoría de sillas, pero es que como explicamos antes, Vertagear ha optado por otro sistema para dotar a la silla de una gran resistencia.

Cómo montar la silla gaming Vertagear PL6000

Antes comentábamos que Vertagear ha simplificado al máximo el ensamblaje de la PL6000, reduciendo considerablemente el tiempo y el esfuerzo necesarios para ello, y prueba de ello es que, como ya habréis visto antes, tan solo incluye cuatro tornillos (de dimensiones considerables, todo sea dicho). No obstante, el primer paso es, precisamente, retirar los cuatro tornillos de la parte inferior del asiento que nos permitirán anclar el mecanismo de la base, para lo que utilizaremos la herramienta incluida, que facilitar enormemente la tarea.

Una vez retirados los cuatro tornillos, solo tenemos que poner el mecanismo de la base encima de los agujeros y volver a atornillar, fijándonos antes en que la etiqueta FRONT con la flecha apunte hacia la parte frontal del asiento. Hay dos etiquetas -una en la base y otra en la pieza- así que no hay pérdida posible.

 

Ahora nos vamos a la base, en la que simplemente tendremos que encajar las cinco ruedas a presión.

Ahora volvemos al asiento y concretamente al mecanismo de la base, en el que, también a presión, encajaremos el pistón (CUIDADO: recordad retirar la caperuza roja antes de introducirlo). Una vez hecho, pondremos la base con las ruedas a presión en el pistón. En todo este proceso no hacen falta herramientas, va todo a presión.

Ahora, con cuidado (porque pesa bastante) giramos todo lo que ya tenemos montado, pues únicamente resta montar el respaldo. Aquí, aunque no lo dice el fabricante, yo recomiendo sentarse con cuidado en el asiento para asegurarnos de que todas las piezas que van a presión terminan de encajar correctamente.

Ahora viene la parte que, generalmente, es más complicada de montar en todas las sillas: hacer que el respaldo y el asiento coincidan y atornillarlos juntos. Vertagear ha simplificado mucho el proceso, pues tan solo tendremos que colocar el asiento con las dos varillas metálicas de la parte de atrás en paralelo y deslizar el asiento en éstas en los agujeros que os mostramos con anterioridad. Fácil y rápido, no cuesta nada y una sola persona sin ayuda puede hacerlo.

Ahora simplemente deberemos introducir los tornillos incluidos en los accesorios en los agujeros y apretar. Coinciden a la perfección si nos aseguramos de que el respaldo hace tope abajo, así que nuevamente es un proceso que no requiere ningún esfuerzo para realizarlo. Desde luego un 10 como una casa para Vertagear en esto.

Ya tenemos la silla montada y lista.

Solo quedaría poner los cojines, si bien es cierto que son opcionales. Aquí tenéis la silla con éstos puestos.

Eso sí, el primer (y único hasta ahora) inconveniente que me he encontrado es que, al carecer de perforaciones en el respaldo para pasar las gomas de los cojines, el cojín lumbar solo puede “agarrarse” en la parte superior del respaldo (en las protuberancias de los lados no termina de agarrar y se suelta), y terminaría deformando un poco la parte superior. Mirad cómo queda de apretado.

La Vertagear PL6000 puesta a prueba: testeo

Ya conocemos de sobra este tipo de reposa brazos 4D, pues como comentábamos antes son varios los modelos de sillas que los montan similares, al menos en cuanto a las opciones que ofrecen. Lo que sí hemos notado es que, en este caso, los que monta Vertagear en la PL6000 son un poco más duros que los que hemos visto en otros modelos de silla.

Igualmente, permiten subir y bajar de altura, girarse hacia un lado y otro, echarse hacia adelante y hacia atrás, y moverse lateralmente para permitirnos mayor o menor espacio. Básicamente, los podemos poner en la posición que queramos.

De igual manera, el pistón de gas de clase 4 que monta la silla nos permite elevar hasta 8,3 centímetros la altura del asiento, subiendo su posición de los 52.1 centímetros en su punto más bajo a los 60,4 centímetros en la más alta.

Como ya os he comentado en anteriores análisis de sillas para PC, yo soy un usuario de 1,81 metros de altura y 90 Kg de peso, así que quedo bastante lejos todavía de los máximos admitidos en esta silla. No obstante, el fabricante la recomienda para usuarios de entre 1,75 y 2,03 metros de altura, así que estoy dentro de los rangos nominales. En cualquier caso, con mi estatura no soy precisamente un usuario pequeño, y sin embargo he de decir que con el pistó subido al máximo me cuelgan las piernas si estoy sentado echado para atrás.

Si una imagen vale más que mil palabras, un vídeo debería valer más que mil imágenes, así que os dejamos un vídeo que hemos grabado en el que podéis ver esto que os contamos de la altura y mucho más, como la reclinación máxima (que quedas casi tumbado), la basculación, posiciones de los reposa brazos, y una vista más de cerca de los cojines.

La Vertagear PL6000 es una silla que resulta cómoda desde el primer momento, si bien es cierto que al principio resulta un poquito dura por la rigidez y densidad de la espuma. En cualquier caso, he probado la silla estando sentado horas y horas en ella y no he notado incomodidad ni cansancio en ningún momento, por lo que el resultado es sin duda excelente cuando hablamos de la ergonomía de ésta.

Lo mismo viene para la calidad, robustez y durabilidad. A decir verdad el cuero sintético que utiliza esta silla da la impresión de ser cuero de verdad en algunos casos como el cojín cervical, pero en cualquier caso se nota que es de primerísima calidad, y máxime porque está perforado, algo que es de agradecer en una silla de piel. Es robusta como ella sola (y muy pesada), y me puedo echar completamente para atrás sin miedo porque la silla ni se inmuta -ya puede si de verdad soporta 200 Kg de peso). A este respecto he de destacar que he probado a estar sentado con mi mujer (entre los dos unos 150 Kg) y la silla ni ha crujido un poco.

CONCLUSIÓN: La mejor silla del mercado para gente grande

Si eres una persona grande que en las sillas normales estás incómodo o notas que su estructura no es lo suficientemente resistente y tienes miedo de que se vaya a destartalar en cualquier momento, no lo dudes más y ahorra los 400 euros que cuesta la Vertagear PL6000 porque merece la pena y terminarás agradeciéndolo.

Tal y como hemos mostrado en nuestro análisis se trata de una silla muy, muy robusta, apta para usuarios de hasta 200 Kg y de más de 2 metros de estatura sin ningún problema. Está fabricada con materiales de la mejor calidad y, además de resultar resistente y robusta, esto al final siempre significa que está hecha para durar. Es un dinero muy bien invertido bajo mi punto de vista.

Por último, a destacar que es tremendamente cómoda, y estéticamente me parece estupenda con buenos detalles por todas partes. A decir verdad, el único punto negativo que le encuentro es el amarre del cojín lumbar, si bien es cierto que, en lo que a mí respecta, nunca lo utilizo en ninguna silla, así que me da un poco igual. Habrá gente que diga que es una desventaja que la silla sea tan pesada, pero no es que vayamos a estar llevándonosla a cuestas de un sitio a otro constantemente, ¿verdad? Para mí es al revés, porque que sea tan pesada le da solidez al conjunto y se desliza igual de bien por el suelo.

PROS:

  • Extremadamente robusta.
  • Materiales de primerísima calidad.
  • Piel sintética perforada que permite transpiración.
  • Reposabrazos 4D.
  • Muy cómoda en cualquier posición.
  • Excepcional para gente grande por su gran tamaño.

CONTRAS:

  • Amarres del cojín lumbar deforman la parte de arriba.
  • Precio (en torno a 400 euros, bien justificados, pero siguen siendo 400 euros).

Por todo ello, no podemos sino premiar a esta Vertagear PL6000 con nuestro galardón de Platino, así como darles nuestra recomendación tanto por su rendimiento como por su diseño. Me parece una silla perfecta para gente de mi tamaño o más grandes.

Revisado por Rodrigo Alonso el 15 mayo 2018

Los comentarios están cerrados.